Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE Belgrado. Hasta 2002, Mladic seguía a sueldo del Ejército yugoslavo; hasta 2004, el Gobierno serbobosnio le pasaba una pensión. En esas fechas, el Tribunal Penal denunció que Karadzic vivía en Belgrado y el Gobierno admitió finalmente que estuvo en Serbia, protegido por el Ejército. El fugitivo tiene una página web que presenta toda la verdad sobre Karadzic Su ex ministro de información Miroslav Toholj, asegura no saber cómo le llegan los nuevos cuentos para niños y poemarios- Crónica mágica de la noche o Hay milagros y no hay milagros ilustrado por el respetado artista Momo Kapor- -que su editorial publica y que se exponen en cualquier librería entre tomos de Harry Potter. En un bar del extrarradio de la capital se ven el coronel Jovo Djogo, el escritor Brana Crnevic, el ex guardaespaldas de Mladic, Branislav Puhalo, el asesor político de la editorial propagandista Pasic, Misa Sekulovic, el propio Luka Káradzic y el editor Toholj, para quien el último libro de Káradzic es ¡un nuevo Ulises de Joyce! Con la caída de Milósevic Serbia comenzó a cooperar y varios políticos se entregaron voluntariamente. Incluso el viejo amigo de Mladic y ministro de Defensa, Zoran Stankovic, le sugirió que se entregara o se quitara la vida. Pero la labor del Tribunal Penal Internacional (TPIY) sigue siendo antipática y obstaculizada. En febrero por primera vez la policía serbobosnia registró los domicilios del ex chófer de Karadzic, Sava Regoje, en Doboj, y de su ex guardaespaldas, Predrag Blagojevic, en Bijeljina. Pero varios lobbys económicos o nacionalistas parecen coaligados para impedir el trabajo de la justicia. El primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, entiende la justicia en términos patrióticos y no desea acabar como su predecesor: con un tiro por cooperar con Occidente. Cyrus Vance trataban al presidente y, según le relató éste, el norteamericano Richard Holbrooke le habría asegurado: La Haya no será para ti Karadzic sería terreno americano como dice Iván Protic, de Radio B 92, mientras Mladic sería asunto francés según las supuestas promesas hechas por el ex presidente Chirac para que liberara a dos pilotos capturados en 1995. Entre 2000 y 2001, el TPIY citó varios casos de entorpecimiento francés. La fiscal Del Ponte rehusa entrar en la polémica: Se hicieran o no tratos, es irrelevante, los políticos los hacen. Lo pertinente es que hay órdenes de captura contra dos fugitivos La libertad de Karadzic y Mladic es asunto que trasciende el hecho de que dos fugitivos campen a sus anchas, pues su huida y su libertad siguen alumbrando su causa, según expertos en derechos humanos. Su libertad es una bofetada a la buena conciencia occidental y sus instituciones señala el Balkan Investigative Reporting Network en Sarajevo. Y es una bofetada en el rostro de decenas de miles víctimas, en su mayoría bosnios de origen musulmán, contra los que fue dictado el último pogrom de la historia de Europa. Los sondeos en Serbia sugieren que dos de cada tres serbios desearían olvidarlo todo y que Mladic se entregara, aunque también una mayoría no cree en la justicia de La Haya. Esta semana, la mujer de un célebre criminal ocupa la portada del Hello! en Belgrado. La neumática reina del turbo- folk nacional, Svetlana Raznatovic, es la viuda del paramilitar Arkan, a quien uno de sus acreedores acabó metiendo un tiro entre las cejas en el bar del hotel Intercontinental. La negativa de los serbios a reconocer lo que en su nombre se hizo en Srebrenica es para la histórica representante de la izquierda serbia, Latinka Perovic, uno de los puntales más frágiles de la nueva construcción democrática. De ahí que critique los continuos señuelos de Bruselas- -visados, acuerdo de asociación- -para influir electoralmente en la democratización de Serbia Otros países que no cometieron crímenes se sienten ninguneados. Vukovar, Sarajevo, Srebrenica y otras matanzas se diluyen en el olvido. Sonja Liht, defensora de los derechos cívicos y humanos, afirma que nadie ha pedido perdón por nada rechaza las componendas de Bruselas y cree que tendrían que ganar los radicales para alcanzar la auténtica catársis Negro colofón de una política nacionalista. Bofetada a las víctimas Tratos y componendas Un seguidor de Mladic besa su retrato en un reciente acto electoral Hay también un viejo rumor, probablemente interesado, que supone que la ex fiscal del TPIY, Carla del Ponte, habría hecho un trato con Kostunica: nos dan a Mladic y nos olvidamos de Karadzic. Puestos a tener uno, Mladic fue a la vista de todos el comandante en jefe y responsable directo de las matanzas de Srebrenica y Zepa. Karadzic sólo fue el autor intelectual de la limpieza étnica y de la lenta agonía de Sarajevo. El hermano de Karadzic, que vive en Belgrado, insiste en que EE. UU. pactó garantías con el prófugo. Si fuese un criminal ¿por qué habrían negociado con él? Milovan Bjelica, jefe de operaciones en Sokolac, insiste en la gran deferencia con que Lord Owen y