Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE Un vuelo espectacular Dennis Tito, magnate norteamericano y ex ingeniero de la NASA, fue el primer turista del espacio. Tito pagó 20 millones de dólares a la Agencia Espacial Rusa por el entrenamiento, viaje y estancia en 2001 en la Estación Espacial Internacional. Al mismo destino ya han viajado otros cuatro turistas. Actualmente la empresa Zero Gravity ofrece, por 3.500 dólares, unos segundos de ingravidez a bordo de un Boeing. Virgin Galactic llevará a sus pasajeros a un vuelo suborbital, y de un modo regular, a partir de 2009. En principio, las dos naves despegarán del Spaceport de Mojave (California) con una tripulación de cuatro pilotos (dos en cada una de ellas) y seis pasajeros. La nave nodriza WhiteKnight 2 iniciará el despegue con la SpaceShip 2 acoplada en su parte inferior. Tras unos 45 minutos de vuelo, se alzanzará una altura de 15,24 Km. En ese momento, cuando el cielo empieza a oscurecerse y se vislumbra la curvatura de la Tierra, se separarán las naves. La SS 2, con los turistas a bordo, caerá al vacío durante unos segundos hasta que se produzca la ignición del motor que la propulsa hacia el espacio. En sólo 90 segundos, a una velocidad de 4.000 Km por hora, llegará a una altura de 110 Km. El motor entonces se apagará y los pasajeros disfrutarán de cuatro minutos de gravedad cero y contemplarán por las ventanillas panorámicas una visión única de nuestro planeta. El lotero de Sort, rey de los gordos de Navidad en los últimos años, será el primer turista espacial español proyectos... y no me quedó ninguna duda de que tenía que vivir esa experiencia pese al alto precio del pasaje 141.000 euros, más de 23 millones de pesetas Yo seré la pasajera número 142- -comenta Ana Bru- -y mi marido, Ramón Segarra, tiene el número 147. Richard Branson nos llama la pareja espacial Ana es la hija pequeña del empresario Lluís Bru que, en la década de los años 50, revolucionó el sector de los electrodomésticos con la compañía Lavadoras Bru. En 2005 ella fundó la agencia BRU BRU, especializada en viajes de lujo. Antes había abordado otros retos, pero éste me parece increíble, maravilloso... Uno se imagina que, aparte del dinero, para volar en esas naves habrá que pasar unas duras pruebas. Las pruebas más que duras son rigurosas- -matiza Bru- La seguridad es algo esencial en este proyecto, como es lógico, y hay que superar distintas pruebas físicas y médicas. Pero yo, después de estar en el simulador de Nastar en Filadelfia, he descubierto que lo que más me gusta es la velocidad supersónica. Si la experiencia en la centrifugadora es única, no quiero pensar lo que será cuando uno suba en el vuelo real. Lo de la centrifugadora es fascinante- -dice Gabriel- Es increíble. A mí ya me han dado el certificado de haber superado todas la pruebas. También tuve que realizar un curso para aprender una serie de normas y protocolos, y acudo a los encuentros que Richard Branson hace con la gente de este club galáctico En breve tendremos un encuentro en Suecia y luego otro en EE. UU. y, aunque los gastos corren por nuestra cuenta, el precio final estará amortizado porque seré el primer español en hacerlo y además me servirá para promocionar la Fundación de la Bruja de Oro mi proyecto más querido. Esta Fundación tiene como objetivo ayudar a los niños con Síndrome de Down y también a otros colectivos de enfermos inusuales. La primera ayuda de nuestra Fundación ha sido para David, un niño de 3 años de Tarragona que fue tratado en Pamplona y que dentro de poco viajará a Inglaterra... Yo estoy acostumbrado a dar grandes premios con la lotería, pero éste es sin duda nuestro gran premio. Cuando consiguió su plaza para el viaje, Gabriel tuvo la idea de organizar un peculiar concurso: seleccionar distintos deseos de los españoles para luego lanzar el mejor de todos al espacio. Entre la gira que hicimos por España y lo que nos llegó por internet sumamos más de 50.000 deseos. Al final el deseo ganador fue el de un muchacho de Oviedo que quería poner el nombre de su novia a una estrella. Como al espacio realmente no se puede lanzar nada, ni siquiera un deseo, contactamos con una empresa americana y hoy ya hay una estrella que lleva el nombre de su chica. Y, ¿cuál va a ser su deseo particular para ese día tan esperado? Lo principal para el día del vuelo es que todo vaya bien. Uno lo que tiene que hacer es disfrutar del momento al máximo. Hasta ahora hay 200 personas en todo el mundo (entre ellas el físico Stephen Hawking) que tienen confirmado un pasaje para viajar en las naves de Virgin Galactic. En España ya son más de diez los turistas espaciales- -comenta Ana Bru- Yo volaré, si todos los test previos son satisfactorios, en el primer semestre de 2009 y ya estoy deseando que llegue la fecha. Club galáctico Richard Branson y Ana Bru