Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
13 4 08 EL LIBRO PREPUBLICACIÓN Pasen y vean el circo del sexo El sexo mueve pasiones, anula voluntades, ciega razones, arrolla a los más templados y desmadra a los más discretos. Hay mucha literatura en torno al sexo. Pero se olvida que éste es también un inmenso negocio, que sólo en España genera unos 470 millones de euros. Una floreciente- -y dinámica- -industria que en su libro Lucía Martín radiografía con un valioso caudal de información S Título: El negocio del sexo Autor: Lucía Martín Editorial: Arcopress Páginas: 176 Precio: 15 euros on algo más de las nueve de una fría noche de otoño cuando llegamos a un recóndito chalet de Pozuelo de Alarcón, en las afueras de Madrid. El ambiente en las amplias habitaciones de la casa es bastante fresco, salvo en la cocina, donde tres actores se aprestan a realizar las consabidas y tradicionales escenas acrobáticas de película X: túmbate aquí mientras yo te cojo por detrás y entre tanto tú le tocas a ella, todo con batidora Minipimer como decorado de fondo. El rodaje comenzó a las nueve de la mañana y ésta es ya la tercera escena de sexo del día Junto a los protagonistas de la historia están uno de los directores del filme y dos cámaras, que van siguiendo de cerca las proezas sexuales de los amantes. Fuera de la habitación y visualizando lo que sucede a través de un monitor se hallan el otro director, el maquillador, el productor, Antonio Marcos, propietario de X Canal, esta periodista, que asiste por primera vez a un rodaje de película porno y un amigo que me acompaña para defenderme (o salir corriendo, seguramente) en el caso hipotético de que los depravados sujetos que están detrás de toda producción X quieran secuestrarme para cometer toda clase de aberraciones sexuales conmigo. Tras haber visualizado varias películas de este género, fundamentalmente destinadas al público masculino y dirigidas a su vez, por hombres, se imponía conocer cómo era entre bastidores. Lógicamente una acude por primera vez a semejante representación con muchos interrogantes, grandes dosis de expectación y un poco de pudor, todo hay que decirlo Si tuviese que calificar este rodaje diría que era muy profesional y sobre todo, aséptico. A pesar de llevar a cabo escenas de sexo y toda una parafernalia inimaginable de posturas (nuestros héroes eran dos chicas y un chico) con sus consiguientes gritos, gemidos y gestos de placer, visualizarlo de esta manera resulta frío, mecánico, nada que ver con lo que puede transmitir el produc- to una vez editado y visualizado a través de una pantalla. Llevan una hora y media con la cuestión (el maquillador me explica que las escenas sexuales duran tanto porque se graban muchos planos) y ahí siguen, estoicos, como si no pasase el tiempo: ellas sin calambres en sus partes nobles y él con el miembro viril erecto. En un descanso una de las chicas aprovecha para salir de la cocina (desnuda, evidentemente) mientras el chico y su otra compañera permanecen dentro Este rodaje es rompedor comparado con los habituales en el género: ha durado unas dos semanas, aparte de una de ensayos, algo inédito en las grabaciones X, que se realizan en mucho menos tiempo. Se trata de una nueva serie, una producción a largo plazo, que reproduce los entresijos de una productora porno combinando humor y sexo Rodar una película X en España oscila entre los 18.000 y 60.000 70.000 euros, aunque el coste medio de una cinta es inferior, de 12.000 y 18.000 euros. Bienvenidos al fantasioso, carnal, libidinoso y divertido circo del porno, sector que requeriría de un libro para sí solo. Jesús Franco fue el primer director oficial de cine porno en España, con su título La comtesse noire estrenado tres meses y medio después de la apertura de las salas X. Otros que por una u otras razones han sido figuras pioneras han sido el director José María Ponce, la estrella María Bianco y Antonio Marcos, productor El coloso del porno a nivel mun- Lucía Martín Escritora y periodista dial es Private Media Group (www. prvt. com) con sede en Sant Cugat, Barcelona. Este emporio, de origen sueco, cotiza en el Nasdaq estadounidense, mercado bursátil donde se compran y venden los títulos de empresas tecnológicas. La compañía produce entre diez y doce películas mensuales. Sus ventas netas fueron de 7,5 millones de euros hasta finales del tercer trimestre de 2007, obteniendo un beneficio después de impuestos de 457.000 euros. Berth Milton, hijo del fundador, es el rey de la pornografía que está detrás del negocio, un empresario de cincuenta años que iba para ingeniero naval. Private se encuentra sabiamente posicionada en todos los nichos que generan dinero en el sector del entretenimiento para adultos y venden sus películas en dvd por Internet, a canales de televisión, a móviles Conocedores de que el soporte dvd está prácticamente muerto (las ventas de la compañía, así como las de las publicaciones en papel, descendieron un 18 en el tercer trimestre de 2007, tendencia que se repite a nivel general en otras compañías) se están lanzando con celeridad hacia las plataformas digitales, según sus propias declaraciones. Al parecer, los salarios del país, más bajos que los de otros, hacen que el español no compre dvd sino que prefiera alquilarlos o verlos en la cabina de un sex shop especifica Hirst. Mientras esta rama de negocio decrece, la de ventas a móviles se dispara: creció un 19 en el tercer trimestre de 2007. El segundo grupo por importancia económica en nuestro país es una empresa de capital español, International Film Grup, ifg (www. grupoifg. com) también afincada en Barcelona, que se inició en el negocio comprando derechos para la distribución de películas extranjeras. La tercera empresa que merece ser citada es la compañía audiovisual X Canal (www. xcanal. es) Con sede en Madrid, esta productora, capitaneada por Antonio Marcos, es una de las pioneras en el sector del entre- Bajo coste de producción El rey del negocio El coloso del porno a nivel mundial es Private Media Group, con sede en Sant Cugat, Barcelona, emporio de origen sueco que cotiza en el Nasdaq estadounidense Dicen que en España no se puede comer sólo de ser actor porno y que los que ganan son los productores. Por eso muchos derivan hacia otros oficios relacionados