Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 3 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Queda menos de una semana por delante, un horizonte desarbolado, con el debate de mañana como estrecho de Magallanes IGNACIO GIL ma. La efervescencia pro- Obama en algún momento tendrá su punto de inflexión. Un sondeo de Los Angeles Times da a McCain como preferido incluso por sectores del voto demócrata, más digno de confianza tanto en política exterior como interior. En economía, es 42 por ciento para McCain y 34 por ciento para Obama pero Hillary Clinton aventaja a McCain por nueve puntos. John McCain mantiene todas sus bazas respecto a la lucha antiterrorista y la salida a la situación iraquí. Toma cuerpo la tesis de que Obama se centraría en el Pacífico, aislándose de Europa y del polvorín del Oriente Medio. Para Europa, aumentaría el riesgo del fundamentalismo islamista en África del norte y la necesidad de converger de algún modo con Rusia, por razones energéticas, por ejemplo. La idea de que esa opción significaría un renacer europeísta prologa un nuevo neutralismo, epitafio del atlantismo. Europa como maniquí chic posando en un escaparate. LA SEMANA EN UN BLOC Segundo mandato L VALENTÍ PUIG a pauta de los dos mandatos consecutivos que la costumbre electoral dicta como expectativa no tiene fundamento físico ni metafísico aunque parezca regulada por un reloj biológico. Ahí anda Rajoy, buscando resolver el sudoku del ABC o entrever en las páginas de Marca el signo de los tiempos. ¿Tiene Rajoy un mejor instinto de actualidad que Zapatero? Quizás Zapatero crea más en sí mismo, entre otras cosas porque un registrador de la propiedad nacido en Pontevedra es alguien educado en hacer uso metódico del sentido del ridículo. Incluso las manifestaciones de la voluntad han de ser expresadas proporcionadamente. Zapatero, aunque ha sabido disimularlo durante tiempo, tiene el adiestramiento propio de la lucha interna de un partido político. Así se hizo en León y así se mantuvo en su escaño aprendiendo a olfatear el viento todas las mañanas. Queda menos de una semana por delante, un horizonte desarbolado, con el debate televisivo de mañana lunes como estrecho de Magallanes. to asistencial para que su autoestima no se nuble por completo. Es el post- machismo. Hay que consentirle al hombre cierto engreimiento pueril, un átomo de vanidad satisfecha, para que no se desintegre. Culturalmente, estamos en las antípodas de la violencia de género. Lo que debaten las tres amigas es una evolución ya más avanzada de la relación entre hombre y mujer. Se entiende que las tres amigas eligieron a sus parejas y no al revés. Ya no han necesitado competir con el hombre y su capacidad adquisitiva está consolidada. Las tres llevan pantalones de cuero, apagan los cigarrillos a medio fumar y se saltan el postre. La viuda Cliquot rancia exportó el año pasado más de 150 millones de botellas de champán. Un país así puede permitirse tener un Sarkozy y una Ségolène. Los chinos se apuntan a la burbuja, con un 30 por ciento más de compras, hasta 650.000 botellas. Van por detrás de los Emiratos Arabes pero dénle un año al comunismo capitalista y agota las reservas de Taitinger. F Azorín se apea A Masa encefálica or dónde andarán los sabios universales que Caldera contrató para el programa socialista? De hecho, ninguna idea innovadora, ni el menor pensamiento, hábitos y leyes de la inercia. ¿P Obamanía Post- machismo T E res damas aguerridas comparten un arroz con verduras. Llegan retazos de una conversación sobre un negocio en el que son socias y luego hablan de hombres. Al sacar el humo del cigarrillo rubio por la nariz, una de ellas expone su tesis antropológica: el género masculino está tocado del ala y requiere de un poco de afec- ra imprevisible que Hillary Clinton tuviese que optar por el victimismo. De repente, dice que Obama es un adversario artero y el periodismo norteamericano la causa de sus dificultades para la nominación demócrata. Incluso algunos cerebros del think tank que se suponía dedicado a elaborar estrategias para Hillary Clinton- -el Centro para el Progreso Americano -resultan tener un corazón que late por Oba- zorín observa la refriega electoral: Un extranjero- -supongámosle holandés- -viene a estudiar la política de nuestro país. Pregunta si hay algún manual. No, aquí no hay manuales de eso le responden. Se propone consultar libros de historia. No lo crea necesario. A los políticos no les interesa la historia le dicen. Como lector de Fenelón, el viajero holandés lo deplora. Un discurso sin orden no es un discurso. Un político tiene que ser un artista de densidad consciente. ¿Editarán en Holanda las impresiones del viajero? Vacío y gárrulo ha anotado sobre la personalidad de un candidato. ¿Habrá constatado la falta de oradores? En el siglo XVI, tenemos en España a dos grandes oradores: uno, Juan de Ávila; otro Fray Luis de Granada. Torcimientos, siniestros manejos y maldades que en los demás ciudadanos quedan en la sombra, jamás pasan inadvertidos en un político. El viajero ha llegado fuera de tiempo para seguir el debate parlamentario sobre el Concordato vpuig abc. es