Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 13 4 08 Director de Marketing y Relaciones Institucionales de Deloitte, cargo que desempeña tras una intensa carrera profesional que recorre amplios ámbitos de la diplomacia, la empresa y la cultura, Félix Losada acaba de publicar Protocolo inteligente (Ed. Grijalbo) un libro fruto de su preocupación por conocer mejor al hombre y el mundo en que vivimos. A lo largo de la obra, junto a sus reflexiones y experiencias sobre cómo aprender a relacionarnos con nosotros mismos y con los demás, desfilan los nombres de José Ortega y Gasset, Zigmunt Bauman, Bertrand Russell, José Antonio Marina y otros grandes pensadores, absolutamente certeros en la tarea de ser y existir. Losada propone abrir el foco de la cámara y contemplar qué es lo que tenemos y qué es lo que nos espera, para tener la oportunidad de transformarnos a nosotros mismos y de transformar nuestra realidad y así hacer frente a este mundo, no ir a remolque de él GUTIERREZ Y DE LA FUENTE 32 D 7 LOS DOMINGOS DE Félix Losada ESPECIALISTA EN GESTIÓN DE RELACIONES ISABEL GUTIÉRREZ- -Cuando habla de protocolo inteligente, se entiende que también existe un protocolo inútil... -Todos los protocolos que no tengan en cuenta a los demás y sus circunstancias, protocolos que se avienen a reglas tradicionales sin considerar que la vida moderna exige una serie de actitudes distintas, no son inteligentes. ¿Tan importante es el fondo como la forma de relacionarnos? -La forma, simplemente, es la expresión del fondo, lo que nos hace llegar a los demás. Relacionarnos es lo que más hacemos cada día de nuestra vida, lo que nos proporciona los mayores placeres y los mayores disgustos. -Dice que, para comprender las relaciones, hay que conocerse y aceptarse a uno mismo. Dura y dolorosa tarea... -Porque a ello no le dedicamos el tiempo y el esfuerzo necesarios. Comprendemos mejor cómo funciona nuestro coche o el mando a distancia que cómo funcionamos y funcionan los demás. -Para el conocimiento de uno mismo, ¿a veces hay que pasar por un especialista? -La falta de conocimiento sobre el hombre, que se obtiene a través del estudio de las Humanidades, hoy en la periferia de nuestro sistema educativo, hace que carezcamos de muchas herramientas que nos ayudarían a manejar bien nuestras circunstancias y las de los otros. Creo que, antes de ir a la consulta de un especialista, sería mucho más rentable estudiar Filosofía y Pensamiento como medida preventiva. -Existe un encumbramiento público de personajes groseros y humillantes. ¿Es que somos tan masoquistas como para necesitarles? -El público ha perdido la capacidad de pedir. Estamos tan acostumbrados a aguantar con lo que dan, que no encontramos esa ambición de cambio. Hacemos lo que vemos que hacen. Las actitudes que encontramos en medios de co- En nuestra sociedad, el principal valor es yo, luego yo y después yo biado en nuestra sociedad es el individualismo. La nuestra es una sociedad en la que el principal valor es yo, luego yo y después yo. Nuestros encuentros son encuentros de egocéntricos que coinciden en un mismo espacio y un mismo tiempo. Eso significa que, por ejemplo, en una reunión de seis personas haya tres conversaciones simultáneas. ¿Qué lugar debe ocupar la espontaneidad? -Espontaneidad no es lo mismo que naturalidad. Uno tiene que ser natural en el sentido en que siempre es él mismo, pero no siempre tiene que ser el mismo. La espontaneidad suele ser capricho. ¿Y los que llevan a gala eso de es que soy muy sincero -Esa sinceridad es agresiva y la agresividad es un elemento pernicioso para cualquier relación. Pero cuando la sinceridad es poner tu verdad a disposición de que otros la cotejen con la suya, se trata de una posición ética y buena. ¿Es fácil tener una conciencia crítica y desarrollar un pensamiento propio? -El peso de las ideas generalmente aceptadas, lo que se denomina políticamente correcto y lo que los líderes mediáticos pontifican, es demasiado fuerte. Es muy difícil ser distinto de aquello que predica la mayoría. Y precisamente lo que predica la mayoría es ser distinto. Hace falta poseer un gran conocimiento y seguridad para tener ideas propias. ¿Falta responsabilidad? -Falta conciencia de la responsabilidad. Decía Ortega que la responsabilidad nos viene dada por el mero hecho de elegir. Y hemos prescindido de esa conciencia de saber elegir correctamente. La sociedad nos alivia de esta responsabilidad. Y es que la responsabilidad no es conveniente para una economía de consumo. ¿Por qué? -Porque de lo que se trata es de no fomentar el criterio propio, que empezaría por esta pregunta: realmente, ¿necesito lo que me dicen que tengo que comprar y que tengo que hacer? Por un trabajo en paz La mala educación supone un tremendo coste para una empresa. Vivimos en una sociedad de servicios y cualquier operación económica depende de cómo se gestionen las relaciones. El que la gente se siente en la terraza de tu bar, que tus clientes quieran seguir siendo tus clientes, que desarrolles nuevas áreas de negocio, que los empleados trabajen en un entorno de compromiso con la compañía... Todo ello es fundamental para la creación de valores y para la sostenibilidad de las empresas DE SAN BERNARDO municación, políticos o líderes sociales, absolutamente despreciativas hacia el otro, se repiten en la sociedad. ¿No medimos más nuestro grado de tolerancia en función de las horas en que los bares están abiertos que en cómo nos relacionamos con los demás? -Lo que principalmente ha cam-