Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 3 08 CLAVES DE ACTUALIDAD ASÍ FUE EL ASESINATO y su Javier Rosado raron a ice encont cómpl una parada su víctima en de autobús Tras sim que le ib ular atracar, an a primero el clavó un le cuchillo e el cuello n Los dos n ro comenza tarle a ases sy puñalada tirarle ró Javier log aplén terr por un Caso del rol Los enigmas de Javier Rosado TEXTO: PABLO MUÑOZ CRUZ MORCILLO ILUSTRACIÓN: FERNANDO RUBIO Fue un crimen espantoso y gratuito diseñado en un juego de rol. La víctima pasaba por allí. ¡Lo que tarda en morir un idiota! escribió Rosado. La Audiencia de Madrid le da el tercer grado 14 años después años pasan muy despacio entre los muros de una cárcel y Javier Rosado no ha sido inmune a ese tiempo detenido. El asesino del rol se refugió en los libros. Estudiante de Químicas cuando perpetró el crimen, desde que ingresó en prisión estuvo destinado como auxiliar de biblioteca en el conocido como módulo de la UNED de Soto del Real (Madrid V) Los presos que conviven ahí son también estudiantes, algunos universitarios, y se les presupone cierta cultura, son reos bastante adaptados, lo que hace que el ambiente sea mucho menos tenso que en otras dependencias carcelarias. No se puede decir que Javier Rosado haya perdido el tiempo durante estos catorce años. Acabó Químicas con un buen expediente académico, pero decidió continuar su formación y se ha licenciado también en Matemáticas (rama de Estadística) y en la técnica de Informática. Sus notas son excelentes y ahora prepara la Ingeniería Superior. Nunca ha tenido un problema con un compañero; en todo momento- -desde el primer día- se ha mostrado muy educado con los funcionarios y con el tiempo se ha ganado la estima de cuantos le rodean. Incluso, aprovechó su preparación para ayudar en los estudios al resto de internos, una figura que se conoce como tutor de ayuda Su familia se ha desvivido por él desde el principio. Conscientes de la extrema gravedad de lo sucedido, los padres no han querido abandonar a su hijo a su suerte y no han faltado a ni una de las visitas a las que han tenido derecho para estar con él. Su lucha ha sido la de intentar recuperar para la sociedad a Javier. El dilema de su régimen abierto, en cualquier caso, no se resuelve sólo con estas cuestiones intramuros entre otras razones Excelente estudiante la luz de la luna contemplamos a nuestra primera víctima. Sonreímos y nos dimos la mano. Me miré a mí mismo y me descubrí absoluta y repugnantemente bañado en sangre. A mi compañero le pareció acojonante, y yo lamenté mucho no poder verme a mí mismo o hacerme una foto. Uno no puede pensar en todo... Javier Rosado relató en su diario, sin escatimar un detalle, el espantoso crimen basado en un juego de rol que él mismo ideó, Razas cifró en un 30 por ciento las posibilidades de que le detuvieran y aseguró que, si eso no ocurría, él y su amigo volverían a asesinar, esta vez a una adolescente. Fue condenado a 42 años. ¿Alguien así puede rehabilitarse, merece una segunda oportunidad? La respuesta no es sencilla. Veamos su evolución. Al ser detenido, este joven estudiante de Químicas de 20 años no mostró ningún tipo de arrepentimiento. A Durante el juicio ni siquiera hizo uso de la palabra, limitándose a asistir a las sesiones como un mero espectador con el que no iba la cosa, tomando notas y, en ocasiones, mostrando una sonrisa que levantaba escalofríos. Tuvo que oír que era un psicópata incapaz de sentir piedad por su víctima e imposible de recuperar para la sociedad, y lo hizo sin mover un solo músculo de su cara. En sus primeros días en prisión, llegó a pedir a los funcionarios que le facilitaran un juego de rol, en lo que se interpretó como una clara provocación. ¿Sabes quién soy? El asesino del rol espetó meses más tarde a un compañero de módulo, no tanto por chulería como divertimento, quizá ansioso por la reacción de su interlocutor. Pero los días, los meses y los En sus primeros permisos, con apoyo, sufrió ataques de pánico y dificultades para hacer cosas tan rutinarias como ir al cine o entrar en unos grandes almacenes