Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 5 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Rajoy se lo juega todo. Hay quien sueña la escena del apuñalamiento en la ignorancia de que todo eso ya está en Tácito JAIME GARCIA consumista. Visto a posteriori todo aquello tenía poco sentido pero funcionaba como mecanismo retórico de descalificación. Luego cayó el muro de Berlín y ni tan siquiera en China hubo quien negase las evidencias de la economía de mercado pero la izquierda supo hallar fórmulas como capitalismo salvaje fundamentalismo de mercado o neoliberalismo que ponían bajo sospecha la mano invisible y los órdenes espontáneos del sistema capitalista en el marco estricto del Estado de derecho. Poco importa que, en caso de llegar al poder, el centro- izquierda- -sobre todo en el ámbito de la Unión Europea- -operase políticamente y con toda comodidad con los valores de la economía de mercado. El caso es que para el centro- derecha- -pongamos por caso, en Suramérica- -lo difícil no era gobernar sino formularse sin que la izquierda procediera en su provecho a una tergiversación retórica de las formulaciones políticas. LA SEMANA EN UN BLOC La chispa de Rajoy n el cajetín de fusibles del PP hay muchas chispas y humo tóxico. Hay quien querría cortar sin más la electricidad y hay quien pretende electrocutar a unos cuantos. El debate de ideas se descarría fatalmente hacia un tumulto de mini- verdades y mentiras a medias, una amalgama que no desemboca en un delta común sino que divide el fluir central en afluentes que pierden caudal. Mariano Rajoy se lo está jugando todo. Antonio Espina cuenta que en los años de la Restauración cada jefe de facción partidista tenía tertulia propia en el Congreso de los Diputados. Luego hubo una tertulia de diputados pesimistas -conocidos como las cornejas -que vaticinaban los desastres que se vaticinan cuando uno sabe que se ha quedado sin alto cargo o porción de poder. Hay quien sueña la escena del apuñalamiento en la ignorancia de que todo eso ya está en Tácito. E que tanta pasión tiene en la gran literatura tan buenos moldes. Cielo gris plomizo que es un arcoiris de neón pespunteado para la señorita que no consigue dejar tranquilo a su Alexis. En el cuello, bajo la oreja derecha, lleva un tatuaje de Spiderman Presencia global stá la política exterior de La Moncloa a la espera de que gane Obama y de que en algún empate haga falta la voz de España para decidir la nueva presidencia de la Unión Europea. Lo que no cesa es la acción exterior de nuestras empresas. Ahí van el viernes dos páginas del fin de semana del Wall Street Journal dedicadas al elogio del pacharán. Primero fue el Rioja y luego el jabugo. Podrá darse la irregularidad de que se beba más pacharán en Shangai que en toda España. Desde luego, incluso los menos entusiastas del pacharán saben hasta qué punto depende de la temperatura y en qué medida ha mejorado su destilación, como con tantas otras cosas. En España, destilamos mucho mejor, depuramos los productos con acierto y hemos aprendido a estilizar el juego de muñeca para agitar la copa balón. El WSJ pondera las características del pacharán casero, en especial el de Estella pero lo lógicamente lógicamente es la etiqueta. Una buena mesa, un buen amigo y buen escritor navarro como interlocutor, unos habanos y a lo mejor optamos por el pacharán frente al malta. E Otro muro de Berlín a vocación de violencia de la extrema izquierda alemana va a más, identificada en el Partido de Izquierda- -procedente de la socialdemocracia- -y con su corriente interna, Plataforma Comunista. Disidentes de las diversas facciones de la ultraizquierda han concentrado su estrategia en el nuevo partido. Es la vieja estrategia del entrismo que tanto daño hizo en los sindicatos y en partidos como el laborismo británico. El grupo más violento son los Autónomos Anda la Unión Europea apesadumbrada por el populismo de derecha y ahí tiene el extremismo de la izquierda alemana y la profusión trostkista en la Francia de Sarkozy. El bullicio procastrista en la Alemania reunificada no deja de tener elementos de parodia. Un destacado miembro del Partido de Izquierda acaba de decir que al fin y al cabo el muro de Berlín no fue una mala idea. L VALENTÍ PUIG Amores mentolados elicioso impudor de la señorita que en el semáforo comunica telefónicamente su pasión a un tal Alexis. Tiene la voz fatigada por el corto sueño, el tabaco mentolado y el burbujear del gind- and- tonic Y de lo que habla es de lo que precedió al corto sueño, en el lenguaje de los diminutivos que corresponde a la primera cristalización amorosa, cuando el amor desplaza a los seres en volandas. Añádase un cierto desgarro popular que ignora D Pasado inútil os líderes de centro y derecha cayeron una y otra vez en la tentación de formularse contra la izquierda, en negativo. Ahora, de una vez por todas, se trata de formular en positivo. vpuig abc. es Etiqueta negra n los sesenta, la izquierda abrió algunos boquetes en el centro- derecha con los arietes del neocapitalismo y la retórica anti- E L