Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 2 08 CLAVES DE ACTUALIDAD A plena luz Besos para la historia (Viene de la página anterior) Sarkozy besa a Carla Bruni en un café de Versalles- -la historia siempre regresa- -un día después de su boda REUTERS Muérete de envidia, Cécilia Mientras come perdices con Carla Bruni, Nicolás Sarkozy baja al 36 por ciento su índice de aceptación en Francia (en septiembre llegaba al 57) Tanta exhibición de manos en la cintura, de sentimientos empalagosos o de lo que sea, al final no ha resultado positiva. Pero como la historia de amor (tonto no es) ha tenido lugar (o se ha conocido) una vez alcanzada y trincada la Presidencia, pues que les vayan dando a las encuestas. E incluso al manifiesto anti- Sarkozy firmado, entre otros (sin nombrarlo) por Villepin, Royal o Bayrou y en el que estos se oponen a toda deriva hacia formas de poder puramente personalistas, propias de una monarquía electiva y se le critica (sin nombrarlo, pero blanco y en tetrabrick) por no tener más programa que la promoción personal. El mira- la- novia- que- me- heechado- y- muérete- de- envida (dirigido al mundo o a Cécilia) ha acabado atragantado al personal. Disneylandia, Egipto, Jordania, París... Ça suffit Cuando tomó posesión de la presidencia francesa, besó a Cécilia (o Cécilia, desde su altura, lo besó a él) Con la nueva y express primera dama seré su esposa hasta la muerte los besos públicos y sobradamente preparados los da sentado, que sale mejor parado. La escena (no sin mis gafas de sol Ray Ban) tuvo lugar en una cafetería de los jardines de Versalles un día después de la discreta (o secreta) ceremonia del 2 de febrero en el palacio del Elíseo. Es un beso de balcón de una boda que no tuvo balcón. El beso versallesco del matrimonio es un nuevo ejemplo del discutido estilo presidencial sarkozyniano que, según su protagonista, acaba con la hipocresía y la mentira tradicionales de la política francesa. También está acabando Napoleón Lover (o sea, Sarkozy) con los nervios de los ciudadanos (franceses y extranjeros)