Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE A la izquierda, un paseo de época por la localidad de Beaufort. Sobre estas líneas, el ritmo de la mecedora se impone en Carolina del Sur el trombón y el clarinete en especial. Era un baile despreocupado, desinhibido, muy vital, que se marcaba en cuatro tiempos. Causó furor, ya que, más que un baile, era toda una filosofía de vida, basada en la frivolidad, el ritmo y las ganas de vivir. Europa cayó ante sus seductoras notas y, a partir de 1926, fue el baile de moda en los salones y salas de fiestas europeas. Quedan piezas inolvidables de aquellos tiempos, como Orly s creole trombone de Louis Armstrong, o la maravillosa Charleston South Caroline de James P. Johnson. Aunque fue Josephine Baker quien inmortalizó el charleston y lo hizo internacional. Este estado, sin embargo, no aparece ligado sólo al ritmo endiablado del charleston, sino que más bien se vincula con el más cadencioso compás de la vida vista desde la privilegiada atalaya de una mecedora. Volviendo a las referencias cinematográficas, es mucho lo que el viento se llevó. Pero, por más vendavales que hayan soplado desde la Guerra de Secesión y los desenfrenados cambios que le siguieron, el viento no se ha llevado las legendarias mansiones con plantación tan características de aquel viejo sur. Los dominios de Rhett Butler y Escarlata O Hara. El tiempo ha acabado con muchas de aquellas mansiones, pero nos ha dejado varias, erguidas en su orgulloso esplendor, para que podamos remontarnos a otros tiempos y ser partícipes de su historia. Otro plató natural de Carolina del Sur es Beaufort. Aquí Forrest Gump echó a correr con la idea de que tal vez no pararía jamás. Y Gwyneth Paltrow pasó unos maravillosos años de su infancia mientras su madre, Blythe Danner, rodaba el Gran Santini. Incluso Barbara Streisand sucumbió a los encantos de Beaufort, aunque al principio detestó el lugar. A pesar de los famosos malos humores de la canta- actriz que hicieron mella en el pueblo, en cuanto la señora Streisand estuvo un par de días paseando por sus acogedoras calles o familiarizándose con sus típicas casas de antes de la guerra, rodeadas de vegetación y balconadas, le pareció que éste sería el escenario ideal para El príncipe de las mareas Sobre todo, teniendo en cuenta que aquí vive el escritor de la novela, Pat Conroy, también autor del Gran Santini. Aunque dicen que lo que de verdad hizo a la directora, actriz y cantante decidirse por Beaufort no fueron tanto sus encantos urbanos, como el delicioso helado de ciruelas con el que la tentó el hotel- posada The Rhett House Inn No fue la primera que sucumbió a esta delicia, ya que Gwyneth Paltrow también lo recuerda y Tom Hanks y Nick Nolte y Sandra Bullock y Kevin Bacon... y muchos más que hicieron de la posada Rhett su casa y que la recuerdan como un oasis que les acogió durante los duros días de rodaje. CAROLINA DEL SUR Greenville Rock Hill EE. UU. Plantación Magnolia CAROLINA DEL NORTE Mecedoras al ritmo de la brisa A escasos kilómetros de Charleston, se inicia una curiosa ruta de grandes mansiones, en la que la reina indiscutible (de corazones) es la Plantación Magnolia que, situada a orillas del río Ashely, tuvo un papel protagonista en la Guerra de Secesión. Pantanos de aguas verdiazul habitados por árboles fantasmagóricos junto a verdes prados con caballos salvajes, cuidados jardines y una mansión espectacular con su grandiosa balconada, donde las mecedoras se balancean al ritmo de la brisa y su murmullo cadencioso parece querer contarnos los secretos de los que fueron testigos. Cómo no evocar en este escenario el gesto iracundo de Escarlata O Hara (Vivian Leigh) alzando el brazo con un puñado de su tierra para jurar que nunca más volvería a pasar hambre. O al eterno caballero Rhett Butler (Clark Gable) galopando hacia Tara sin perder su sonrisa escéptica ni en el más feroz de los ataques yanquis. Las fiestas, los carruajes, los vestidos... ese aire indolente que reflejan las películas del Sur, en las que sus personajes luchan por mantener su cómoda decadencia. CAROLINA DEL SUR N Columbia Aiken GEORGIA 0 Km 150 Beaufort Charleston ABC OC. ATLÁNTICO Cuándo ir. De febrero, cuando empieza la primavera, a noviembre Cómo ir. Delta Airlines: www. delta. com. U. S. Airways: www. usair. com Dónde dormir. Charleston: Charleston Place Hotel. Guarda el sabor de lo viejo y tiene las comodidades de lo nuevo. www. charlestonplacehotel. com. The Three Sisterhood Sojourn, opción más lujosa que el Charleston. Buena comida. Jestine s Kitchen: mantequilla de cacahuete, pollo dulce y tarta de salmón. Telf. 843- 7227224 Guía