Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
23 3 08 EN PORTADA Cruces en una colina de Lafayette (California) con diferentes mensajes. Cada cruz representa a uno de los caídos norteamericanos en estos cinco años de conflicto Irak Cinco años de guerra Washington TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL EN WASHINGTON Cómo corregir un desastre Nuevos responsables, tácticas diferentes y el despliegue de tropas adicionales han empezado a corregir los grandes fallos cometidos desde la ofensiva lanzada en marzo del 2003 sta semana se ha recordado el quinto aniversario de la invasión de Irak que empezó el 19 de marzo del 2003, a las nueve y media de la noche (hora de Washington) con los primeros ataques aéreos dentro de una estrategia descrita como shock and awe lo que se podría traducir como una sobredosis de conmoción y pavor encaminada a conseguir un rápido colapso militar del régimen de Sadam Husein. Pero después de 600.000 millones de dólares y 4.000 bajas mortales en las filas del Pentágo- E no, para la Administración Bush esta semana ha sido realmente el primer aniversario de un éxito aceptable en Irak. Una combinación de nuevos responsables, tácticas diferentes y el despliegue de tropas adicionales han empezado a corregir los grandes fallos cometidos desde el mismo inicio de la ofensiva hace cinco años. Con estos esfuerzos se ha logrado una reducción generalizada de violencia, tanto con bajas contenidas para los militares de Estados Unidos como ciertas mejoras en materia de seguridad para los iraquíes. Condicio- nes más tolerables que las logradas durante todo el periodo de Donald Rumsfeld al frente del Departamento de Defensa. Los éxitos de este año coinciden con el nombramiento del general David Petraeus, especialista en contrainsurgencia, como comandante de todas las fuerzas militares de Estados Unidos en Irak. Y el envío a Bagdad como embajador del diplomático Ryan Crocke, lo que ha inaugurado tanto un nuevo clima de cooperación con las autoridades locales como diferentes prioridades militares. Estos cambios se han visto acom-