Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE Vista aérea del pequeño pueblo de Os de Civís, una remota localidad hasta que el turismo la rescató Os de Civís TEXTO Y FOTO: CÉSAR JUSTEL A la vera de Andorra No sólo de nieve viven estos bellos parajes catalanes y andorranos. Aquí está la mayor superficie esquiable del Pirineo, pero también hay rutas senderistas, lagos, ríos y arte románico n el pueblo leridano de Os de Civís vivían, a principios del siglo XX, unas 150 familias que tuvieron que abandonar el lugar poco a poco. Dicen que, cuando el pueblo estaba casi deshabitado, llegó el milagro de la mano del turismo, y hoy es uno de los más bellos y mejor conservados pueblos pirenaicos. Por lo visto, los campesinos de Os de Civís tenían problemas de pastos con la cercana Andorra, sobre todo con los vecinos del pueblo de Pal que reclamaban los montes que les separaban. Los enfrentamientos eran cosa corriente. Así que, para acabar con ellos, los respectivos alcaldes decidieron enfrentar a dos campeones. Los andorranos alimentaron al suyo con leche y carne, en cambio los de Os de Civís al suyo sólo le dieron carne- -sin más adornos- El enfrentamiento tuvo lugar en el coll de la Botella y ganó el de Os de Civís, que al fin fue la que se quedó con los pastos. Os de Civís conserva la iglesia E románica en la parte alta, y su torre debió de pertenecer al antiguo castillo. El pueblo ha vivido de la ganadería, aislado hasta de la propia provincia leridana a la que pertenece. Los mayores del lugar todavía recuerdan cómo había que bajar en caballería hasta el cercano Sant Julia para comprar los víveres. Y aún hoy en día el acceso es más fácil por Andorra que por Lérida. A su lado, Canòlich, Os, Bixessarri... son todos pueblos resucitados por el turismo, que levantó en ellos restaurantes y hoteles con la garantía de que tan bellos paisajes no podían fallar. Por el camino, que transcurre junto al río, al lado de un desfiladero de aguas turbulentas, sobre todo en época de deshielo, hay merenderos y, al torcer una curva, a 1.650 metros de altitud, aparece la pequeña localidad de Os de Civís. Sus casas son todas de piedra, pizarra y madera negra (las nuevas de madera amarilla) En el pueblo se han cuidado hasta los menores detalles, como las puertecitas de madera Agenda Alojamientos. Andorra Park Hotel, c Les Canals, 24; tel. (376) 877 777. Hotel Art, c Prat de la Creu, 15; tel. (376) 824 800 Para comer. Potajes como la escudella de lentejas y carnes, butifarra y chorizo a la brasa, costilla de cerdo. Borda Estevet- -carretera de la Comella 2 (al lado de la Avda. de Salou) -presume de cocina de montaña, carnes y pescados a la llosa (piedra) que se hacen sobre una teja de pizarra de las antiguas Por si va de compras. La carretera es un atasco en fines de semana tallada para ocultar los contadores de la luz o los cubos de la basura. El lugar es punto de partida de numerosas excursiones por los alrededores, entre cuyos hitos destacan Vall d Aos, coll de la Botella y coll de la Gallina. Se puede hacer bici de montaña, escalada deportiva o paseos a caballo. Y un último consejo: procure evitar los fines de semana. atestados de autobuses, la mayoría franceses. Si viaja en todoterreno y las pistas no están nevadas (suelen estarlo hasta principios de abril) se puede ir hasta Andorra. Estamos en la llamada Ruta del Contrabandista (en época de nieve abrían con los todoterreno la ruta por la que pasaban los alijos) El camino más bello pasa por el coll de Conflent (a 2.182 metros) la ermita de la Mare de Deu, las bordas o casonas para cazadores (jabalíes y ciervos) la cascada de Conflent, coll de la Gallina, la ermita de Canolic y, por fin, Andorra. En invierno es preferible- -muchos más realista- -viajar por la carretera nacional Quien visite el Principado se sorprenderá de la gran cantidad de iglesias románicas que alberga. Las mejores son las de Santa Coloma en Andorra la Vella, Sant Joan de Caselles en Canillo, San Martí en Ondino o Sant Climent en Pal. Este último es uno de los pueblos mejor conservados y cuenta con un Centro de Interpretación del Románico. En la capital se encuentra un puente medieval (algunos sostienen que romano) el de La Margineda, el más grande y bello de Andorra. Se dice que por aquí paso Aníbal con sus elefantes. El Principado tiene también curiosos museos, como el de Miniaturas, el Postal y el de Insignias en Ondino, el de las Dos Ruedas en Canillo, o el de Perfumes y el de Tabaco en Andorra la Vella. También a tener en cuenta, los centros termolúdicos (el Principado tiene las fuentes termales más calientes de los Pirineos) entre los que destaca el de Caldea, el llamado Templo del Agua con una extensión de 6.000 metros cuadrados.