Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura Los premios fallidos e comentaba un buen amigo mío que se había encontrado con la curiosa circunstancia de que la gente no se atrevía a hacerle según qué propuestas porque tenía fama de insobornable Podrida debe estar la sociedad cuando, para que se te acerquen y cuenten contigo, tienes que ser facilón a la lisonja o al trapicheo, moneda de cambio en todos los niveles del que no escapa la cultura- -muy por el contrario está encenagada en él- y como ejemplo pondré un botón de muestra. Desde que empecé a publicar, siendo un adolescente, no se cuenta conmigo en según qué falanges o sectas del tocomocho, cosa que le honra a uno, aunque le cuelguen sambenitos de incómodo o conflictivo signo de distinción frente a los de corruptela fácil, razón por la que suelen ser perejil de todas las salsas. El compromiso con la verdad, dentro de lo posible, hace pocos pero leales amigos y legiones de enemigos, a veces insospechados, que, cuando uno trata estos temas, los más inesperados se dan por aludidos y te declaran el odio perpetuo. Y es que la mala conciencia es como una tiña que los enfermos no tardan en evidenciar. Decía Juan Marsé en una ya histórica ocasión que hay quien confunde la vida literaria con la literatura Hay quien no sólo confunde una cosa y otra, sino que nos quiere hacer comulgar con ruedas del molino de sus miserias. Muchas veces me he manifestado sobre los premios literarios y me ratifico en que, aunque me parezca más o menos ético, lo que haga una empresa privada con su dinero no me preocupa tanto como lo que hagan fundaciones o diputaciones con los premios que se pagan a costa del erario público- -algún día hablaremos de esto- M Conste que creo que la cultura es un servicio público y no un negocio, y desde las administraciones debe destinarse dinero para este fomento, pero cuidado con quien las fiscaliza y decide porque, a menudo, se pone a la zorra al cuidado de las gallinas. Las formas son importantes. Comprendo en un momento dado que, en igualdad de condiciones, alguien reconozca en un premio a algún autor conocido y apueste por él, pero esto no tiene nada que ver con el amaño. Se dispara a menudo contra Planeta y, sin embargo, en las formas son exquisitos. No ha sido así con el Premio Ateneo en Sevilla de poesía de este año en el que, además de circular un par de bases distintas y contradictorias en plazo, que podrían llevar a una impugnación, todo ha sido bastante irregular. Me asegura gente muy directamente involucrada que algunos de los miembros del jurado, distinguidos escritores y serios integrantes del Ateneo, explicitaron su extrañeza ante la escasa preselección que el señor Miguel Ángel Matellanes presentó, retirándose sin saber por qué libros interesantes, y no entregando los finalistas hasta muy poco antes de la reunión del jurado, con lo que la mayoría apenas pudo leerlos. Tres fueron los elegidos: una consagrada poeta, María Rosal, un desconocido con plica y otro más que, según mis fuentes, era un pésimo libro, romo, anticuado, carente de fuelle poético y ambición, con una métrica defectuosa y falto de rima, de un tal José Manuel García Gil -me aseguran- -curiosamente, asesor de la colección Calembé de Algaida, sello que edita el premio y dirige el citado Matellanes. No quiero decir que haya sido un pucherazo pero, desde luego, lo parece, a menos que ganar por un voto, en contra de la mayoría del jurado de escritores y apoyado por el editor amigo con el que colabora el premiado sea un mérito literario. Cada cual que piense lo que quiera. No es que yo quiera organizar un dos de mayo literario, pero es una pena que el grupo Anaya tenga en plantilla a alguien que ensucia su buen nombre, cabrea a Premios Nacionales- -cuyos nombres no voy a decir de momento por delicadeza pero pueden corroborarlo- -y tiene procederes tan gruesos. Sobre El Ateneo de Sevilla, pleno de historia gloriosa y de gente seria y trabajadora, aconsejarles que no dejen su buen nombre en manos de alguien tan de cambalache. El lugar por donde ha pasado la Generación del 27, con su acto fundacional, y su nombre, no está para que