Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 2 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Rumasa Nueva vida en la colmena Cuando se cumplen 25 años de la expropiación del holding de Ruiz- Mateos, el clan ha cambiado el ruido mediático por la discreción. El patriarca ha dado el relevo a sus hijos para levantar un nuevo imperio empresarial POR M. A. BARROSO ueva Rumasa no tiene página web. Existe un blog (blog. ruizmateos. com) donde un administrador anónimo va incorporando textos o archivos sonoros referidos a la expropiación. Es posible que añada estas páginas. O no. Rocío, una de las hijas de José María RuizMateos, lleva los temas de prensa, pero no se prodiga. No vamos a hacer ninguna declaración Su padre hace tiempo que tomó la decisión de estar en la sombra, trabajando, que es lo que siempre ha hecho Los datos financieros, a cuentagotas. Hay otro estilo. La incontinencia de antaño- -el céle- N bre ¡Yo te pego, leche! a Boyer- -ha sido sustituida por la discreción, la prudencia y la cautela. Nada de apariciones ante la prensa disfrazado de Superman, ni de aventuras políticas- -recordemos que su agrupación obtuvo dos escaños en las elecciones al Parlamento Europeo de 1989- ni de anuncios televisivos donde el empresario salía en actitud galante junto a una actriz de sospechoso parecido con Isabel Preysler. La abeja, símbolo de Rumasa, ha construido con esfuerzo una nueva colmena. Pero esta vez, insonorizada. El patriarca ofreció una rueda de prensa en julio pasado en Ma- drid tras abandonar, por problemas de salud, la prisión de Alcalá Meco, donde cumplía una condena de tres años por los delitos de insolvencia punible y alzamiento de bienes a través de la compra de la agencia de viajes Mundo Joven Rodeado de su familia y sentado tras una mesa bien servida de yogures, batidos, briks de leche, chocolates y otros productos de su nuevo imperio, José María Ruiz- Mateos mostraba en su rostro una mezcla de fatiga y satisfacción por haber sobrevivido a tantos pleitos y disgustos. Aquel acto tuvo mucho de reivindicación y relevo generacional. Nueva Rumasa, que empezó a levantarse a principios de la década de 1990 tras los intentos infructuosos por recuperar el holding anterior, está gestionada por sus seis hijos varones: Zoilo, José María, Alfonso, Pablo, Javier y Álvaro. Todos son buenos sostiene, orgulloso, el jefe del clan. El menos bueno soy yo, y soy buenísimo. Entonces, ¿cómo serán ellos? Hay un hecho incuestionable: un cuarto de siglo después de aquel terremoto del 23 de febrero de 1983, la familia puede presen- Portada de ABC del 24- 2- 1983 en la que se informa de la expropiación de Rumasa, y del 4- 5- 1989 en la que se hace una interpretación gráfica del intento de agresión de Ruiz- Mateos a Boyer en un juzgado de Madrid Un cuarto de siglo después del terremoto la familia posee un centenar de empresas con 9.000 empleados y una facturación- -sólo en la división agroalimentaria- -de 700 millones