Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE Vendyl Jones se ha batido el cobre con las alimañas del desierto y las que habitan entre nosotros. Nada ha sido fácil para él; pero nada le frena. Está convencido de que encontrará el Arca en el desierto de Judea. Abajo, el arqueólogo con el beduino- -en el centro- -que encontró algunos de los manuscritos de Qumrán MEDITERRÁNEO Tel Aviv El mapa del tesoro FOTOS: ABC Siq, que conduce al Templo del Tesoro, adonde el Jones cinematográfico iba a parar en su última cruzada, hace ya 9 años, en busca del Santo Grial. Hoy, once años después de que Vendyl se hiciera carne mortal ante el prócer jordano, el profesor, en su casa de Grand- Qumran Pero todo a su tiempo. A los 18 Cuevas donde años, Vendyl Jones era un rancheestaban los MAR manuscritos del ro larguirucho que hacía todo lo MUERTO Mar Muerto posible para ganarse la vida. Fue ISRAEL entonces- -cuenta- -cuando oí hablar por primera vez del descubriN EGIPTO miento de los Manuscritos del EGIPTO Mar Muerto. Se habían encontra 0 Km 100 do en una región con el exótico nombre de Qumrán De entre todos, el que más le intrigó era el Rollo del Cobre, el único manuscrito de ese tipo hallado jamás en Israel, chillo en el bolsillo y yo no intentaen el que se detallaba una lista inré tirarle al agua O dicho en rocreíble de riquezas sagradas, que mán paladino si no me intenta cirpor hacernos una idea de su calicuncidar, yo no le intentaré bautibre y cuantificadas grosso modo zar Con ello se cerró el trato que apuntaría a un centenar de tonelale proporcionó a nuestro aventuredas de metales preciosos. Aún no ro el conocimiento necesario para estaba completamente seguro de enfrentarse con rigor a la historia cómo mantendría la promesa que milenaria. le había hecho a mi madre años Vendyl Jones no comenzó a exatrás- -confiesa- pero reconocí plorar el desierto de Israel hasta el la necesidad de sumergirme en el convulso 1967. Desde luego, si este idioma hebreo si quería alcanzar tipo de sonrisa fácil tiene un don el éxito en alguna medida Y se puindudable es el del arrojo y nunca so manos a la obra. Por aquel ense hubiera perdonado no particitonces Vendyl Jones era también par en la Guerra de los Seis Días. Y pastor baptista y halló en el rabino habida cuenta de los resultados de Henry Barneis, que como él condusu iniciativa, los israelíes tampocía almas al otro lado de la montaco. Primero publiqué un artículo ña, en Bristol (Virginia) un preen 1959 en el que predije que haceptor. Además del hebreo, estubría una guerra en Israel el 5 de dió exhaustivamente la Torá entendiéndola como lo haría un judío. Nuestro Jones, que ni entonDespués de participar en la Guerra de los Seis ces ni nunca defendió su territorio Días, donde triunfó gracias a su daltonismo, a golpe de látigo, supo desde el prinse internó en el desierto y empezó a excavar. cipio poner los puntos sobre las íes Aprendió hebreo y estudió a fondo la Torá al maestro: Usted mantiene su cu- JORDANIA view (Texas) a medio camino entre Fort Worth y Waco, se ríe bajo su sombrero tipo borselino, y con la pipa en la mano recuerda la anécdota. A sus 74 años, este texano nacido en la localidad de Sudan, hijo de un barbero y de una esteticista, que desde que supo que le llevaba en las entrañas no dejó de leerle la Biblia utilizando un periódico a modo de megáfono entre su boca y su tripa, es un hombre lleno de energía a la espera de recaudar el suficiente vil metal con que financiar nuevas excavaciones y poder cumplir la promesa que le hizo a su madre: Si el Tabernáculo, el Arca y al Altar de los Perfumes que ocultó el profeta Jeremías están en la tierra, yo los encontraré Ella entonces, relata Jones, sostuvo fijamente su mirada de niño de nueve años y abrazándole le dijo: Sí, hijo mío, lo sé Su destino estaba trazado bajo las arenas del desierto bíblico de Judea. No mucho tiempo después, a mediados de los años 40, un adolescente Jones ya participó en una excavación en los montículos indios del oeste de Texas. Tuve el privilegio- -me explica con orgullo- -de estudiar arqueología bíblica con Wiliam Bowen, de Cambridge, que encontró La Geniza de El Cairo, una colección de manuscritos antiguos Los Manuscritos del Mar Muerto fueron encontrados por tres pastores en 1947 junio de 1967. Fui allí- -relata a D 7- -para estar presente en esa contienda. Nací no pudiendo distinguir los colores. El manojo de nervios vitales de forma cónica que permiten distinguir entre el rojo y el verde estaba dañado. Pero en este caso mi dolencia visual resultó una bendición enorme. De tal manera que, cuando examiné con los prismáticos la espesa maleza donde se ocultaba el enemigo, vi el destello de algo brillante. Era el tinte del camuflaje jordano. Me bajé los binoculares. Incluso sin ellos podía ver una posición jordana que supuestamente no estaba en el valle. En total divisé 4 búnkers antipersona y 66 búnkers antitanque que los israelíes ni habían sospechado. El general Uzi Narkiss, comandante del área, me dijo: Vendyl Jones, lo que usted ha hecho hoy ha salvado cientos, quizás miles de vidas israelíes... -hasta la revista Time del 16 de junio mencionaba la destreza del Reverendo Jones Dos días después, Narkiss haría historia dirigiendo la ofensiva que liberó la Ciudad Vieja, permitiendo a los judíos rezar ante el Kotel (Muro de las Lamentaciones) por primera vez desde 1948 No se había disipado aún el eco del combate cuando Vendyl Jones se adentró en el desierto y lo excavó por primera vez, codo con codo, junto a Solomon H. Steckoll, un tipo que arrastraba una polémica historia y que contaba con un real permiso de Hussein de Jordania para horadar la tierra de Qumrán. Aunque nos hicimos amigos, pude ver cómo su reputación de radical era bien merecida. Era un pícaro de primera categoría, un iconoclasta cuyas creencias religiosas rozaban lo pagano. Los esqueletos que exhumamos tenían miles de años, y yo creía que debían finalmente ser devueltos a la tierra. Pero Steckoll se había hecho un tintero con uno de los huesos Fue en esa misma época donde se fraguó su amistad con Psach Bar- Adon, otro arqueólogo, con el que, según me repite, se adentró en los secretos del desierto siguiendo el mapa (Pasa a la página siguiente) LÍBANO SIRIA MAR