Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE Chávez ¿Quién mató al Libertador? En su afán por buscar bronca con Álvaro Uribe, Hugo Chávez inventa ahora que Bolívar fue asesinado y atribuye la autoría intelectual del crimen a Francisco de Paula, padre de la patria colombiana TEXTO: MANUEL CASCANTE FOTO: AFP ugo Chávez, que no es capaz de reducir la elevada criminalidad en Venezuela- -diez mil asesinatos por año- -o de esclarecer la muerte del fiscal Danilo Anderson- -ejecutado en noviembre de 2004- -está empeñado en descubrir las causas del deceso de Simón Bolívar, acontecido en 1830. Como si el país no tuviera problemas más acuciantes, Chávez ha puesto a medio Ejecutivo- -su vicepresidente, diez ministros y el fiscal general de la República- -al frente de una comisión de expertos que debe arrojar luz sobre el fallecimiento del héroe de la independencia de seis naciones americanas. Ya en diciembre pasado, al conmemorarse el 177 aniversario de su muerte, Chávez juró que no descansará en la búsqueda de la verdad verdadera de cómo fue que murió el padre libertador Simón Bolívar. ¡Cómo nos engañaron las oligarquías, los historiadores oficiales que escribieron la historia falsificándola y distorsionándola! El líder revolucionario presentó entonces supuestos documentos para defender que, hasta poco antes de su muerte, Bolívar tenía planes impropios de un enfermo terminal. El comandante bolivariano sostiene que el Libertador pudo ser víctima de un envenenamiento inducido por la oligarquía caraqueña y bogotana a instancias del imperialismo norteamericano. El autor intelectual habría sido el general Francisco de Paula Santander, aliado y posterior enemigo de Bolívar, padre de la patria colombiana. Con unanimidad, los especialistas consideran esta peregrina idea como otra cortina de humo para des- H viar la atención sobre los problemas de Venezuela y, de paso, azuzar el enfrentamiento que mantiene con el presidente del país vecino, Álvaro Uribe. Según el historiador Elías Pino, la comisión ad hoc deberá enfrentarse a una investigación policial, cosa que es bastante difícil porque el supuesto crimen ocurrió en 1830 o a una sesión espiritista Por lo pronto, el consejo de notables tiene previsto exhumar los restos que reposan en el Panteón Nacional de Caracas, y cuya autenticidad también ha puesto en duda el propio Chávez. Según la versión aceptada por los historiadores, el triunfador de la batalla de Carabobo murió de tuberculosis, enfermedad que habría heredado de sus padres. Así, con apenas 34 años, María de la Concepción Palacios y Blanco dejaba este mundo arrojando mucha sangre por la boca Seis años antes había fallecido Juan Vicente Bolívar y Ponte, ya en la sesentena, quien presentaba el semblante de un viejo enjuto, de facciones angulosas y tórax angosto, con expresión de caquexia de tuberculoso crónico Aflijido por el asesinato de Sucre, traicionado su sueño de una Gran Colombia, decepcionado en su lucha El que sirve una revolución ara en el mar. Este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles escribe, visionario) despojado del poder y camino del destierro, Bolívar abando- Chávez aplaude ante un retrato de Simón Bolívar na Santafé en mayo de 1830 para morir en Santa Marta el 17 de diciembre. Los médicos que lo atendieron (Gastelbondo, Montilla) y en etapas precedentes (Cheyne, Mosquera) coinciden en que el Libertador padecía una vieja enfermedad pulmonar. A la misma conclusión llega el galeno francés Alejandro Próspero Reverend, quien lo asistió en su agonía y practicó su necropsia: Según este examen, es fácil reconocer que la enfermedad de que ha muerto el Libertador era en principio un catarro pulmonar que, habiendo sido descuidado, pasó al estado crónico y consecutivamente degeneró en tisis tuberculosa Como señala un editorial de El tiempo de Bogotá, si alguna mano ayudó a morir a Bolívar fue la suya propia, pues se caracterizó siempre por ser enfermo díscolo En efecto, en una de sus cartas comenta: Este doctor está siempre con sus remedios, sabiendo que yo no quiero drogas de botica; pero los médicos son como los obispos: aquéllos siempre dan recetas y éstos siempre echan bendiciones, aunque las personas a quienes las dan no las quieran Al parecer, Bolívar ya superó una primoinfección tuberculosa cuando era niño, que le dejaría la calcificación pulmonar encontrada en la autopsia. Las malas condiciones de su agitada vida (durante la que padecería paludismo, tifus exantemático y fiebres tercianas) y su complexión física, distante de ser atlética, terminarían por minar su salud. En sus últimas misivas, el Libertador reconoce su debilidad que sus males van agravándose y necesita ponerse en curación para no salir tan pronto de este mundo Pero la Parca no espera y diciembre avanza mientras su vida se apaga, hasta expirar el día 17. Tenía 47 años. Sostiene que Simón Bolívar pudo ser víctima de un envenenamiento inducido por la oligarquía caraqueña y bogotana a instancias del imperialismo norteamericano