Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE queños son los protagonistas. Van vestidos de igual forma, con rostrillo, trajes de soldados romanos y pasos copiados de los grandes, pero a escala más pequeña. Esta Semana Santa infantil se celebra a principios de mayo. El día 1 corresponde al Miércoles Santo, el 2 al Jueves Santo, y el 3 al Viernes Santo. También se reúnen en cuarteles donde toman chocolate con pastas. Puede que no tenga tanta emoción como la de los mayores, pero sí mucho más encanto. Y mucha tradición, ya que se celebra al menos desde 1815. Otras semanas santas cordobesas de lo más original son las de Zuheros, donde las procesiones apenas han variado desde el siglo XVI. Las principales son las del Jueves y el Viernes Santo en las que desfilan los apóstoles con rostrillos sobre los que va escrito el nombre de cada uno. A cuatro kilómetros queda Luque a la que su accidentada orografía le brinda un especial marco a las procesiones. La más famosa es la del Viernes Santo a las 5 de la mañana cuando las imágenes bajan desde la ermita, situada en lo alto, por una empinada calle hasta la plaza. Los atuendos de los cofrades son los mismos de cuando la fundación de las hermandades, allá por el XVIII. Y a unos 20 kilómetros hacia el sur se llega a Carcabuey, donde destaca la Procesión del Calvario en la mañana del Viernes Santo. Aquí el Nazareno es llevado a hombros hacia el cercano cerro por una estrecha senda y su momento más emocionante es el encuentro de Jesús y la Virgen- el consejito -con reverencia al lado de un precipicio que requiere un gran habilidad para que no acaben todos en el fondo del barranco. A 8 kilómetros queda Priego, ciudad barroca y monumental, en la que destaca la procesión de la Mañana del Viernes Santo, cuando Nuestro Padre Jesús Nazareno camina hacia el Calvario para dar la bendición a todo el pueblo con su brazo articulado. El silencio es impresionante y, después, todo el mundo alza sus hornazos, que aquí hacen en forma de gallina, mientras gritan ¡Viva el Nazareno! Espectacu- Córdoba A- 4 N A- 4 Espejo Montilla Ecija El Rubio Puente Genil Lucena Otras celebraciones diferentes Agenda Accesos. A 68 kilómetros de Córdoba por la C- 329. Alojamientos. Es difícil conseguir alojamiento si no se ha reservado con tiempo. Hotel Xenil, Poeta García Lorca, 3. Tel. 957 60 02 00 Para comer. Estos días, además del dulce de membrillo- -famoso en esta localidad- -son típicos los roscos de gachas, yemas, almendrados y pestiños. Hay numerosos restaurantes y mesones en el centro, destacando Casa Félix, Los Boliches, Casa Pedro o La Rueda. lares son los llamados sayones que con caretas de cartón y gorros floreados representan por las calles escenas de la Pasión. Otras poblaciones importantes son Lucena y Cabra separadas por nueve kilómetros. La primera, que se caracteriza por su riqueza imaginera, tiene un peculiar modo de procesionar los pasos, conocido como saetería La comunicación entre los cofrades se hace a través de saetas que se acompañan con el sonido del tambor. Lucena tiene también una Semana Santa infantil, a principios de mayo, con todas las imágenes a escala reducida. Y en Cabra son típicos los pasodobles que acompañan a las cofradías cuando desfilan. La procesión más emocionante es la del Cristo del Socorro (el Silencio) que sale el Viernes Santo y en la que los nazarenos van de negro con la calavera y las tibias cruzadas sobre el pecho. Al sur, queda Iznájar, donde el Cristo es portado por los apóstoles y acompañado por unos singulares personajes: el cirineo y los maladrones encaretados. Por la noche se celebra una representación en la que con gran escándalo se echan la culpa unos a otros. Un ejemplo de la originalísima celebración que aquí hacen de la Semana Santa y que fue causa de que la Iglesia llegara a prohibir varias veces su representación por creerla poco ajustada a los Evangelios. A- 4 5 reverencia. Los mejores lugares para presenciar los desfiles son la plaza del Calvario y el Pórtico, donde tienen lugar las reverencias de las figuras. El momento más emocionante es cuando se guardan los pasos, especialmente el del Cristo, que se hace entre saetas cantadas por varias personas en una especie de diálogo conocido como saetas cuarteleras. En Puente Genil vienen teniendo lugar estos desfiles al menos desde el siglo XVII, cuando salían acompañando a la imagen del Nazareno, aunque fue el siglo XIX su momento de mayor esplendor. En la localidad de Puente Genil es costumbre asimismo colgar en las paredes de los diferentes cuarteles -lugares donde se reúnen los miembros de las cofradías- -la figura de una escuálida vieja hecha en cartón o madera. Lleva pañuelo en la cabeza, cesto bajo el brazo en el que asoman chorizos y bacalao, y siete piernas saliendo por debajo de la falda. Se trata de la vieja cuaresmera a la que cada domingo de Cuaresma se le quita una pierna. Y además de esta Semana Santa para mayores se celebra otra para niños, en la que los pe- Noé porta el arca; Moisés, las Tablas de la Ley; el patriarca Abraham, un cuchillo; el rey Nabucodonosor, un pergamino... y todos desfilan acompañados de soldados romanos Es costumbre colgar de la pared la figura de una escuálida vieja de cartón, con pañuelo, siete piernas sobresalientes y cesto bajo el brazo, por el que asoman chorizos y bacalao Los niños desfilan en su propia Semana Santa chiquita C. JUSTEL