Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE Montañeses de los Tatra en pleno concierto callejero en Cracovia basílica, avisó a sus compatriotas de la llegada de los tártaros, costándole la vida- Ciclistas, mochileros, curas y monjas con sus hábitos, montañeses del colindante Zakopane, turistas japoneses... y no japoneses, mimos, calesas, puestos de flores... crean un ambiente cosmopolita y variopinto; sin duda hay que sentarse en una de las muchas terrazas de la plaza y contemplar el panorama bebiendo una buena cerveza polaca o saboreando el helado de nieve de rosas, típico cracoviano. zó su cenit. Fue el siglo de oro de la cultura polaca Sin embargo, Segismundo II decidió trasladar la corte a Varsovia y Cracovia dejó de ser la capital del Reino, aunque sigue siendo la capital del Voivodato de Polonia. El arte y la cultura impregnan el aire cracoviano y el carácter de sus gentes. En los ojos claros y melancólicos de los cracovianos se adivina una mezcla de orgullo y compenetración con su ciudad. Al atardecer, a orillas del Vístula y con la fortaleza de Wawel de vigía, se pulsa el hacer cotidiano de sus habitantes, que pasean tranquilamente a orillas del río, juegan al ajedrez, se tumban en la hierba y disfrutan de los encantos de su privilegiado entorno, sin dejarse contagiar por el mal humor y las prisas que generan otras urbes. Y si se quiere conocer el estilo cracoviano y escuchar conversaciones jugosas e instructivas, la cafetería Jama Michalika -de aire modernista y contundente desayuno vienés- -es un lugar ideal para charlar sobre el arte y la poesía... entre otros asuntos más frívolos con los que pasar un rato estupendo. Pasear por la acogedora la Calle de los Canónigos es un regalo para la vista; allí, antiguamente, residían los prelados, o por la calle Florianska, repleta de anticuarios y galerías de arte, para finalmente quedarse boquiabierto ante la perspectiva del Salón de Europa La Plaza del Mercado con la Lonja de los Paños- Sukiennice. Edificio emblemático color ocre del s. XIII enriquecido por el arquitecto Giovanni Maria Mosca El Paduano en el s. XIV y coronado por una arquería gótica que lo realza dándole una elegancia serena. Antaño los mercaderes despachaban aquí paños y tejidos. Hoy, su planta baja está llena de coloristas tiendas de artesanía, donde imperan el ámbar polaco y las tallas de madera de sus vecinos montañeses de los Tatra, en tanto que la planta superior sirve como galería de arte. En el Rynek Glowny (La Plaza del Mercado) está el corazón de la escena cracoviana que protagonizan la Lonja de los Paños, el colorido de las casas barrocas y la basílica de Santa María con su trompetista tocando el hejnal -que rememora un día y otro al soldado que, desde la gótica torre de la Cracovia ha criado o albergado a muchos hijos que han dejado su impronta en el ámbito mundial. Escritores de envergadura como Adam Mickiewicz, el poeta polaco por excelencia, cuyo monumento le honra en la Plaza del Mercado. Stalislaw Lem con sus seductoras obras de ciencia- ficción Solaris Cyberiada Joseph Conrad, autor de El corazón de las tinieblas que inspiró la épica Apocalypse Now Dos Premios Nobel: Czeslaw Milosz en 1980, y Wislawa Szymborska en 1996. Quizás el denominador común de todos ellos sea una profunda sensibilidad, pasando de la pasión al escepticismo, de la alegría a la nostalgia; rasgos muy propios del alma eslava. De ello dan también fe Tadeusz Kantor con su Teatro de la Muerte; Roman Polanski- -que pasó su infancia y adolescencia en Cracovia- Andrej Wajda, autor de SUECIA LETONIA LITUANIA RUSIA Mar Báltico Gdansk ALEMANIA Szczecin Poznan Bialystok Río Wisla Varsovia UCRANIA P O L O N I A Lublin Wroclaw Radom Cracovia ESLOVAQUIA ESLOVAQUIA 0 Km 200 N Cuna de personalidades Al atardecer, a orillas del Vístula y con la fortaleza de Wawel de vigía, se pulsa el hacer cotidiano de sus habitantes, que pasean a orillas del río, juegan al ajedrez... Quo Vadis En el terreno musical sobresale Krzysztof Penderecki, solemne compositor, autor de La pasión de S. Lucas y El Réquiem Polaco premio Príncipe de Asturias 2001. Cracoviana es también la reina de la cosmética, Helena Rubinstein. A pesar de que los horrores de la Segunda Guerra Mundial le tocaron muy de cerca, la arquitectura de Cracovia, al contrario de su hermana Varsovia, sobrevivió, permaneciendo prácticamente intacta. Según cuenta el saber popular, algo que ver tiene la energía de la piedra chakra que, enviada a la Tierra por el dios Shiva, con otras seis más, fue a parar a Cracovia. Situada en la esquina noroeste del patio real de Wawel, es un punto de interés, un matiz mágico de la fortaleza que atrae a todo aquel ávido de sensaciones. ABC