Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 3 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Explotación Con millones de rumanos en España e Italia, fábricas como la Wear de Bacau se ven obligadas a contratar orientales. Globalización y explotación TEXTO Y FOTOS: ALFONSO ARMADA Chinas en Rumanía E l aeropuerto de Bacau (once vuelos directos a ciudades italianas y alemanas) es apenas una caja de luz en medio de una noche de antracita. A la puerta de un tinglado de inequívocas reminiscencias del realismo socialista- -miseria disfrazada de sobriedad- -esperan los chóferes piratas. Hay que sortear ese primer cordón sanitario para dar con los taxistas honrados, aparcados junto a una hilera de plátanos podados sin compasión. La noche no Trabajadoras chinas en la factoría Wear de Bacau FOTOS CEDIDAS POR EL DIARIO RUMANO ADEVARUL es el momento más ecuánime de enjuiciar una ciudad a la que se llega por primera vez, sobre todo cuando las farolas que tachonan la Avenida de la República alumbran menos que los rótulos y los escaparates de los establecimientos de pompas fúnebres (tres, en un recuento a vuelapluma) o restaurantes mortecinos, bañados en ámbar. Situada al pie de los Cárpatos transilvanos, los 200.000 habitantes que cuenta el censo no incluyen a las 130 chinas y 190 bangladeshíes que trabajan, comen y duermen tras los altos muros y las alambradas de la Wear Company de Bacau, una empresa textil de capital suizo que rompió moldes rumanos cuando puso en evidencia que el flamante nuevo miembro de la Unión Europea empezaba a carecer de mano de obra cualificada y sin cualificar: incapaz de reclutar a suficientes empleadas locales para su factoría en un polígono industrial a las afueras de la sombría Bacau- -más de tres millones de rumanos han buscado mejores salarios y condiciones de trabajo en el exterior, la mayoría en Italia y España, en los últimos seis años- -las captó en el zoco global: China, primero; Bangladesh, después. Es la globalización que abjura del vacío y parece someterse a la física de los vasos comunicantes: los ecuatorianos emigran en masa a España y muchos de los puestos que dejan vacantes son ocupados por peruanos tan pobres o más que los emigrados. Si los rumanos se van al sur, los empresarios tienden un puente aéreo entre Fujian y Bacau para satisfacer sus demandas productivas. Ante la crisis de mano de obra que sufre el sector textil rumano, como otros países abiertos a la economía mundial no nos hemos contentado con las 130 chinas que hemos traído a lo largo de 2006 y 2007, sino que hemos seguido buscando en el mercado internacional del trabajo Han llegado ya 190 operarios de Bangladesh, a los que se añadirán antes de que acabe abril otros 600, de tal Entrada a las instalaciones de la compañía textil Wear Company en un polígono industrial de Bacau, Moldavia. El perímetro de la empresa está férreamente cerrado, de tal forma que es imposible ver lo que se cuece en su interior. Las banderas (china, europea, suiza y rumana) hablan de la hipotética armonía entre el capital y el trabajo