Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 5 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Mauritania Esclavos por tradición Abolida en 1981, la esclavitud sigue viva en Mauritania apoyada en la costumbre y en la inercia. Aunque la apertura democrática, pese a la insuficiencia legal y la tibieza del poder, esboza cierto optimismo TEXTO Y FOTOS: LUIS DE VEGA, ENVIADO ESPECIAL NUAKCHOT (MAURITANIA) D os jóvenes de la etnia haratín- -negros árabes- -descargan sacos de cincuenta kilos de cereal de un camión y los apilan en el interior de un almacén. Sudorosos y exhaustos, los colocan sin apenas dete- nerse de la forma que les ordenan dos hombres de mayor edad y tez más clara vestidos con la tradicional túnica mauritana. Este enviado especial es testigo sin llegar a saber si ante él tiene a dos esclavos y sus correspondientes amos o a dos trabajadores y sus empleadores. En la vida diaria tenemos un problema, porque no se distingue al esclavo del trabajador reconoce Bubacar Messaud, presidente de la ONG mauritana SOS Esclavos, creada en 1995 pero que no fue reconocida hasta hace tres años. En todo caso, aunque esos dos jóvenes negros fueran esclavos poco o nada se podría hacer si no dan el paso de denunciar, algo a menudo casi imposible cuando ni siquiera se tiene la noción de lo que es la esclavitud o cuando se acepta sin otra alternativa el destino que supone nacer de una madre esclava. Nuestra salida es que ellos hablen para tener pruebas recalca Messaud, también haratín, en su despacho de Nuakchot. El tabú sigue pesando y este periodista ha visto cómo personas que reconocen haber sido esclavos, al igual que sus ascendientes, han salido por la tangente a la hora de prestar su testimonio para este reportaje. Abolición en 1981 gestionando distintas asociaciones de derechos humanos mauritanas para intentar poner fin a la esclavitud. En este caso Abde chin Ben Ibrahim expone al presidente de la Asociación Nacional de Derechos Humanos el caso de sus tres hermanas, Mebruk, Kadfa y Lahmira, que trabajan entre Yeluar y Monk al servicio de Mohamed Al Amin Ben Bab y Saliko Ben Bab Denuncia. Este documento es una de las denuncias que están La esclavitud, oficialmente abolida desde 1981, se remonta a siglos en este pobre país desierto que dobla la extensión de España pero cuya población apenas supera los tres millones. El proceso democrático abierto con la elección del presidente Sidi Uld Cheikh Abdallahi hace un año tiene todavía en la esclavitud una de sus asignaturas pendientes. La cuestión no parece que vaya a avanzar muy rápidamente ante problemas más inmediatos como los atentados de Al Qaida del Magreb o la crisis alimentaria, que han obligado a la renovación del primer ministro y del Gobierno durante esta semana. Abdallahi aseguró con osadía nada más ocupar su cargo que iba a resolver este problema de manera definitiva en seis meses, máximo en un año Los pronósticos no se han cumplido, pero sí hay que reconocer que durante los últimos meses han ocurrido pequeños acontecimientos impensables bajo el mandato del anterior presidente, Uld Taya, apartado del poder tras un golpe de estado en 2005, que ni siquiera reconocía la existencia de la esclavitud. De ahí que organizaciones como SOS Esclavos no estuvieran reconocidas y que su presidente fuese condenado a trece meses de cárcel en 1998 junto a otros tres activistas. Taya, que desoyó no sólo las voces internas, sino las denuncias de organizaciones internacionales como Amnistía Internacio-