Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ Se ponga como se ponga ría. Un, dos, tres, un pasito patrás En rewind los mendrugos esos que pretenden que las enfermeras y auxiliares gaditanas vistan falda en lugar de pantalones. Y en fast forward el hombre embarazado. O no. Si echamos un vistazo a todas las películas y series que han tratado el asunto (aunque a los de los telediarios sólo se les haya ocurrido Schwarzenegger en Junior la gravidez masculina es un tema tan recurrente en el cine y la televisión como el del falso culpable o el del policía que resulta asesinado el día antes de su jubilación. Hasta Billy Crystal estaba embarazado en su primera película, Rabbit Test (1978) un disparate dirigido por Joan Rivers. Pero el embarazo de chicos se da más en la ciencia ficción. Así, en el alienígena de Enemigo mío (incluso tiene su secuencia de parto) o en el protagonista policía de la serie Alienación (conocida entre mis amigos como Choped Nación por las manchas en las calvas de los extraterrestres) Aquí lo que pasaba era que las hembras concebían pero luego pasaban el paquete a los machos, lo cual es una idea para tener en cuenta. El embarazo es un estado de buena esperanza a la par que un incordio. Y el parto, bueno, pues como dice Carol Burnett, dar a luz es como obligar a que tu labio inferior pase por encima de tu cabeza. Teniendo en cuenta todo eso, es lógico que acabe siendo objeto de chufla. Pasa en UFO. The movie (1993) una loquera británica protagonizada por Roy Chubby Brown. Una parodia (como Casi 300 cuyo eslogan en el cartel es cuanto más grande sea el agujero, más caben dentro En UFO. The Movie Roy es secuestrado C Ricky Martin. Un, dos, tres, un pasito palante Ma- omo siempre, haciendo el ANGEL DE ANTONIO Gisele Bundchen sacó partido a las gafas de Vogue durante su estancia en Ibiza. Le gustaría- -dijo- -trabajar con Almodovar Con un vestido corto palabra de honor negro, Elsa simplemente estuvo adorable. Desde hace tiempo reside en Los Angeles con su pareja y allí busca su hueco en el mundo cinematográfico. Es la primera en darse cuenta de lo difícil que lo tiene. Rubias, de ojos azules y rasgos nórdicos, hay a puñados. Penélope lo tuvo más fácil con sus rasgos de mujer latina. Pataky es consciente de que tiene que esperar y rezar para que llegue su oportunidad. Puede vivir gracias a sus trabajos publicitarios y a seleccionadas ofertas que le permiten decir que no siempre y cuando se lo pida el cuerpo. Otra mujer que esta semana ha conquistado a los medios es la esposa del mandatario galo, la ex modelo Carla Bruni ahora señora de Nicolas Sarkozy, que viajó hasta el Reino Unido en su primera salida oficial y deslumbró nada más aparecer por la escalerilla del avión para pisar suelo británico. Con un look a lo Jacqueline Kennedy sólo que firmado por la casa Dior, estuvo espectacular. Lo mejor el tocado y lo más llamativo las joyas de Chaumet que lució tanto de día como de noche. Por primera vez, Bruni se ha dado cuenta de cuál es su papel y qué espera de ella el pueblo galo. La meca de la moda es y seguirá siendo París: pues qué mejor que una top model. Por frívolo que parezca a eso también se le llama hacer Patria. A punto de hacer maletas para salir de gira, David Bustamante alternó esta semana la música con la presentación de la nueva colección baño de Speedo. Disfrutó recogiendo regalos para el hijo que espera de su mujer Paula Echevarría y que nacerá en agosto: un bañador con flotador incluido y una toalla albornoz para los primeros chapuzones. Quien aparte de espectacular (salta a la vista) resultó encantadora fue la modelo brasileña Gisele Bundchen que viajó hasta Ibiza para presentar la nueva colección de gafas Vogue a la que presta su imagen. Gisele gana en las distancias cortas y tras conocerla muchos no entienden cómo Leo Di Caprio dejó que se fuera por otras pasarelas. Divertida, dispuesta a conocer lo mejor de la isla, y profesional como pocas a la hora de posar, la Bundchen fue un regalo para la vista. Por supuesto dijo la frase- coletilla de todas las celebrity que viajan a España. Me encantaría trabajar con Almodóvar Pues ya sabe, habrá que gritar por dos alienígenas chicas que se lo llevan a su nave espacial. Allí lo encuentran culpable de vileza moral y lo sentencian a quedarse embarazado cada año durante los próximos treinta. En televisión, además de Choped Nación, hay otros ejemplos. A ver. La isla de la fantasía (la moderna, la de Malcolm McDowell, no la de Ricardo Montalbán y Hervé Villechaize, el enano de Gurruchaga, el que gritaba El avión, el avión Más. Men in black Quantum Leap Paso a paso o Embrujadas El episodio más divertido, en El show de Bill Cosby casi al final de la serie. Era un capítulo onírico en el que tras una erupción volcánica los hombres quedaban embarazados. En Brooklyn no hay volcanes (ni tampoco se expande, como le diría a Alvin su madre en Annie Hall pero eso es lo de menos. Cliff Huxtable, su hijo Theodore y su yerno Elvin aparecían con grandes barrigas debajo de sus sudaderas. El show, que se grababa con público en directo, tuvo que pararse varias veces por los gritos y la risa de la gente. Porque un hombre embarazado es una cosa muy graciosa de toda la vida. Varios niveles por encima de un hombre vestido de mujer. Anda que Bob Dylan paseando en bicicleta por Punta del Este disfrazado de mujer para que no lo reconocieran los fans. Y para eso es mejor ir de Julia en Verano azul Las cabezas no están buenas. El transexual de Oregón embarazado, el que ha concedido la entrevista a la revista The Advocate es fundamentalmente gracioso. ¿Pero qué clase de foto es esa? ¿Quién le ha dicho que pose así? Con una mano en la barriga (hasta ahí bien) y con la otra en la nuca. ¿Se le ha quedado pegada desde la última ecografía? Claro, que si pensamos en Demi Moore en el Vanity Fair fotografiada por Annie Leibovitz, en esa imagen que ha sido modelo para posteriores embarazadas os en cueros, ella utiliza el brazo derecho para taparse el pecho, cosa que no es necesaria en el caso de Thomas Beatie. Y en algún sitio tenía que colocarlo. Pero no deja de ser una visión ridícula. Es verdad que si se hubiera puesto el brazo en el pecho, como Bruce Willis en la parodia a su entonces mujer en la revista Spy o como Leslie Nielsen en Agárralo como puedas 33 1 3 la imagen sería más chusca todavía. Me rindo. Creo que no tiene remedio. Se ponga como se ponga, un hombre embarazado es chistoso. Y qué necesidad. Como dijo el propio Willis, es verdad que los hombres no pueden experimentar lo que se siente al dar a luz, pero a cambio pueden abrir ellos mismos sus botes.