Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
13 4 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Santuario Desgarro histórico (Viene de la página anterior) bras de Ian Gibson. Autor de biografías de figuras clave de la cultura española del siglo XX, Gibson se quedó maravillado cuando entró en la Institución y vio que el espacio había sobrevivido no sólo al franquismo sino a muchos años de desidia, y aunque entiende la necesidad de la Institución de crecer y proyectarse piensa que si el proyecto aprobado se llevara a cabo se destruiría de forma irreversible un espacio sagrado donde estudiaron, entre otros, los hermanos Machado. Aunque sólo quedaran dos metros cuadrados del jardín habría que salvarlo. Si hay necesidad de espacio, mejor construir en otra parte. Dudo mucho que Giner y los suyos aprobaran un proyecto así. Eran verdaderos ecologistas No piensan del mismo modo los dirigentes del Patronato de la Fundación Giner de los Ríos y buena parte de la Corporación de Antiguos Alumnos de la Institución. Además de la casa de Giner (un santo laico recuerda Gibson) dos pabellones han sobrevivido: el celebrado Macpherson y el de párvulos, primera obra del arquitecto municipal Bernardo Giner. El ambicioso y muy moderno proyecto de reforma y ampliación patrocinado por la Fundación, que cuenta con todos los parabienes oficiales y la bendición de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, amplía de forma considerable (de 1.500 metros cuadrados a casi 5.000, incluidos sótanos donde se crearían archivos, sala de exposiciones y auditorio) los metros edificados, derriba el pabellón de Giner y el frontón de Medinaveitia, donde jugaban a la pelota institucionistas como Luis de Azcárate, que en sus recientes Memorias de un re- Santo laico Giner de los Ríos, vanguardista de la pedagogía La guerra civil truncó una iniciativa que pretendía acabar con una tradición de verdaderos tugurios diseminados por los pueblos y ciudades donde se asfixia el alma y cuerpo de un centenar de niños donde los niños, unas veces sin espacio, otras sin luz, sin aire puro, sin horizonte, se envenenan y aprenden a aborrecer la enseñanza y aun toda clase de trabajo Es decir, procurar que el niño no perdiera nunca su alegría en la escuela como anota Teresa Jiménez- Landi en Dos Pabellones emblemáticos de la Institución Libre de Enseñanza A la derecha, el pabellón de párvulos, primera obra de Bernardo Giner, condenada a la demolición publicano relata con medida nostalgia sus años escolares. Como antiguo alumno, Azcárate asevera que todo se ha hecho de espaldas a ellos (el secretario de la Fundación les prometió una reunión que nunca se convocó) y califica a buena parte de los actuales dirigentes de la Fundación de okupas Hijo de un ingeniero militar republicano, De Azcárate pasó buena parte de su vida en el exilio. Es uno de los que se quejan de que el proyecto aprobado por el Patronato de la Fundación destruirá el Pabellón Giner, de párvulos o de la carpintería, el emblemático jardín y el antiguo frontón El edifico de Bernardo Giner, levantado en 1917, es la primera muestra de la arquitectura escolar, inspirada en el estilo mudéjar, fraguada en el entorno institucionista y que, pese a haber sufrido algunas reformas, mantiene íntegra su estructura y es susceptible de ser rehabilitado La historiadora Laura Alfonseca Giner, nieta del arquitecto, y bisnieta de Francisco Giner, vive entre México y España. Cree que la forma oscurantista en que se ha hecho todo el proyecto es contraria a los ideales institucionistas al tiempo que considera los edificios proyectados una traición a la sencillez, la sobriedad, el espíritu que don Francisco trataba de inculcar en sus alumnos El presidente de la Fundación Giner de los Ríos, Julián de Zulueta, no entiende la necesidad de remover y volver a hablar de un asunto que, a su juicio, ha sido de sobra debatido y coincide con el malestar de un prestigioso historiador- -que prefiere que su nombre no conste- pero que calificó a quienes rechazan el plan de defensores de los privilegios de sangre y el regreso de la aristocracia, partidarios de fosilizar la Institución Entre quienes respaldan la iniciativa destacan figuras también vinculadas familiar y afectivamente a la ILE, como Laura García- Lorca, Natalia Jiménez Cossío, Isabel Azcárate o Elvira Ontañón, e intelectuales como Emilio Lledó, José- Carlos Mainer y Elías Díaz. Julián de Zulueta desmiente las acusaciones de opacidad, y recuerda que la convocatoria del concurso se hizo en diarios nacionales y por acuerdo unánime, y que el plazo de alegaciones se agotó sin que se presentara ninguna. De Zulueta recuerda que el propio Giner no estaba satisfecho con la sede con que contaban y que el pabellón El proyecto de la nueva ILE, de Díaz Moreno y García Grinda, se asomará a Martínez Campos