Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 2 08 EN PORTADA Cuando González tomó el pelo a Bono PREPUBLICACIÓN MERECE LA PENA DE ROSA DÍEZ ETA pide una tregua a la Justicia En este pasaje de su libro Rosa Díez relata cómo en octubre de 2004 le cuentan que ETA está negociando con el Gobierno y exige que Garzón firme los acuerdos alcanzados. La banda sabe que si la Justicia actúa con diligencia, desaparece su margen de maniobra n octubre de 2004, celebramos una reunión en Madrid en el Ministerio del Interior, porque yo conseguí ser ponente de un informe muy importante en la Comisión de Libertades Civiles, Medidas europeas de política antiterrorista Entonces le pido al ministro del Interior Alonso que convoque en el Ministerio a una serie de personas para llevar una posición de liderazgo a Europa. Porque creo, y así lo explico, que España es quien tiene más y mejor experiencia en política antiterrorista (porque a mí me parece ejemplar lo que hicimos en la legislatura anterior) y hemos de ejercer el liderazgo. Tenemos prestigio como país en ese sentido. Debemos ser no sólo los que llevemos el informe, sino que avancemos en ese informe cuestiones en las que Europa todavía no ha avanzado. El Ministerio invita- -después de haber hablado con Fernando Reinares, entonces asesor del ministro en materia terrorista- -a gente que no está en el Ministerio como Baltasar Garzón, Aurelio Arteta, Mikel Buesa, Joseba Arregui, otros profesionales del Ministerio de Exteriores, de Defensa y de Justicia. La reunión la preside el Secretario de Estado Antonio Camacho hasta que llega el ministro (era viernes y había Consejo de Ministros) Alrededor de la mesa hay gente interesante, que conoce el tema desde distintas perspectivas, y entre todos fijamos la orientación del informe y su alcance. Pero ese mismo día, cuando iba de Bilbao a Madrid, me llamaron por teléfono y me dijeron: Hay un rumor fortísimo que llega de la Guardia Civil, y de Francia. Me dicen que hay conversaciones, con el PSOE y Gobierno, que están negociando y que están llegando a acuerdos. Me dicen que ETA ha exigido que Garzón firme el acuerdo. ¿Garzón? Sí- -continúa mi fuente- porque está el proceso 18 98, porque quien tiene a la cúpula trincada es Garzón, y porque quien ha impulsado la doctrina de que la izquierda abertzale es ETA es Garzón. Esto no puede avanzar si Garzón sigue adelante con el proceso, si es así, esto no vale. Y éstos LA ETA dicen que no vale con que el Gobier- E El juez Baltasar Garzón no esté de acuerdo, que tiene estar de acuerdo Garzón. Es decir, están pidiendo que la justicia se declare en tregua. Tienen el acuerdo de que el Gobierno se va a declarar en tregua, pero están pidiendo que... Entré en la reunión después de esta conversación y ya estaban todos sentados. Nos pusimos a trabajar y, en una especie de receso, cuento al Secretario de Estado y a Reinares lo que me acaban de decir por teléfono. Les digo que son gente bien informada. Antes de entrar en la reunión llamé a Alfredo para contárselo, y él le quitó importancia. Yo le dije que no lo creía, pero que podría haber filtraciones. Me insiste en que hay mucha gente dando el pego y ofre- IGNACIO GIL ciéndose como interlocutor Le confieso mi preocupación por ese grado de concreción respecto a que Garzón esté de acuerdo, me preocupa que ETA pida eso, para llegar a eso han tenido que avanzar mucho las conversaciones. Pero Alfredo repetía: Bah, bah... Ni caso Y entré en la reunión. Cuando terminamos nos fuimos a comer hacia Riofrío. Yo iba andando por la calle con Arregui y con Garzón, y se lo conté a los dos. Garzón me dijo: Hombre, claro, es que saben que mientras nosotros LA JUSTICIA estemos allí, apretando con la ley, no tienen nada que hacer. Ha pasado el tiempo, y a la vista de lo que ha ido ocurriendo me pregunto ahora: ¿por qué se fue Garzón a Estados Unidos? Me dijo que se iba porque no quería estar, por las cosas que iban a ocurrir. ¿No se iría precisamente para estar más libre desde allí? Ese informe que empezó así de bien, así de ambicioso, así de consensuado, me lo boicotearon en Bruselas. En principio lo atribuí a la mala baba de los de allí, cuando en realidad era porque aquí ya estaban en otra cosa, y no querían que en el informe se dijera, por ejemplo, que hay que reclamar que determinados delitos de terrorismo sean competencia de la Corte Penal Internacional y que por tanto no prescriban por considerarlos delitos de lesa humanidad. Entonces creí que tenía que ver con aquéllos. Pero hoy sé que tiene que ver con éstos. A mí no me quitaron de en medio porque estuviera llevando esos temas, no fue porque estuviera en contra de la política antiterrorista de Zapatero; todavía no me había dado tiempo. Ese informe lo estaba llevando con Interior y con Justicia, fundamentalmente con Interior. Me quitaron porque ya estaban en otra cosa y yo había ido demasiado lejos. Lo que parecía una ficción, la petición de ETA ya en 2004 de que lo firmara Garzón, resulta tener toda la verosimilitud. ETA sabe que si la justicia actúa no hay nada que hacer. Lo que ETA le pide al Gobierno, que es la impunidad, el Gobierno no se lo puede dar. Por eso ETA pide que la Justicia se declare en tregua.