Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 2 08 CLAVES DE ACTUALIDAD El entonces teniente coronel Francisco Franco, en su boda con Carmen Polo, en Oviedo. Era el 16 de octubre de 1923. Ofició como padrino el general Losada en nombre de Alfonso XIII. El padre de ella se oponía a la boda. Decía que unirla con Franco era como casarla con un torero, que nunca sabes si volverá con vida de la plaza Pero ella insistiría en que estaba predestinada para Paco A la derecha, la característica sonrisa de doña Carmen Carmen Polo POR ANTONIO ASTORGA Los abalorios del Régimen El 6 de febrero de 1988 se apagaba, discreta, la mujer que dudó en aceptar a Franco por los peligros de la profesión militar. Su familia se opuso al principio, pero ella estaba predestina a ser La señora le llaman Comandantín por su no privilegiada altura. Algún tiempo después, en una espicha Carmen Polo volvió a coincidir con su pretendiente. Conversaron brevemente, siempre bajo la mirada atenta de su ama de llaves. Yo creo que me enamoré de él el primer día que le vi, estaba predestinada Pero a su padre no le gustaba que mantuviera relaciones con un militar porque sería como casarla con un torero, que nunca sabes si va a volver con vida de la plaza Franco no cejó en el empeño, la cortejó y carteó, pero las madres superioras de las Salesas escondían la cartas de amor desesperado. Y la niña que soñó con ese amor como una existencia iluminada de alegrías y risas derramó sus primeras lágrimas de mujer por él, cuando Franco tuvo que regresar a África a organizar la Legión. Contraen matrimonio en octubre de 1923, apadrinados por el Rey Alfonso XIII, y permanecerán unidos 62 años. Tendrán una hija, en 1926, María del Carmen, y al estallar la Guerra Civil Franco las embarca rumbo a El Havre (Francia) con nombres fala señora de Meirás nació en Oviedo en 1900, fue educada en las Ursulinas, y en las Salesas se convirtió en una joven enérgica y dulce Carmen Polo conoció al único hombre de su vida cuando paseaba con sus primas por la calle Uría, de Vetusta, en un atardecer víspera de su decimoséptimo cumpleaños. En 1917 Franco regresa como comandante de Cuerpo de Regulares de Tetuán, y en Asturias las muchachas en flor L