Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 16 3 08 Más que desesperadas, son mujeres desesperanzadas. Varadas en una urbanización de clase media alta, locas por el coche (eso sí que es un hombre) con los sueños de juventud hechos añicos. Rachel Cusk, una de las narradoras británicas de teclado más punzante y ratón más afilado, mete el dedo de su narrativa desasosegadora en el corazón de los chales adosados, y la civilización del corta y pega. Quizá sonrían con su sexta novela, Arlington Park (Ed. Lumen) pero, ¿sonreirán, o reirán por no llorar? Pasen (la puerta de la vivienda unifamiliar está abierta) y vean. Y, sobre todo, no se olviden de plegar el cochecito del niño. Aunque se parezca tanto a Chuky. GUTIERREZ Y DE LA FUENTE 32 D 7 LOS DOMINGOS DE Rachel Cusk NOVELISTA MANUEL DE LA FUENTE- -Para muchos es un sueño, pero la vida en el Primer Mundo también puede ser un repertorio de pequeñas pesadillas. -Sí, es algo que quería que quedara bien patente en esta novela. Hay mucha gente que cree que este tipo de vida no puede ser criticado, que esta gente tiene mucha suerte y son personas que deben estar constantemente contentos y agradecidos. Pero, en mi opinión, esta clase de vida que se da en algunos segmentos de la civilización occidental puede ser un auténtico infierno. ¿Puede afirmarse que en este peculiar infierno las mujeres sufren más, son más negativamente receptivas al sufrimiento, a la soledad? -Creo que a las mujeres se las victimiza más, mucho más que a los hombres. Y el tipo de vida que muchas de ellas llevan hace que tengan que mantenerse pasivas. Las mujeres tienen que llevar a cabo un gran esfuerzo de adaptación mental para ser felices. -Quizá los hombres tienen más recursos sociales para enfrentarse a la soledad, algo tan primario como el fútbol, por ejemplo. -Existe un conjunto de características comunes a todas estas mujeres convencionales dentro de la vida familiar. La inmensa mayoría vive de forma muy distinta a cómo creyeron que iban a hacerlo cuando eran jóvenes. Eso es lo que quería describir en mi novela, qué clase de existencia llevan ellas cuando ellos, sus hijos y, sobre todo, sus maridos, se van al trabajo, a sus cosas, y ellas se quedan ahí solas, en ese espacio, como frente a un espejo- -A veces, entre estos matrimonios que rondan los cuarenta, se da un fenómeno tan curioso como extraño, una especie de cursilería mítica por sus hijos los ordenadores de las oficinas están inundados de fotografías de estos niños, como si fuera el póster de una película. -En este momento de la historia, la vida familiar se ha conver- El sueño del chalé de clase media a menudo esconde una pesadilla crear algo. Y muchos de estos matrimonios alucinan con la idea de que ellos puedan crear algo. -Los niños, más que en la edad del pavo, parecen en la edad de la hiena. Son como chukys, muñecos realmente diabólicos. -Son productos de sus padres, así de simple. -El paisaje en el que viven también marca. Me refiero a los chalés, la segadora, los cochecitos, el sacrosanto centro comercial... ¿El medio es el mensaje? -Si echamos un vistazo a la literatura del siglo XX, estos barrios residenciales de clase media alta han evolucionado como un lugar ficticio, como un lugar de ficción, casi como un escenario, lugares cargados de simbolismo que se manifiesta en los objetos materiales más comunes, en las marcas, en el consumismo. A veces me pregunto si esa ficción moldea nuestras opiniones sobre la realidad. Son sitios alejados del centro de la ciudad y lugares donde es muy fácil mantener el anonimato. Para cualquier escritor es un territorio muy interesante, perturbador. -Los problemas que tienen de soledad, de frustración, de desesperanza son tremendamente reales. Sin embargo, recuerdan a los personajes del juego de los Sims, incluso, si me apuran a un avatar de Second Life. -Eso se debe al triunfo de la idea sobre la realidad y la individualidad. También tiene algo que ver que en una urbanización como ésta hay normas de conducta, tanto escritas como no escritas, bastante estrictas, y en ese sentido se parece mucho a estos juegos. -Su novela es una digna heredera de la mejor tradición del humor negro inglés. Desasosegada bajo una capa sonriente, amarga, a pesar de la broma. -La comedia negra siempre ha sido muy representativa de la literatura inglesa. Existen ejemplos brillantes, tanto ahora como en el pasado. Quizá nuestra sociedad posibilita que se pueda escribir de ella con esa sutil mezcla de humor y tragedia. mdelafuente abc. es Do You speak english? En cierta forma, los ingleses nos sentimos avergonzados porque los turistas han colonizado las playas españolas, y ése es el peor tipo de personaje inglés que uno pueda imaginarse. Por otro lado, la vida social española es algo que los ingleses envidian, y cada vez se sienten mucho más atraidos hacia este tipo de vida e intentan emularlo. España, para los ingleses, siempre ha sido el símbolo de la buena vida ÁNGEL DE ANTONIO tido en una idea, en una representación. Hoy en día, nuestras vidas no son muy físicas, son mentales y psicológicas. Todas las cosas son susceptibles de convertirse en ideas y el hecho de tener hijos es una experiencia algo extraña para la gente, porque es un hecho muy físico, probablemente el más físico que se pueda dar, es