Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
23 3 08 VIAJES Paseo a orillas del Vístula con el castillo de Wawel al fondo Pistas Qué ver. Castillo de Wawel. Especial atención a los tapices flamencos de los grandes maestros del renacimiento y a la Sala de los Diputados con artesones de madera representando cabezas humanas policromadas. Festivales anuales de Beethoven, cortometrajes, teatro en la calle... Dónde dormir. Hotel Stary. Maravillosa restauración de la casa de un mercante del siglo XV para convertirla en un lujoso hotel de cinco estrellas en el corazón de la Cracovia monumental. Mobiliario de época, alfombras de seda y todos los adelantos de la hostelería más vanguardista. Tel. 0048 12 4214865 Dónde comer. Restaurante Wierzynek. Una leyenda. Excelente gastronomía. Decoración de época. Menú recomendable: Arenque, pato asado (exquisito, se deshace en la boca) y milhojas de crema (kremowka) Vistas a la Plaza del mercado. www. wierzynek. com. pl Oficina Nacional de Turismo de Polonia. Tel: 91 541 48 08 www. visitapolonia. org Cracovia Arte e historia en el corazón de Europa Rodeada de colinas y frondosos bosques, Cracovia es el reflejo de las etapas clave de la historia del Viejo Continente, y sus piedras son un fiel testimonio del arte gótico, renacentista, barroco y modernista TEXTO Y FOTOS: MANENA MUNAR en justa correspondencia tomó el nombre de su salvador. La ciudad creció después en belleza y cultura, de forma que su geografía se convirtió en reflejo de las etapas clave de la historia europea, y hoy sus piedras son un fiel testimonio del barroco, del gótico, del renacimiento y del modernismo, como jalones de cada capítulo de la historia del Viejo Continente. Cracovia fue la capital del primer reino de Polonia durante el reinado de Boleslaw en el siglo VIII. El castillo de Wawel cobijó a tres generaciones reales y la catedral de San Estanislao, sita también en la colina de Wawel, ha sido escenario durante siglos de las coronaciones y los enterramientos de los reyes polacos. Su campana Zygmunt sigue cantando las ocasiones excepcionales de la vida del país. En 1364, Casimiro III erigió la famosa Universidad Jagellónica en la que estudiaron Juan Pablo II, Nicolás Copérnico y tantas y tantas notables personalidades. En el siglo XVI, con el impulso del renacimiento, la ciudad alcan- El siglo de oro a Pequeña Polonia del sudeste está compuesta por la zona montañosa de los Tatra, por bosques de abedules, hayas y abetos, y vastas llanuras. Su capital, Cracovia, disfruta de una situación privilegiada. Un caudaloso río, el Vístula, el L amparo de sus colinas y la fertilidad de sus valles y bosques frondosos. ¿Qué mejor enclave para establecer una ciudad? Así lo pensó el príncipe Krakus, quien tras derrotar al dragón Smok, que por lo visto tenía comida la moral a los futuros cracovianos, fundó la hermosa ciudad de Cracovia, la cual