Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 2 08 GENTE BEATRIZ CORTÁZAR Al punto Preparadas para los Goya Penélope Cruz, en la pasada edición de los Goya, en plan actriz glamourosa como corresponde a la magia del cine asta no hace mucho, cuando se acercaba una gran ceremonia como es la gala de los Goya las actrices españolas se ponían de los nervios sólo días antes ante la duda de qué vestido lucir sobre la alfombra roja, que algunos años se empeñan en poner de verde. En las primeras ediciones de estos galardones de la Academia de las Artes y las Ciencias la mayoría iban a su boutique de costumbre para que les dejara algún conjunto de fiesta. Las más pudientes se lo costeaban, las menos siempre tenían una amiga a la que saquear el armario. De esos tiempos de anti glamour se ha pasado a un estilo mucho más hollywoodiense y hoy, salvo excepciones, es muy raro ver a una de las nuestras vestida de cualquier manera. Bueno, de cualquier manera sí, pero al menossiempre con alguna firma de algún diseñador que busque en ese escaparate del celuloide su mejor valla publicitaria. Sin duda una de las pioneras en hacer que los Goya fuera una noche más hermosa fue Penélope Cruz. Siempre le gustaron los trapitos (hasta montó su propia tienda en Madrid, que ha tenido que cerrar) y en seguida aprendió que las grandes celebridades nunca pueden ir con vestidos de otra temporada y sin una etiqueta de renombre. Tras pasearse por la alfombra roja de Hollywood y tomar nota de cómo se las gastan allí las artistas (ellas y ellos, que con la espesura supuestamente natural ya no se va a ninguna parte) realizó varias apariciones espectaculares durante sus escalas en los Goya poniendo el listón FOTOS: DE SAN BERNARDO H Silvia Abascal, otra actriz que cuida su imagen, en los últimos Goya. La alfombra verde tuvo muchos detractores en la anterior gala más alto y superando hasta los sybillas de Marisa Paredes o los larraínzar de Aitana Sánchez Gijón, las más elegantes durante sus años como presidentas de la Academia. Pero en el 2008 las actrices españolas ya no sólo se pasean por los showroom de Dior, Chanel, Loewe, Carolina Herrera, Gucci, Versace, Dolce Gabbana, Bernhayer, Hanníbal Laguna o Juana Martín (por citar algunos habituales) sino que su ritual ante la gran noche del cine va más allá, directo a la piel, y de ahí que durante estos días