Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE Un autobús de dos pisos (herencia británica) con publicidad en la que se muestran algunos de los numerosos rascacielos de Hong Kong Curiosamente, dos ciudades chinas, muy cercanas- -a 65 kilómetros una de otra, una hora de ferry- -y con una historia similar- -ambas fueron colonias extranjeras, han vuelto a la soberanía china en el siglo XX y son ahora regiones administrativas especiales de la República Popular China- -encajan casi perfectamente en los valores y características del yin y el yang. Macao es yin y Hong Kong es yang. Una depende de la otra (para su desarrollo) de hecho las autoridades turísticas de ambas ciudades trabajan conjuntamente. Y ambas se complementan perfectamente, porque dentro del yin siempre hay un punto de yang y viceversa. Durante mucho tiempo, cuando China estaba cerrada al exterior, Hong Kong fue el motor de ficialmente. La batería de rascacielos de la isla ha competido durante años con Manhattan, hasta ganarle la batalla. Hoy 16 de los edificios más altos del mundo se concentran en Hong Kong. La actividad de la ciudad es frenética y su pasión por el futuro algo consustancial. La moda más vanguardista nace aquí o, al menos, recala por aquí algún tiempo. Las finanzas mundiales no pueden ignorar el devenir del índice Hang Seng. Lo último, lo más moderno, lo más activo se da cita en Hong Kong, Yang en estado puro. Macao siempre ha sido un rincón apartado, abierto, pero no exhibido. Guardián de las tradiciones chinas curiosamente mezcladas con el saber vivir ibérico de los portugueses. Muchos la veían como un paraíso de ensueño, por su belleza adormecida. Sus rúas eran la reserva occidental de una mixtura imposible de repetir. Quizá más china que Cantón y más lusa que Lisboa. Patrimonio de la humanidad desde 2005, conserva con avidez alguno de los rincones más apacibles del planeta. Auténtico yin. Guangzhou Dongwan Huizhou CHINA Complementarios Macao Hong Kong 0 Km 20 N ÁSIA China, la avanzadilla económica, una ciudad moderna y de empuje, con sabor anglosajón, aunque algunos creen que sólo super- Pero como en el taoísmo, no todo es completamente blanco o negro. Así, en Hong Kong también hay espacio para la tradición y en Macao para la modernidad. Los templos budistas y taoístas de Hong Kong, más activos que nunca, así lo atestiguan. Mientras que los futuristas casinos de Macao superan en actividad a los de Las Vegas. Son sólo dos ejemplos. Dos destinos tan próximos como diferentes, lo que les hace ser complementarios.