Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 2 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Cuba Renace el espejismo de la Perestroika (Viene de la página anterior) ción, capitalismo, perestroika y hasta raulismo- -a la vuelta de la esquina. Espejismos. Tal el nombre del juego. Raúl Castro lo pone a rodar a cada rato. Nos pasamos el año pasado completo con el espejismo de los intelectuales y de lo que pasó hace casi 40 años con el caso de Heberto Padilla y, en paralelo, cuando a los escritores de filiación homosexual se les negó el pan y el agua (es una metáfora, no se alarmen: siguieron consumiendo de ambos) La maniobra resulta muy productiva y no se gasta. Mira que la usan veces. Y siempre obtienen los mismos resultados: ganan tiempo, obtienen respetabilidad, dan la sensación de democratización inmediata y suman adeptos, y de nuevo son noticia internacional. Pero si algo no es factible que ocurra en ese país, al menos en vida de Fidel, es ninguna clase de apertura. Yo quisiera que ustedes hubiesen visto la cara de Fidel Castro, como yo lo tuve a unos metros de distancia, el domingo 11 de noviembre de 1987, cuando descendió en el aeropuerto José Martí después de su viaje a la URRS de Mijail Gorbachev. No le había gustado nada lo que había visto. Fue la primera vez, hasta donde tengo conocimiento, que entre un grupo de íntimos avizoró el desmerengamiento de la Unión Soviética, o por lo menos que una apertura sin control desembocaría allí en una contrarrevolución. Mi información actual es que, lejos de estar produciéndose una apertura democrática en Cuba, lo que está en aumento es la represión. Y, de modo singular, con quien se ha incrementado la presión del puño de hierro es con los viejos revolucionarios. No escapa nadie y las advertencias son claras. Y van casa por casa. No van a tolerar ningún desliz. Difícil fórmula esta de tragarse una apertura sobre la base del más frío y calculado control de toda la población. Conozco de muy buenos y viejos amigos, la vieja y noble tropa, cuyos integrantes han sido visitados y han sido perfectamente advertidos. En consecuencia, ellos mandan mensajes de que, por lo pronto, hay que enfriar la relación. No más llamadas telefónicas ni mensajes subliminales por la Internet. No obstante, acepto que Raúl siempre ha tenido una mala cabeza respecto a estos debates públicos. Todo el sistema de la Revolución Cubana esta montado sobre una base rigurosamente ideológica y donde esto se ponga en crisis, Frío y calculado control Niños cubanos aguantan el retrato del líder en el 155 aniversario de la independencia el derrumbe será inevitable. Raúl se pone en ese jueguito con harta frecuencia pero era razonable en una época en que contaba con un Fidel en pleno uso y disfrute de todas sus facultades. Me pregunto si ahora no tiene una cierta inconciencia de que está retozando con la pelotita de nieve. A la que yo le doy muy poco tiempo para que se convierta en un alud desbastador. Las ansias de apertura democrática que comiencen en una de esas asambleas terminan muy prontamente en nuestra caída del muro de Berlín. En épocas de Fidel, claro, había la lógica de que lo hacía también para llevarle la contraria al hermano y, con la fabricación de pequeñas crisis, ganar por aquí o por allá algunos espacios políticos para su propio programa de socialismo ortodoxo. Por eso es lo extraño de estos brotes perestroikianos que él está impulsando. Y lo que obliga a pensar que están minuciosamente diseñados desde el inicio. Si a Mi información actual es que crece el puño de hierro con los viejos revolucionarios. No escapa nadie. Y van casa por casa. No van a tolerar ningún desliz Chinos y vietnamitas habrán explicado a Raúl los beneficios de una economía próspera para el mantenimiento del aparato político. Por ahí vendrán las señales de cambio