Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE donde viven unas mil personas en condiciones de gran pobreza e insalubridad. Nuestro deseo a medio plazo es trabajar para que puedan explotarse las inmensas riquezas agrícolas, pesqueras y turísticas de El Salvador, que desaparezca el odio residual, consecuencia de una Guerra Civil que duró 12 años, y que haya un proyecto a nivel nacional para repartir la riqueza y erradicar la miseria. En Dakar (Senegal) aterrizó hace diecisiete años Rafael Rodríguez, un madrileño que dirige una de las mayores empresas turísticas de aquel país: Africa Travel Group, fundada hace quince años. También llevo algunos proyectos inmobiliarios y gestiono otras empresas de distintos ámbitos. Soy, además, el representante de Air Europa en Senegal. Rodríguez reside en el barrio de Almadies, situado en las afueras de una capital que se conoce en todo el mundo por haber acogido durante años la etapa final del Rally París- Dakar. Ahora vivo solo, aunque durante siete años estuve casado con una senegalesa y tengo dos preciosos hijos nacidos aquí: Noah y Amy. Pero, ¿qué fue lo que le llevó a quedarse en este país africano? Siempre supe que mi vida transcurriría lejos de España, es una herencia familiar. Como ejemplo le diré que hace unos meses descubrí en Colombia el paradero de mi abuelo, que abandonó nuestra familia a finales de los años cincuenta para hacer las Américas. Por otro lado, África es suficientemente fascinante e imprevisible para encontrar una razón diferente de levantarse cada mañana. En África he aprendido que existen otras realidades, mejores o peores, pero que merecen respeto y comprensión. He aprendido que el nacionalismo a ultranza es sin duda más una lacra que una virtud. He aprendido que la línea entre la vida y la muerte es mínima y la frontera entre la tristeza y la felicidad a veces invisible. Uno supone que en medio de tanta ebullición empresarial y anímica, a veces se le aparecerán en su magín más nostágico imágenes de una tortilla de patata o de un emocionante derbi de la Liga española. Por supuesto que España es mi país y hay infinidad de cosas que echo de menos. Pero curiosamente las más evidentes como el jamón o el fútbol son las primeras que se olvidan. Echo de menos el otoño en el Retiro, el Centro Reina Sofía y, sobre todo, los rincones de mi infancia y a mi gente de allí. Pese a que su grupo turístico se encuentra en ple (Pasa a la página siguiente) Otras realidades Pedro Ceinos, en la imagen con su hija, es uno de los españoles que mejor conocen China Expatriados algún caso, sin saber muy bien por qué. Pero todos nuestros protagonistas coinciden en que han echado raíces POR: PEDRO TOUCEDA Españoles que dejan huella Dejaron nuestro país movidos por distintas pasiones, devociones o, en en los países más variopintos del globo. Éstas son sus historias cuerdo- -dice Saiz- -como un profesor de gran categoría intelectual, amable y educado, pero he de reconocer que era un poco frío con los alumnos. También en su currículo figuran una amplia trayectoría como docente y numerosos ensayos Antropología comercial Turismo cultural y turismo religioso En este último ámbito resalta, por lo sorprendente, un dato en su historial: durante seis años fue director de Halcón Viajes en Valladolid, Bilbao y Santander. Trabajé estrechamente con Pepe Hidalgo en los inicios de esa compañía de viajes. Luego, por incompatibilidades con mi condición de sacerdote, tuve que dejar mi relación con el mundo del turismo. Actualmente, a sus 72 años, está volcado en el proyecto Acajutla: Me he empeñado en que sirva como modelo para remediar, en efecto dominó, las estructuras de pobreza y abandono en América Latina. En Acajutla se está apoyando a la comunidad de Las Atarrayas, l sacerdote Andrés Saiz lleva más de 50 años vinculado de una u otra manera a El Salvador. Allí vive en Metalio, a 20 kilómetros de la zona marítima de Acajutla, con voluntarios que, según él, desean pasarlo profundamente bien en tareas generosas de ayuda a los más necesitados Andrés Saiz participó en la creación de la Fundación Santayana y es presidente honorario de Nuevos Horizontes, ambas ONG- -la primera española y la segunda salvadoreña- -están abordando diferentes proyectos en el país centroamericano. Pero en la vida de es- E te trotamundos de amplio bagaje intelectual- -es doctor en Filosofía y Letras, y licenciado de Teología y Psicología- -hubo otros países antes. En Quito (Ecuador) y Lima (Perú) estudió Románicas a finales de los cincuenta y en la Universidad de Innsbruck (Austria) donde se licenció en Teología, tuvo como profesor en más de una ocasión a Joseph Ratzinger, el Papa Benedicto XVI. Lo re- Andrés Saiz, un luchador contra la pobreza en El Salvador, fue alumno del Papa. Recuerdo su categoría intelectual, su amabilidad, pero he de reconocer que era algo frío con nosotros