Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE Agenda Cómo llegar. La mejor opción es comprar un paquete del Club de Vacaciones que incluye viaje en vuelo directo desde Madrid o Barcelona a Natal (normalmente servido por la compañía chárter Air Comet) y todos los servicios hoteleros en destino. Los precios pueden variar según la época, pero en temporada baja pueden obtenerse auténticas gangas. Dónde quedarse. El paquete ofrece diversas opciones hoteleras. Para quienes aprecien la calidad, el Hotel Pestana (www. pestanahotels. com. br) puede ser la mejor opción. Aunque sus cinco estrellas no significan lo mismo que aquí, la situación del establecimiento es inmejorable y sus instalaciones en plena Vía Costeira son mejores que las de sus competidores. Quienes prefieran la vida nocturna de Pipa (y su tranquilidad diurna) el Ocean View (www. pipaoceanview. com. br) con su jardín colgado sobre el mar, sus magníficas suites y su excelente trato es el favorito de los nórdicos (y del arriba firmante) Qué comer. El gentilicio potiguar nombre de los indígenas que habitaban la región a la llegada de los portugueses, quiere decir literalmente comedor de camarones y a partir de ahí, el visitante tiene que hacerse a la idea de que el omnipresente crustáceo se encontrará profusa e inevitablemente en la mayoría de las platos que se le ofrezcan. El camarón del nordeste brasileño no es ni una gamba, ni una quisquilla, ni un langostino, aunque se parece a todos ellos, excepto en el sabor y la textura. El litoral es un hermoso desierto sólo a veces cubierto por la lujuria de la selva más finas y acogedoras de toda América. Y de una tranquilidad y seguridad que la han convertido en el destino preferido (tras Fortaleza) de los propios brasileños. La Delegación de Turismo del Estado tiene a gala apostar decididamente por el turismo familiar, al tiempo que combate con determinación cualquier forma de turismo sexual que implique a niños o adolescentes. Que nadie crea que los encantos de Natal se agotan con el sol y la playa. Hacia el norte, los omnipresentes buguis negocian con oficio los arenales, convirtiendo las excursiones en divertidas aventuras. En Genipabú, uno de los paisajes más hermosos, dromedarios importados de Lanzarote pasean a los turistas por lo alto de las dunas, mientras jóvenes surfistas se deslizan por la arena en sus tablas. Más abajo, en la playa, hay quien prefiere pasear a caballo por los largos atardeceres. Un poco más allá, en la playa de Maracajaú, los amantes del buceo pueden disfrutar de hermosos arrecifes de coral antes de llegar a la Punta del Calcanhar, donde se levanta el farol más alto de América (65 metros) o a la propia Touros, ciudad histórica y cuna, como queda dicho, de Brasil. Hacia el sur, un fenómeno genético permite contemplar en Piranguí el mayor cajueiro del mundo, un anacardo cuya copa se ex- OCÉANO ATLÁNTICO VENEZ. N 400 km BRASIL Brasilia BOLIVIA Natal Salvador Sao Pablo PAR. UR. ARGENTINA Dromedarios importados de Lanzarote pasean a los turistas por lo alto de las dunas en Genipabú. A la izquierda, la localidad de Pipa, centro de moda para turistas alternativos y surferos Río de Janeiro ABC Porto Alegre El mar y el viento han convertido a la prominente geografía del estado de Río Grande del Norte en un espectacular depósito de arenas que se adunan El lugar fue descubierto por jóvenes surfistas (y sus chicas) atraídos por las playas del litoral, después llegaron hippies, artesanos, turistas alternativos... y pacíficas familias tiende por más de ocho mil cuatrocientos metros cuadrados entre ramas añosas y retorcidas, antes de llegar a la barra de Tabatinga y seguir su interminable playa hasta la Lagoa de Guarariras que, tras unas lluvias torrenciales, se encontró con el mar y ahora es visitada con frecuencia por los simpáticos golfinhos rotadores Allí, un trasbordador traslada a pasajeros y vehículos hasta Tibau do Sul y Pipa, el gran centro del turismo alternativo de la región. Pipa es el sitio de moda para los turistas alternativos, como Moctezuma en Costa Rica o Ibiza en España. Los primeros en descubrirlo fueron los surfistas (con sus chicas) atraídos por las deslumbrantes playas de su litoral, defendidas por impresionantes falesias o acantilados de arcilla roja, que dificultan el acceso y contribuyen a preservarlas en un estado semivirginal. Después llegaron los hippies, artesanos. y finalmente los turistas alternativos, amantes de las pequeñas pensiones y hotelitos, de la juerga hasta el amanecer... y de los precios baratos. Hoy en día, Pipa es un lugar de moda, con pequeños hoteles exclusivos que se asoman al mar desde lo alto de las falesias con sus noches suaves, perfumadas de jazmín y bossa nova, sus terrazas y caipirinhas, su ambiente auténtico y tranquilo y un entreverado paisanaje de hippies, surferos y ejecutivos nostálgicos.