Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE todoxos... era de un 5 por ciento, ahora, según cálculos del padre Hernández, apenas queda un tercio: Les han echado o les han matado Si en todo Irak eran unos dos millones, ahora quedan medio millón El padre Hernández no puede ser optimista sobre el futuro del país, y, menos aun, sobre la convivencia entre cristianos y musulmanes. Los cristianos están en clara situación de inferioridad, pagando una suerte de limpieza étnica desencadenada por los muyahidin tras la caída del dictador. Aunque la nueva Constitución consagra la libertad religiosa, no hay en realidad libertad de conciencia y de opinión. El islam ha masacrado la vida civil. En muchos barrios de Bagdad los cristianos han sido expulsados Por otra parte, se ha exacerbado el tribalismo fundamentalista. El padre carmelita, inasequible al desaliento, piensa que aunque se logre acabar con la violencia y el terrorismo, lo más difícil va a ser crear una idea de unidad nacional y también acabar con la corrupción, que ahora se ha extendido mucho. Cada grupo defiende por encima de todo lo suyo, como los kurdos, que para formar parte del gobierno central quieren asegurarse el control de sus pozos petrolíferos. Tras la caída de Sadam se ha impuesto la carta de identidad étnica y religiosa, con la que se consagra la división. Los fundamentalismos se inspiran y legitiman en la religión. La filosofía integrista, si es que se puede llamar así, autoriza a purificar el mundo mediante la violencia, en nombre de Dios. Los que no están de acuerdo con ellos son considerados infieles, y por lo tanto han de ser eliminados. Eso les ciega, una misión divina que carece de toda piedad A pesar de todo, el padre Hernández quiere creer que todavía es posible la reconstrucción de Irak aunque previene que no se podrá hacer nunca mediante la violencia La obra de ingeniería social que propone parece más difícil que el canal de Panamá: Hay que reconstruir, revisar una cultura, unas costumbres, una mentalidad... Es preciso reinventar a la persona Reconoce que es un reto que deben afrontar los países islámicos. Es preciso que se sumerjan en la Ilustración, dejar atrás la mentalidad patriarcal, la mentalidad del jefe de la tribu. No hay que olvidar que Al Qaida viene de Al Qaid, el alcalde, el jefe. Tengo fe añade el padre Hernández, en que la sociedad iraquí pueda emprender ese camino, reinventando a la persona y al individuo, la libertad y el respeto al otro Convivencia rota El carmelita Manuel Hernández, durante una reciente visita a Madrid Manuel Hernández TEXTO: A. ARMADA FOTO: IGNACIO GIL Último misionero católico de Bagdad na de las cosas que más fatiga le causan al padre carmelita Manuel Hernández es que le pregunten si tiene miedo. Vivir en Bagdad, y más siendo el último misionero católico, no es fácil, pero Hernández, que está a punto de volver a la capital iraquí para seguir con su misión, ni se arredra ni se da importancia. Nacido en la villa granadina de Guadalix en 1940, el hambre de la posguerra española llevó a su familia a Palencia. Piadoso desde pequeño el seminario parecía el camino lógico. Estudió filosofía y teología en Ávila y Salamanca y se hizo carmelita. Se curtió como misionero en la diócesis de Goma, al este de la República Democrática de Congo, y de allí se fue a Kenia. Atesora recuerdos agridulces, que le llevan a preguntarse si se hacen las cosas bien, cuando los africanos copian los defectos de Occidente y su pérdida de valores. ¿No sería mejor dejarlos en su primitivismo? No me sorprende lo que ha sucedido en Kenia. No estoy de acuerdo en culpar siempre a los que colonizaron, que no los educaron ni prepararon bien. Creo que la culpa es de los jefes. Ha habido países que no se han comportado U mal con sus colonias. Pero para mí son más culpables los jefes africanos que han robado a sus países todo lo que han podido, como Mobuto, Bokassa, Amín, Mugabe... y los que estaban a su lado se enriquecían también endiosando al jefe De Nairobi a El Cairo, donde intentó aprender árabe. Y fue allí, después de tres décadas en África, donde se preparó para su nuevo destino: Bagdad, adonde llegó nada más terminada la guerra, en 2003. Manuel Hernández, un auténtico referente para todos los corresponsales españoles que han pasado por la capital iraquí, que siempre han encontrado en este padre carmelita consejo y cobijo, no está de acuerdo en estigmatizar la foto de las Azores y dice que la ONU carecerá de credibilidad mientras mantenga el derecho de veto Y recalca: Tras vivir durante tantos años bajo la dictadura de Mobutu, vi que a los dictadores hay que quitarles de en medio. No matarles. Los americanos habían sufrido el 11- S y veían en el iraquí un régimen muy peligroso Al padre Hernández no le duelen prendas y dice lo que piensa sin pelos en la lengua: Irak entrenaba terroristas. Es necesario acabar con dictadores como Sadam Afable y afectuoso, a este carmelita le gusta defender sus razones con esgrima dialéctica, y hacerse preguntas incómodas. Justifica la invasión para derrocar a Sadam Husein, pero reconoce que los americanos no han sabido hacer la posguerra. Han actuado como déspotas y han matado a mucha gente Manuel Hernández mantiene viva la llama carmelita en la capital iraquí, una llama que lleva brillando en la ciudad levantada a orillas del Tigris desde 1623. En su comunidad, situada en el sur de la ciudad, en una zona peligrosa como la describen quienes han visitado Bagdad estos últimos años, sólo quedan tres: dos padres iraquíes y este español sin miedo, el último misionero católico, que no se arredra. Si antes de que el plomo cayera sobre la ciudad y toda Mesopotamia el número de cristianos (protestantes, caldeos, católicos, sirio- griegos, or- Llama carmelita Justifica la invasión para derrocar a Sadam Husein, pero reconoce que los americanos no han sabido hacer la posguerra. Han actuado como déspotas y han matado a mucha gente