Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 18 5 08 En la misma pila bautismal sellaron su destino al bautizarla como Cecilia, el nombre de la patrona de la música. Y qué iban a hacer sus padres, el maestro Joaquín Rodrigo y su esposa, Victoria Kahmi, pianista. Creció entre pentagramas y corcheas y tras la muerte de sus progenitores creó la Fundación que lleva su nombre (www. joaquin- rodrigo. com) al igual que puso en marcha años antes la editorial que ha recuperado la ingente obra del genial músico y ha dado vida a uno de los mejores archivos de España. Nada desentona en esta mujer culta, refinada, cordial y entrañable, la tecla preferida del compositor valenciano GUTIERREZ Y DE LA FUENTE 32 D 7 LOS DOMINGOS DE Cecilia Rodrigo DIRECTORA DE LA FUNDACIÓN JOAQUÍN RODRIGO Se valora y venera más a mi padre en el extranjero que en España MANUEL DE LA FUENTE- ¿Su padre era organizado o era el típico artista cuyo reino no es de este mundo? -Quien realmente era organizadísima era mi madre, no hay más que ver la viveza de sus ojos en el retrato que le hizo Gregorio Prieto. Y si se fija, verá que posó con una moneda en la mano, porque ella era, digámoslo así, la que sacaba adelante la parte crematística del negocio familiar. -Parece, pues, que en su casa nunca perdieron los papeles. -Mis padres no tiraron un solo documento. Gracias a eso hemos creado un archivo que es de los más ricos de España, que contiene no sólo material de Rodrigo, sino de todo el siglo XX, porque mis padres estuvieron en contacto con muchas personalidades. -Supongo que el dinero contante (y sobre todo cantante) será uno de sus problemas de la Fundación. -La tarea no es fácil, pero sobrevivimos. Porque es muy difícil que los organismos oficiales y patrocinadores privados se involucren, todavía les cuesta concienciarse de que la música clásica también atrae masas, que también interesa a miles y miles de personas. Pero ya le digo, vamos tirando, vamos luchando y convenciendo a quien tenemos que convencer. ¿Continúa la leyenda, bastante negra, por cierto, de tratar mal a nuestro propios genios? -Sí, sigue siendo así. Es muy propio de España no valorar a nuestros grandes hombres. Además, tampoco se perdona el éxito, y si es en vida todavía menos. -Tras una vida en la música, en qué situación se encuentra hoy entre nosotros. -Por un lado, nunca ha habido tanta música clásica en España, tantos conciertos, ni buenas orquestas, ni tantos artistas extranjeros carísimos. Dicho eso, nunca se ha dado un abandono tan grande del repertorio español. ¿De allegro nada, entonces? -Me gustaría saber el motivo para que esto suceda. Si sus lectores Un concurso de nota muy alta Los candidatos a la final del 4 Concurso Internacional Joaquín Rodrigo estarán acompañados por la orquesta Filarmonía bajo la dirección de Pascual Osa. En el transcurso de la prueba se interpretará la suite Palillos y Panderetas del Maestro Rodrigo. Tendrá lugar el 30 de mayo a las 19,30 en el Auditorio Nacional. Sala de Cámara. Entrada por invitación. (Reserva imprescindible en el 91 555 27 28) SAN BERNARDO quieren hacerse eco, que piensen cuánto tiempo hace que no asisten a un concierto de una obra de Joaquín Rodrigo. Sin embargo, en el extranjero cada vez es más venerado. no lo entiendo. -Desde la pila bautismal donde la cristianaron como Cecilia estaba destinada a la música. -No tenía más remedio que vivir para la música. Mi padre nació el día de Santa Cecilia, su patrona, me pusieron de nombre Cecilia, tengo una hija que se llama Cecilia, una nieta que se llama Cecilia, y estoy casada con un violinista, y mi madre era pianista. -En casa nunca se fueron con la música a otra parte. -No se hacía otra cosa. El centro de la casa lo constituían el piano y su máquina Braille de escribir. No sé cuántos pianos teníamos, creo que hasta seis y, pero nunca hubo una guitarra, nunca la tocó. -Él no fue el tópico artista sólo atento a su música interior. -No, era divertidísimo y simpatiquísimo, de una inteligencia muy fina y un humor elegante que que calaba en quien charlara con él. -Supongo que también tocaría otras teclas vitales, aparte de las musicales. -Aun siendo ciego era un hombre al que le encantaba salir por ahí, nadar e ir al mar. Sus tres grandes aficiones fueron la música, su mujer y el mar. Y también andaba mucho, iba caminando a trabajar, le gustaba estar con los amigos, ir a comer, no era el clásico genio que vive en una urna de cristal y no sale de casa, tenía tiempo para todo. -La Fundación también lleva el nombre de su madre, Victoria Kamhi- -Nosotros, lo que queremos proyectar desde la Fundación no es tanto la música, que ya está atendida por la editorial, como lo que fue la personalidad de los dos. Tuvieron una vida fascinante. Mi madre era turca de origen sefardí, hija de unos comerciantes, y se casó con un hombre que era también mediterráneo, pero del extremo contrario, de Valencia, igualmente de una familia de comerciantes, pero católicos de toda la vida. Ninguna de las dos familias tenía nada que ver con la música, se encontraron en París y a partir de ahí se forma un tándem que fue fascinante, y eso es lo que queremos transmitir, que ella contribuyó de forma decisiva al trabajo de creación de mi padre. mdelafuente abc. es