Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 3 08 EN PORTADA Sevilla La santa movilización Nazarenos, penitentes, costaleros, capataces, músicos, orfebres, tallistas, doradores, imagineros, bordadores, floristas, compositores, cereros... todos arrimando el hombro en esta Semana de Pasión POR JUAN J. BORRERO SEVILLA ás de 56.000 hombres y mujeres vestirán a partir de hoy Domingo de Ramos y hasta el Domingo de Resurrección sus túnicas como nazarenos y penitentes en las 68 cofradías, incluidas las de vísperas, que harán estación de penitencia a la Catedral de Sevilla acompañando a un total de 134 pasos. Son sólo una parte de los protagonistas de esta celebración religiosa al sevillano modo que no tendría tal repercusión si no involucrara de una u otra forma a la gran mayoría de la ciudad, incluidos quienes se consideran alejados de la religión pero no de su Cristo o su Virgen, que, como reflejaba en su pregón de Semana Santa Antonio Burgos, son para el sevillano como de la familia El número de nazarenos representa sólo una parte de quienes componen el grupo social de las hermandades de penitencia de Sevilla, baste citar que sólo la Hermandad de la Macarena cuenta en su nómina con 12.000 hermanos. Por citar otros números exclusivamente referidos a los cortejos procesionales de la Semana Santa de Sevilla, deben añadirse los cuatro mil intérpretes que tocan en 57 formaciones musicales, la mayoría de Sevilla y su provincia, ya sean bandas de cornetas y tambores, agrupaciones musicales, bandas de música, grupos vocales o capillas musicales. Además, alrededor de cuatro mil costaleros, y cientos de asistentes a las cofradías como acólitos, servidores, pertigueros, capataces, contraguías, aguadores... Además de su trascendencia religiosa, puesta de manifiesto en la multitud de cultos previos que realizan las hermandades en honor de sus sagrados titulares y que podrá confirmarse estos días en las procesiones y en las mira- M das de quienes las contemplan, la celebración de la Semana Santa tiene una repercusión económica que un reciente estudio sitúa por encima de los 160 millones de euros. Un informe desarrollado a petición de la Confederación de Empresarios de Sevilla y la Cámara de Comercio presentado días atrás apunta a que sólo la industria artesana en torno a la Semana Santa ha generado un volumen de negocio en la ciudad de más de seis millones de euros. Se trata de una industria que abarca desde la imaginería a la fabricación de recuerdos y que permite no sólo conservar y ampliar el patrimonio artístico de las cofradías sino mantener oficios que como el de doradores o bordadores podrían haber quedado olvidados. Hoy Sevilla sigue siendo un referente nacional para el arte sacro gracias a estos artesanos. Su pujanza es tal que se ha construido un polígono industrial específico para estos artistas en una nueva área urbana de desarrollo industrial de la ciudad. Tampoco la Semana Santa de Sevilla sería lo que hoy es sin la llegada de miles de personas atraídas por esta manifestación pública de religiosidad popular. El mismo informe señala que el pasado año llegaron a Sevilla para disfrutar de su Semana Santa más de 600.000 personas, 145.000 procedentes del extranjero, que por lo general ocupan casi al completo las más de 25.000 plazas hoteleras de Sevilla. La estancia media de los visitantes fue de cuatro días con un gas- Industria artesana La mayoría de los sevillanos se involucra de un modo u otro en las procesiones. Hay quienes se consideran alejados de la religión, pero no de su Cristo o su Virgen to medio diario de 70 euros. Con esta repercusión, es lógico que la ciudad esté volcada con la celebración. Cualquier visitante recién llegado a Sevilla en los últimos días habrá contemplado cómo la ciudad es un ir y venir de preparativos en sus calles, en sus comercios y no digamos en sus iglesias. Los pasos van tomando forma en la intimidad de los templos gracias al trabajo de los hermanos de la cofradía, con la limpieza de la plata, el traslado de la parihuela, la preparación de las insignias, el fundido de la cera... El sevillano busca en los comercios el traje para estrenar el Domingo de Ramos y los cofrades reponen capirotes, renuevan cíngulos, escudos o cualquier otro complemento de su hábito nazareno. En determinadas calles del itine-