Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 D 7 LOS DOMINGOS DE Manifestantes musulmanes expresan en Copenhague su descontento por la publicación de caricaturas de Mahoma en la prensa danesa rriendo de su tienda de productos marroquíes para no perderse la oración de media mañana en la mezquita de Norrebro, hace un tiempo no habría llamado la atención: ahora a muchos daneses les irrita, y- -lo que es nuevo- -no se lo callan. Morten Messerschmidt, portavoz de asuntos europeos del Partido Popular Danés (DF) lo tiene claro también: Los daneses han dejado de pensar que la culpa de que la integración no funcione es suya y están abriendo los ojos, se dan cuenta de los problemas se crean cuando no se quiere aceptar la realidad. No es razonable que una minoría que insiste en no aceptar los valores de la sociedad democrática quiera imponernos los suyos El DF es un partido de extrema derecha, que apoya desde fuera al Gobierno liberalconservador de Anders- Fogh Rasmusse, que depende de sus diputados para mantener la mayoría. Probablemente no lograrán que se aprueben todas sus propuestas de restringir la llegada de nuevos emigrantes musulmanes, pero lo intentarán: A mí no me molesta que me digan que soy islamófobo, porque reconozco que lo soy El Gobierno está obligado a buscar maneras más suaves para resolver un problema que existe, y la ministra de integración Birthe Ronn Hornbech se ha reunido con los principales representantes de las organizaciones islámicas. Pero a efectos reales, no ha servido de gran cosa. Mientras que para el portavoz del centro islámico Wakf Ahmed Harby, ha sido una reunión emblemática, tan satisfactoria que se acuerda perfectamente de las dos horas y 20 minutos que estuvo en el despacho de la ministra y de la atmósfera positiva que detectó, la líder del Partido AP Los daneses ya no nos creemos culpables de que la integración no funcione. Una minoría que no acepta los valores democráticos no puede imponernos los suyos Popular Pia Kjarsgard ha dicho que le parece tonto e inocente pensar que puede salir algo constructivo de una reunión así Hasta Naser Khader, un diputado de origen musulmán que por ello se ha hecho muy famoso en Dinamarca, ha dicho que las organizaciones islámicas son especialistas en decir una cosa y hacer otra Otro de los cambios desde el año pasado es que el imán de la mezquita más importante de Copenhague y el que llevó a Egipto la polémica de las caricaturas, Abu- Laban, ha muerto. Sin su liderazgo, la capacidad de influencia de la comunidad se ha reduci- do bastante, pero no la actividad de los fieles. Anteayer, en la oración del viernes se leyó un comunicado en árabe y danés para contar a los fieles los resultados de la reunión: exigen que se detengan lo que consideran leyes de excepción invocad as en la lucha contra el terrorismo y piden diálogo para una integración sin renunciar a nuestras tradiciones islámicas Y la guinda de su propuesta es la convocatoria de una gran conferencia internacional entre Dinamarca y el mundo musulmán para establecer un diálogo civilizado que nos lleve a las raíces del problema Es posible que hace diez años una propuesta como ésta hubiera tenido más resonancia. En estos tiempos no parece que quede mucho espacio para ese diálogo civilizado Al menos, con nosotros que no cuenten responde Messereschmidt