Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ Esa primera dama de negro or mucho que miro la imagen de Barack Obama disfrazado de musulmán somalí, no veo un musulmán sino una chacha dispuesta a quitar las telarañas del techo. Algo así como Butterfly McQueen, la Prissy de Lo que el viento se llevó casi a punto de decir Señorita Hillary, yo no sé nada de traer niños al mundo Resulta ridículo, no amenazante. Menos dispuesto a hacer cosas relativas a turbantes o a la religión islámica (o relativas a los malos que tienen esa religión) que a recibir las disparatadas instrucciones a los sirvientes de Jonathan Swift. A la moza de cámara: Cuando barras el aposento de tu señora, no te detengas a recoger vestidos sucios, pañuelos, alfileres, alfileteros, cucharillas de té, lazos, zapatos o cualquier cosa que te encuentres a tu paso; llévalos con la escoba a una esquina, y ahí puedes cogerlos haciendo un fardo y ahorrar tiempo O a la cocinera: Sólo hay una parte de tu aseo que permito mientras las vituallas se cuecen, se asan o se guisan: me refiero a peinarte el cabello, cosa con la que no se pierde tiempo, porque puedes estar delante de los fogones y vigilarlos con una mano mientras utilizas el peine con la otra La pinta de Gracita Morales que gasta Obama es sólo grotesca aunque se apunte a la metáfora del terror (y no a la metáfora de la cofia) Que no va vestido de Hitler. Poner en ridículo a los políticos debe de ser más propio del carácter español. Lo del turbante cofia aquí habría triunfado. Circula por internet una fotografía de un joven (y presunto) Zapatero aplaudiendo, con gafas de sol y, lo más importante, con calcetines blancos que sobresalen entre el zapato y el estrecho pantalón. Calcetines blancos. Esto es nuevo. P ABC La representante de Melilla, Vianca Rodríguez, tiene un extraordinario parecido con la Princesa Doña Letizia. Se llevó el título de Miss Elegancia de ahí que tal vez acabe viajando a Miss Universo o Miss Mundo En cualquier caso Miss Melilla no tiene pinta de ser mujer conformista. Cosechó sus críticas cuando en su intervención televisiva derramó sus lágrimas al acordarse del padre de su novio le quería como a un padre pero repitió después que volvería a presentarse por vivir esa experiencia. Lo dicho: quedó la cuarta pero no hay que perderla de vista. Fiesta por todo lo alto fue la que se celebró en la discoteca Gabana para dar a conocer el nuevo trabajo musical de Grecia Castellanos. Música y buenos amigos para brindar por el futuro del disco. Entre los asistentes no faltó el torero Miguel Abellán con su pareja la actriz Natalia Verbeke ni el televisivo Carlos Lozano que mantiene estos días su particular batalla judicial con su ex pareja Mónica Hoyos, con quien tiene una hija. Sus desencuentros en los últimos meses han terminado ante el juez, que será quien dictamine las medidas que deben adoptarse en esta ruptura y el régimen de visitas para estar con la niña. También fiesta para estar con los grandes de la decoración fue la que organizó la revista AD con la entrega de sus premios. Como Hablemos de fiestas siempre, lo más granado del mundo de puertas para adentro (o arquitectos de interiores que mola más) y algunos rostros habituales para dar lustre al acto. Entre los más adorables vi a Mario Vaquerizo y entre los que más pereza provocan, al sevillano Rosauro Varo (el presunto noviete de algunas famosas) que en invierno sigue tan rubio como en verano. Ana García Siñeriz reaparecía estupenda tras despedirse de la audiencia de Cuatro y José Toledo hacía lo que mejor sabe: presentar los premios y hablar de los galardonados. Todo muy cool justo lo contrario de la cena de los premios Mayte de teatro que tuvo nueva polémica esta vez protagonizada por Victoria Vera y Loles León que no escatimaron su ágil vocabulario para increparse mutuamente. El motivo fue el discurso que Vera realizó desde su papel de maestra de ceremonias cuando se refirió al papel que los artistas siempre habían desempañado siendo críticos con el poder a lo que Loles respondió con que no estaba de acuerdo interrumpiendo su intervención y amenazando con abandonar el local. No hubo beso de reconciliación pero sí cotilleo por todas las mesas que se animaron con esta bronca en femenino. Lo de todos los años. Lo último que faltaba en el amplísimo catálogo de misiles tierraZP. Otra cosa. Cada vez que oigo la rectificación de Felipe González la entiendo al revés: No creo que Rajoy sea un imbécil, así que rectifico A ver, entonces es ahora cuando lo llama imbécil, ¿no? No sé, tanta campaña, tantas campañas (hasta las de fuera llevamos en danza) nublan la percepción de las cosas y reblandecen el cerebro (esto es una tópica idiotez porque los sesos son blandengues de toda la vida) Al final de tantos mensajes y de escuchar a tantos políticos con el mismo astaje, pelaje y dentaje creo que una de mis mayores preocupaciones actuales es si Belén Esteban va a tener vestido para el día de su boda (que parece que sí) Su mayor preocupación es que con el vestido no puede usar tanga sino que tiene que ponerse unas bragas que a ella le parecen de cuello alto. En el negociado de los vestidos de novia se queda una más tranquila con la noticia de que Cécilia Sarkozy en su boda con Richard Attias va a ir vestida de Versace (los dos van a ir de Versace) En Francia han hecho una encuesta sobre la vida amororsa de sus ciudadanos que ha concluido que las mujeres (francesas) son las actuales depredadoras sexuales. En relación con los hombres franceses, claro, no con las mujeres de Navalcarnero. Ni que decir que en The Telegraph que recoge la información de Le nouvel observateur la foto que ilustra el reportaje es la de Carla Bruni, la mantis cantautora. Y primera dama depredadora, supongo. En la encuesta hecha con entrevistas a más de 12.000 personas, uno de cada cinco franceses de entre 18 y 24 años dice no estar interesado en el sexo. Me gustaría conocerlos, aunque creo que me darían miedo. Le nouvel observateur se pregunta si las mujeres son ahora como los hombres y apunta que la vieja división entre hombres depredadores y mujeres esperando el retorno del putero (dice del guerrero pero me parece un lugar demasiado común) está en crisis. No sé si es que las francesas actuales son la evolución natural de esas de las que se habla en Cuéntame si son tipo Mae West sólo me gustan dos tipos de hombres, los de aquí y los de fuera de aquí pero no tengo esa percepción. Por eso seguramente es cierto. Mi última impresión es que Carla Bruni va siempre de negro. En las fotos del viaje de Estado a Chad y Suráfrica la excepción es un jersey. Debe de ser el luto del matrimonio. Es como la señora Danvers dispuesta a quitar las telarañas del Elíseo. Para mí que la depredadora es Rebeca. Otra percepción.