Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18- 19 D 7 LOS DOMINGOS DE El cantautor Raimon en Santiago en 1967, de izquierda a derecha: Perfecto Conde, autor de este artículo, Federico Ordax, Raimon, Juan José Reboiras, Carlos Casares, Marisa Melón y Arturo Reguera incluso se atrevió a liarse a trompadas con los revoltosos, pero fue más fundamental aún el clima político que estaba empezando a cambiar radicalmente por entonces en Galicia. El mayo santiagués fue un laboratorio político de alguna envergadura y no es casualidad que fuese por aquella época cuando empezaron a precipitarse experimentos partidarios que acabarían dando lugar al actual nacionalismo gallego y condicionando en no poca medida la evolución de la izquierda gallega en general. Tampoco es casualidad que provengan de aquel movimiento algunas de las figuras más relevantes del actual panorama de Galicia, y no me refiero sólo a la actividad estrictamente política. Además del presidente asturiano, Álvarez Areces, otro presidente autonómico actual, el de Galicia, Emilio Pérez Touriño, empezó a respirar políticamente con aquel vendaval del 68, aunque en su caso no esté muy claro si llegó a acatarrarse o no. Adolfo Domínguez, diseñador y empresario de postín, se dejó llevar también por aquellas oleadas y conocidos catedráticos de Universidad como Fermín Bouza, psiquiatras como Santiago Lamas o diputados como Francisco Cerviño fueron también importantes activistas del 68 compostelano. ¿Qué tuvo de particular aquel movimiento estudiantil gallego que se adelantó en alguna manera a los acontecimientos parisinos? En primer lugar, como me acaba de decir Alberto Reverter, sin duda el único que nunca sacó tajada de aquellos días, que se rompió la legalidad vigente mediante una lucha en la que no hubo radicalismos y sí un respeto tremendo por los valores huma- Carta del capitán general del Cantábrico al gobernador civil de La Coruña sobre los sucesos de Santiago til, estoy seguro de que la versión tendría que ser muy diferente a la que escribió Glucksmann. Eso sí, si Pérez Touriño fuese ese Sarkozy, sin Cecilia y sin Carla Bruni, claro, habría que decirle al presidente de la Xunta, y a la inmensa mayoría de los gobernantes actuales, que la imaginación no llegó al poder, quizá hemos olvidado casi todo lo que hemos aprendido, y estamos aún muy lejos de comenzar a soñar. Libros para sobrevivir al 68 J. P. Q. Carnets de estudiante de la época nos Recuerdo que a los que entonces nos movíamos también por otros escenarios estudiantiles de España, Madrid o Valencia, por ejemplo, nos sorprendían bastante algunas formulaciones que hacían los estudiantes de otras universidades. Reverter atribuye hoy aquella moderación de los universitarios gallegos al indudable carácter pacífico y negociador de los gallegos y al universalismo latente que no dejó de traernos el Camino de Santiago frase que no deja de ser curiosa cuando es pronunciada por quien se vio privado hasta de futuro profesional debido a su radicalismo comunista de la época. Fuera por lo que fuese, el mayo de Santiago no buscó la playa debajo de los adoquines de la plaza del Obradoiro ni encontró nunca el Santo Grial de lo imposible, pero es seguro que marcó una época a partir de la cual nada volvió a ser nunca igual tampoco en Galicia. Con todas las frustraciones que hayan podido quedar en la memoria de los que vivimos aquella etapa, que no son pocas y algunas son muy importantes, pienso que nuestro mayo particular no merece en absoluto el liquidacionismo cohnbentiano ni siquiera el revisionismo de André Glucksman. Si aquí hubiese un Sarkozy al que el autor francés tuviera que explicarle en qué consistió aquella revuelta estudian- Forget 68 de Daniel Cohn- Bendit (L Aube) Las jornadas de Mayo explicadas con claridad e ironía por el papa del movimiento. Mai 68 expliqué à Nicolas Sarkozy de André y Raphaël Glucksmann (Denoël) Un actor privilegiado y su hijo le explican al presidente cómo, en verdad, el único superviviente del 68 es precisamente Sarkozy. Mai 68, jour et nuit de Christine Fauré (Gallimard) La mejor guía práctica del 68. Fotos, textos, documentos y una pedagogía ejemplar. Je ne suis pas né en Mai 1968. Souvenirs et carnets, 1934 1992 de Maurice Grimaud (Taillandier) El prefecto de París, responsable del orden público, recuerda: en el fondo, tenía una simpatía inconfesable por los estudiantes. Mai 68 raconté a ceux qui ne l ont pas vecu de Patrick Rotman (Seuil) Un sociólogo respetable reconstruye aquellas jornadas, con un ánimo entomológico. Con moderación Emilio Pérez Touriño empezó a respirar políticamente con aquel vendaval del 68, aunque en su caso no esté muy claro si llegó a acatarrarse o no