Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
13 4 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Veltroni Político, novelista y futbolero El candidato de la izquierda italiana es un atípico aspirante a primer ministro, que cree que hay vida más allá de la política: novelista, periodista, loco por el deporte, melómano... Un moderno renacentista POR VERÓNICA BECERRIL. ROMA M i fido di te es decir, confío en ti de Jovanotti, fue la melodía elegida en un primer momento por el Partido Democrático de Walter Veltroni para la campaña electoral 2008, buscando dar un mensaje claro: que no quedase duda de que el ex alcalde de Roma es una persona de palabra y un hombre de fiar. Después, sin embargo, decidieron cambiar la emotiva melodía por la de los Village People con un I m Pd bastante ridículo aunque, eso sí, muy pegadizo. En todos los actos públicos a los que ha asistido, Walter Veltroni ha mostrado un talante serio y ha puesto de manifiesto que para él la políti- ca es eso: una cosa seria. Claro que tampoco ha dudado en utilizar frases de su amigo y admirado Barack Obama, de modo que la prensa le considere el Obama europeo. La carrera política de Veltroni es apasionante, pero no es el único mundo en el que ha vivido y se ha formado este romano de 52 años que militó durante su juventud en las filas del Partido Comunista, aunque puntualice: Nunca fui un verdadero comunista, ya que a finales de los 80 podías estar en el interior del partido sin necesidad de serlo A Veltroni le apasiona escribir. Con 40 años hizo el examen para obtener el título que le permitiera ser reconocido como periodista profesional. Actividad que, al margen de títulos, supo manejar con destreza cuando dirigió el periódico L Unità. Ha escrito dos decenas de libros, desde tratados políticos como El sueño roto. Las ideas de Robert Kennedy (1993) dedicado a su otro gran político de culto o El desafío interrumpido. Las ideas de Enrico Berlinguer (1994) a quien tampoco duda en citar en su campaña. Pero el versátil Veltroni se atreve incluso con la narrativa de ficción, como el genial Sin Patri-