Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
13 4 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Rafael Tirado Márquez, en una imagen de archivo J. M. SERRANO ¿Juez o reo? Expedientado por el CGPJ, Rafael Tirado Márquez, que no encarceló a Santiago del Valle, no se siente culpable. Dice que es la cabeza de El magistrado al que dejaron tirado turco de un caso que condena al juez antes que al asesino de Mari Luz POR: MERCEDES BENÍTEZ. SEVILLA P ese a haber recibido el cerrado apoyo de sus compañeros de la judicatura sevillana (raro es el día que Rafael Tirado Márquez no recibe a varios compañeros en su despacho dándole aliento) el juez que no ejecutó la sentencia del asesino de Mari Luz, Santiago del Valle, está hecho polvo No en vano, este magistrado de 45 años que hasta ahora contaba con un brillante currículum a sus espaldas, tiene encima un expediente del CGPJ que en los próximos meses puede cambiar el curso de su carrera. Seguramente por eso, el magistrado, que se enfrenta a una inspección a cara de perro como dicen sus compañeros de los juzgados sevillanos, no ha dejado de ir a su despacho del Prado de San Sebastián de Sevilla y anda ahora poniendo orden en los papeles. Irse ahora de vacaciones sería de cobardes dijo hace algunos días. Y lo ha cumplido. En lugar de quitarse de en medio, aunque ha perdido varios kilos y anda medicándose por una subida de tensión que hizo que el médico acudiera a su despacho, él sigue al pie del cañón. Está hundido dicen fuentes cercanas al juez, aunque él prefiera el silencio y muestre una cara muy distinta a la del principio, cuando hablaba con la prensa. Ahora calla aunque sea por recomendación de sus abogados. Se ha buscado dos buenos defensas: el famoso penalista Francisco Baena Bocanegra y otro fichaje estrella: el que fuera decano de los jueces de Sevilla, Alfonso Martínez Escribano, que colgó hace algún tiempo la toga de juez para ejercer la abogacía. Los tres se han reunido varias veces la pasada semana y, entre cigarro y cigarro (los nervios han hecho que Tirado Márquez vuelva a fumar en su despacho por más que esté prohibido) preparan la estrategia para el pliego de descargo de un caso en que al asesino le llaman presunto y al juez culpable. Esa es ahora la prioridad de un juez con un currículum casi impoluto hasta hace poco. Quitando un expediente que le abrieron por retrasos cuando ocupaba la plaza de Lora del Río, sólo había recibido loas. Además de ocuparse de casos sonados como el juicio del derrumbe del muro del bazar