Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE Dmitri Medvédev, sucesor designado de Putin para la presidencia rusa, en una imagen de diciembre de 2007, cuando era jefe de Gazprom AP Gazprom POR RAFAEL MAÑUECO. CORRESPONSAL EN MOSCÚ El corazón del poder ruso Dmitri Medvédev, sucesor designado por Putin para presidente de Rusia ha estado en la dirección de Gazprom desde 2001. Y es que Gazprom es mucho más que el consorcio empresarial del gas. Es un instrumento de poder tan determinante como el Ejército o el nuevo KGB usia es el país más grande del planeta, sigue siendo una potencia nuclear y es uno de los cinco miembros del Consejo de Seguridad. Su poderío descansa sobre tres pilares: las fuerzas armadas, los servicios secretos y Gazprom, el primer productor mundial de gas. Pero Gazprom es más que un poderoso consorcio energético. Es el cimiento más robusto del Estado ruso y, en perspectiva, constituye la apuesta estratégica del Kremlin para el futuro. De momento, Gazprom es ya el corazón del poder ruso, su núcleo duro. Dmitri Medvédev, que hoy debe ser elegido presidente de Rusia, encabeza el consejo de accionistas del consorcio desde junio de 2002. Entonces llevaba ya un año como numero dos de la empresa. Se rumorea que cuando tome las riendas del poder, su puesto en Gazprom será ocupado por el actual jefe del Estado, Vladímir Putin, que sería también jefe de Gobierno. R La URSS fue una gran potencia gracias a sus tropas. Diezmado tras el derrumbe del régimen comunista, el Ejército Rojo no volverá a ser lo mismo en mucho tiempo. Rusia tampoco puede competir con Occidente en tecnología, salvo en el ámbito espacial o en el de la industria armamentística. El único campo en el que el gran país eslavo juega con clara ventaja es en el de las materias primas, gas y petróleo en primer lugar, presentes en enormes cantidades en sus numerosos yacimientos. Putin lo entendió perfectamente nada más llegar al poder. Desembarcó en el Kremlin con todos sus antiguos colaboradores de San Petersburgo, muchos de ellos antiguos espías como él. Su primer objetivo fue apoderarse de Gazprom. La misión fue llevada a cabo en poco tiempo y con un éxito abrumador. El gigante energético, cuyo 50 de las acciones más una pertenecen al Estado, es hoy día la joya de la corona rusa, el principal instrumento de presión económica del Kremlin, tan- El gigante Primer productor mundial de gas. Genera el 8 del PIB de Rusia Posee varias televisiones, radios y periódicos, como el canal NTV, la emisora Eco de Moscú y el rotativo Izvestia Una red de inmobiliarias y varios Bancos controlados a través de Gazprombank forma parte también de su negocio Es el más potente instrumento de presión económica de Rusia to dentro como fuera de Rusia. El 20 del presupuesto del Estado ruso lo aporta Gazprom. La empresa suministra más del 25 del gas que se consume en la UE y el 20 del que se emplea en el resto del globo. Su capitalización alcanza los 350.000 millones de dólares, lo que la convierte en la cuarta empresa más importante del mundo, genera el 8 del PIB de Rusia y produce anualmente 656.300 millones de metros cúbicos de gas, 100.000 más que todas las empresas estadounidenses juntas. Controla el 17 de las reservas mundiales de gas y el 60 de las existentes en Rusia. Gazprom influye en los fallos judiciales y hasta en el resultado de las convocatorias electorales. Su dinero sirvió para apuntalar en Ucrania la candidatura del Víctor Yanukóvich. Ha servido también para ayudar a Putin a silenciar a los medios de comunicación díscolos. A través de su filial Gazprom- Media fueron adquirir canales de televisión como NTV la legendaria emisora Eco de Moscú o rotativos tan carismáticos como Izvestia De ahí la mala imagen que tiene Gazprom en Europa y los muchos recelos que suscita una excesiva dependencia de sus hidrocarburos. La dependencia es siempre de ida y vuelta, los europeos pueden depender de nuestros suministros, pero nosotros también de los beneficios que generan esas ventas. Es una cuestión en la que tiene que haber confianza mutua señala Serguéi Kupriánov, portavoz del consorcio ruso. Pero Bruselas preferiría que Rusia liberalizase el sector de la energía, para hacerlo más fiable, y desmantelara Gazprom. Putin ha repetido hasta la saciedad que algo así no sucederá y que, si Europa quiere gas ruso, tendrá que aceptar a Gazprom tal y como es, es decir como un monopolio omnipresente. Por ley, el consorcio monopoliza la exportación y el transporte de gas. Además, acapara en Rusia el 85 de (Pasa a la página siguiente)