Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 5 08 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política Desaciertos as celebraciones del 2 de mayo, gesta heroica, no han tenido su paralelismo en el plano político; la talla del alcalde de Móstoles no se ha visto, ni de lejos, en los dirigentes de esta España que no acaba de encontrar el pulso después de una campaña electoral llena de nervio y de propuestas interesantes. El PP anda sumido en una desazón de la que no acaba de salir, incapaz de asimilar la derrota, y Zapatero se ha apuntado a un pasotismo incomprensible. Se ha quedado el presidente como sin fuelle, cansado, agotado... si no fuera por la dinámica ministra de Defensa, Carme Chacón, que no se arredra ante nada, y por las gestiones diplomáticas que han tenido a Moratinos y a su equipo de Exteriores sin tiempo ni para un respiro tratando de superar el asalto de los piratas, pensaríamos que el Gobierno de Zapatero está para el arrastre. Aunque a lo mejor lo tenemos haciendo los deberes- -no lo parece- -cuadrando las cuentas para ver cómo salimos de esa crisis económica que tanto Zapatero como Solbes se empeñaron en desmentir en tiempos electorales, otra gran mentira, otro gran engaño. Desacierta el gobierno, desacierta el PP. Hay que ver cómo está el principal partido de la oposición a sólo dos meses de su congreso: desarbolado, fraccionado, desilusionado y en pelea continua. No contra el Gobierno, que sería lo lógico, sino en pelea de ellos mismos contra ellos mismos, un disparate. Y cometiendo desatinos como el del Playa de Bakio a quién se le ocurre comparar a los piratas con los terroristas, a quién se le ocurre decir que un país democrático jamás negocia con piratas, cuando cualquiera con dos dedos de frente sabe que L nada tienen en común los etarras con los piratas de Somalia y que con ese tipo de delincuentes hay que negociar primero y atacar después, exactamente lo que hizo Sarkozy, presidente de un país absolutamente democrático. Pero aquí, una vez más, nos quedamos cortos: hacemos lo mismo que el presidente francés en la primera parte de la operación, pagar rescate y salvar a los marineros. Y después, en lugar de atacar como Zapatero se ha apuntado a un pasotismo FRANCISCO SECO incomprensible, se ha quedado como sin fuelle, agotado los franceses, la fragata española se da la vuelta. Ahí es donde tenía que haber centrado sus críticas el PP. En fin. Las decepciones nunca vienen solas. Enhorabuena a Exteriores por su trabajo y enhoramala al presidente del Gobierno que, en contra de lo que sugerían los militares, no quiso rematar la operación. Es el modelo Zapatero, a quien tanto le gusta dar lecciones sobre su concepto de paz. Con un gobierno incapaz de ilusionar en esta nueva etapa, van los populares y se enzarzan en peleas que no conducen a nada excepto al desencanto y la pérdida de poder. Rajoy se está equivocando de medio a medio, apuesta todo al congreso de junio y no es consciente de que de aquí a junio el PP pierde gas a chorros. La situación de interinidad no aguanta mucho tiempo y como persista en su idea de no anunciar hasta el día antes del congreso la alineación de su nuevo equipo se puede encontrar con alguna sorpresa, como que algunos de los elegidos le digan ahí te quedas, no estoy para este juego de secretos al oído y decisiones en las que no se escucha ni se consulta a nadie, sino que, simplemente, se comunica a la ejecutiva o a la directiva nacional las decisiones que toma el presidente en solitario. Así no se hace equipo, así no se hace partido, así no se tiene el respaldo masivo de la militancia. El Rajoy que pisaba fuerte en la campaña electoral no aparece por ninguna parte. Al contrario, da la impresión de que se aísla, que no quiere sugerencias, no tiene la menor intención de compartir inquietudes ni estrategias. El espíritu del 2 de mayo, la garra y el coraje, quedan para las celebraciones. Pero sólo para las celebraciones.