lo arrastren los intereses bastardos de una persona. Desde luego, jamás la palabra fallo estuvo mejor usada en un premio literario. de batir todos los record del Guinnes pero compitiendo contra sí LORENZO BERNALDO DE QUIRÓS Economía España aguantará... Bueno... mismo. Nadie en tan poco tiempo se ha equivocado tanto. Los desequilibrios macro no se corrigen; la posición financiera de las familias y de las empresas es delicada; la deflación de la burbuja inmobiliaria toma cuerpo; el precio del petróleo bate cada semana records históricos; el euro se aprecia, y la restricción crediticia continúa y lo que es peor... ese cuadro no se va a modificar en muchos meses. E l optimismo panglosiano manifestado por el Señor Rodríguez Zapatero en el programa de la Uno de Televisión Española 59 Segundos se ha visto acompañado, casi en tiempo real, por un aluvión de pésimos datos, los peores registrados por la economía española desde 1995. El mes de abril cerró con el liderazgo europeo de España en inflación, en paro y en desconfianza de las empresas y de los consumidores. Aunque la actividad se desacelera a marchas forzadas, eso no sirve para corregir el descomunal déficit exterior que repuntó en el primer trimestre de 2008 un 6,8 por ciento. En ese mismo período, y sin aplicar aún el paquete de medidas de gasto previsto por el Gabinete, se ha esfumado en el éter la mitad del superávit presupuestario, el arma secreta, el colchón de seguridad para transitar con calma por estos tiempos de tribulación. La economía se empeña obstinadamente en ser antipatriótica, le falta esa fe en sí mismo y en España que adorna al Líder Máximo. Otras instituciones y economistas se han mostrado también insensibles a la seducción de estos días tan cargados de evocaciones patrióticas. La Comisión Europea anunció un incremento del PIB para este ejercicio del 1,8 por ciento y el gurú norteamericano, Nouriel Roubini, pronosticó el pasado martes, en su análisis de RGE Monitor, una seria amenaza de recesión para España en 2009. El profesor de la NYU ya avanzó la crisis asiática de 1997 y la actual de los EE. UU. Cuando lo hizo, la manada le acusó casi de terrorismo y, como siempre, de ser un ultra... Desde fuera, la mayoría de los economistas contemplan con mucho más pesimismo que el grueso de sus colegas ibéricos la evolución de la economía nacional. Seguro que forman parte de una siniestra conspiración externa. Entre los regalos envenenados realizados al gobierno por la institución presidida por el Sr. Fernández Ordoñez uno goza de singular interés para este analista: la crítica al donativo de los 400 euros. Cualquier economista sensato sabe dos cosas sobre este asunto: primera, sus efectos estimulantes sobre el consumo privado serán inexistentes; segunda, su impacto sobre las fianzas públicas será negativo. No hace falta ser Nostradamus para certificar que, si el Gobierno se gasta los 10.000 millones de euros prometidos y la actividad económica crece alrededor del 2 por 100, España cerrará 2008 con un déficit público que aumentará en 2009 cuando las cosas vayan a peor. Además, la afirmación solbiana de se mantendrá el superávit recuerda aquella de la libra no se mueve entonada por el Ministro de Economía británico de la época, Norman Lamont, pocos días antes de que Soros la echase del Sistema Monetario Europeo. La evidencia volverá a mostrar con su terquedad habitual la inutilidad del keynesianismo hidraúlico- cañí algo así como el landismo de los setenta, para sacar al país de las crisis. Otras opiniones Extraños cálculos crecimiento del Producto Interior Bruto ha caído hasta el 2,8 por ciento desde comienzos de año, casi un punto en noventa días. La nueva revisión a la baja de esa variable, realizada por el Señor Pedro Solbes hace unas semanas, ya tampoco es realista hoy salvo que el Producto Interior Bruto, como hacía el viejo Federico Martín Bahamontes, inicie una rápida remontada a las cumbres nevadas del Tourmalet; hipótesis únicamente concebible bajo los efectos alucinógenos del LSD. El vicepresidente lleva camino En medio de la fiesta, el Banco de España ha estimado que la tasa de Cuestas y alucinógenos