Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE España en Sevilla o el de las negligencias médicas de un conocido ginecólogo sevillano, el magistrado llegó a instruir parte del Caso Juan Guerra. Eso fue cuando apenas contaba 28 años y ocupaba plaza en Barbate. Entonces le tocó instruir el caso Puerto de la Plata, la trama inicial de la que luego se desprendió el caso del hermanísimo y que, por cosas del azar, recayó en otro juez de la misma familia: Angel Márquez. De hecho Rafael Tirado Márquez, cordobés de nacimiento aunque lleve toda su vida en Sevilla, desciende de una familia de magistrados en la que es el séptimo en la judicatura. Seguramente por eso en su familia recuerdan cómo cuenta con dos premios en su haber que reflejan su sensibilidad con las maltratadas: el Plácido Fernández Viagas y el Meridiana de la Junta de Andalucía. También fue presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura y ha acudido a varios foros y debates sobre violencia de género. Cuando todas las tintas cargan contra él, la sensación que le embarga, según un juez primo suyo, es la de que podía haberle pasado a cualquiera De hecho Tirado, que se refugia en su familia (está casado y tiene cinco hijos pequeños) no tiene sensación de culpabilidad. Yo me empeñé en condenar a Santiago del Valle relató hace algunos días. Recordaba lo difícil que fue dictar una sentencia, pese a que la prueba de cargo era cuestionable por basarse en una declaración grabada en vídeo y no en el testimonio de la pequeña en el juzgado. Ni ese impedimento ni el hecho de que el fiscal (que ahora se lava las manos) proyectara pedir la absolución de Santiago del Valle, hicieron mella en su decisión de condenar al pederasta. Aunque no ejecutara la sentencia, no es de esos jueces que trabajan de 8 a 3. Es respetado en el mundo judicial y no tiene el punto de engreimiento que abunda en el gremio. Siempre ha sido cercano con la prensa y es muy apreciado por los abogados, algunos de los cuales recuerdan la relación directa y cordial que tenía con ellos y lo elaboradas que eran sus sentencias que, como otros magistrados, casi nunca redactaba en el juzgado, sino tras acabar su jornada, en casa. Ahora sus cercanos recuerdan que la del juez es una profesión en la que se está muy solo Como lo estuvo en Barbate. O como lo está, pese a la escolta policial que tiene, en sus paseos por la playa de Rota, el refugio al que se escapa en su tiempo libre. CONFIDENCIAL DESDE LOS ÁNGELES Blancos y rojos El humor político de Hollywood- -aunque de tendencia progresista- -ha sido variable. Pero pocos han entendido el talante de Charlton Heston, dispuesto a defender a tiros su propiedad, pero también luchador junto a Luther King contra el racismo rechos humanos, girares gigantes ría a la derecha y preside Hollywodió la Asociación que deod hacen mufiende la libre posesión tis Charlton de armas (N. F. L. DenosHeston, Jutado por colegas, defenles Dassin y Richard dió sus ideas con denueWidmark. do, afirmando que no Heston y Dassin sinteInocencio hay nada objetable en tizan los extremos del Arias que, al llegar a casa, donespectro político en que, Diplomático de has dejado a tu mujer a menudo, se movió Hodormida, puedas pegar llywood. El controvertiun tiro a un asaltante. do Heston tuvo papeles Dassin, un director sólido, fue colosales, El Cid, Moisés etc... En vetado por su filocomunismo los 60 estaba en la cumbre, Los cuando la caza de brujas. Marchó Diez mandamientos fue la pelía Francia e hizo Rififí la obra cula más taquillera después de maestra del cine negro, según Lo que el viento se llevó y Ben Truffaut. Regresaría a EE. UU. Hur la superó obteniendo 11 Osdespués de Nunca en domingo cars, entre ellos el de Heston, en El progresista Hollywood ha papel rechazado por Brando y basculado según el talante históBurt Lancaster. rico. Nuestra guerra civil lo poliHizo películas meritorias, tizó. Un cineasta checo comunis Sed de mal y teatro clásico. ta (ejecutado luego en las depuraDe simpatías demócratas, fue de ciones de Praga en 1952) movilizó los pocos que osó acompañar a Lual mundo del cine en pro de la Rether King en la marcha de los de- T Respetado en el mundo judicial Charlton Heston en la piel de Ben- Hur, su personaje más emblemático ABC pública. El film La tierra española escrito por Dos Passos y Lilian Hellman y narrado por Hemingway, sería estrenado en la Casa Blanca. En su premiére en Los Angeles obtendría 20,000 dólares para comprar ambulancias para los republicanos. Malraux dio mítines y señoras de magnates organizaron partidas de póker para ayudar a la causa. Con la entrada en la Segunda Guerra era necesario crear simpatía hacia la Unión Soviética, ahora aliada. Con la bendición de Roosevelt, la Warner rodó, con Koch, guionista de Casablanca la costosa película Misión en Moscú una apología desmesurada del sistema soviético: se demonizaba a Trotsky, se santificaba a Stalin, se minimizaban las brutales purgas del 38 e incluso se justificaba la invasión de Finlandia por la URSS. El estreno, con éxito, fue polémico y varios cineastas, Gary Cooper, Clark Gable, Walt Disney, Victor Fleming... intentaron frenar el deslizamiento a la izquierda. El péndulo corrió al otro extremo con la guerra fría, Corea et al El comunismo era entonces la bestia. El Comité de Actividades Antiamericanas convocó a cineastas. Una decena- Los diez de Hollywood -pasó un año en la cárcel por negarse a revelar su filiación política. Otros, boicoteados, marcharon al extranjero (Trumbo, Betsy Blair, mujer de Gene Kelly, que aterrizaría aquí en Calle Mayor o utilizaron pseudónimo, Foreman, autor de Sólo ante el peligro no pudo firmar el guión de El puente sobre el río Kwai Se negaría visado a Chaplin. Un oprobio. En los 70 nuevo lógico bandazo: La Academia premiaba dos películas antiguerra de Vietnam, Querido cazador y Coming Home Perdonaba incluso con un Oscar a la roja Jane Fonda. Hoy, Hollywood, inconformista, denuncia el conflicto de Irak. Sin estridencias. La fauna del cine vacila entre Hillary y Obama, pero George Clooney, fan del último, dice con realismo: Estoy dispuesto a hacer lo que sea, incluso a no acercarme a él (por si le perjudica por progre)