Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 3 08 VIAJES Macao- Hong Kong Yin- yang de las ciudades chinas Urbes muy cercanas, una representa la tradición, el saber vivir ibérico y chino, y la otra la modernidad, el empuje anglosajón. Tantas diferencias inevitablemente les hacen ser complementarias POR FERNANDO PASTRANO FOTOS: PILAR ARCOS Sugerencias Un edificio singular En Hong Kong el Two International Finance Centre, el 7 rascacielos más alto del mundo. En Macao la Iglesia de San Pablo del s. XVII. Tras un incendio en 1835 sólo queda la fachada. Una comida típica En Hong Kong el dim sum pequeños bocados cantoneses que tocan el corazón Luk Yu Tea House, 24 Stanley Street. En Macao el michi buen ejemplo de la gastronomía macaense, mezcla de portuguesa y china con toques exóticos. Restaurante Litoral, Rua do Almirante Sergio 261. Un hotel En Hong Kong The Peninsula, original de los años 20, uno de los mejores del mundo (htt: peninsula. com) En Macao el Bela Vista, palacio que fue residencia del cónsul portugués. Más información www. discoverhongkong. com www. macautourism. go. mo http: old. cnta. gov. cn lyen egún la filosofía taoísta- -una de las mayores aportaciones chinas a la historia de la humanidad- -hay que buscar el equilibrio en todo lo que nos rodea. De alcanzarlo más o menos depende el grado de armonía de nuestras vidas. Esto ha dado origen al feng shui tan de moda hoy en Occidente, erróneamente traducido por geomancia Para muchos el feng shui es solamente una superstición, un tipo de fetichismo, en definitiva, una forma de oscurantismo. Pero si, como el diccionario, entendemos por superstición aquella creencia contraria a la razón el feng shui no es una superstición, pues emplea la razón hasta tal punto que, al aplicarlo, descubri- S mos muchas veces que algunas de sus técnicas ya las utilizábamos aún antes de conocerlas, simplemente por lógica y sentido común. Si entendemos por fetichismo el culto a un ídolo en tierra de salvajes el feng shui tampoco es fetichista, pues no propugna ningún culto, ni China, cuna de muchos de los principales inventos de la humanidad (el papel, la brújula, la imprenta, la pólvora, el espejo... hasta las cerillas y los espaguetis) no es precisamente una tierra de salvajes. Y si entendemos por obscurantismo ocultar, mantener en la incultura a las clases populares no estamos hablando del feng shui pues éste proporciona sabiduría básica a los menos ilustra- dos, y la existencia de tantos libros publicados sobre el tema y tantos cursillos abiertos en todos los países, nos induce a pensar que no se trata de ninguna ciencia oculta. Dos polos no tan opuestos Paseo entre la fachada de la iglesia de San Pablo de Macao y el monumento a la cooperación entre China y Portugal El feng shui, literalmente viento agua trata de la búsqueda de la armonía del ser humano con el medio ambiente, entre el yin y el yang, que es como decir entre lo negativo y lo positivo, dos polos no tan opuestos como parecería a primera vista. Igual que el viento y el agua fluyen en la naturaleza, el feng shui cree que todo debe circular sin impedimentos ni cortapisas. Yin sería así lo femenino, receptivo, suave, mojado, la oscuridad, la noche... Y yang lo masculino, creador, seco, la luz, el día...