Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE luntaria. Una semana después del primer boicot a productos judíos convocado el 1 de abril se redactó precipitadamente una Ley para la Restauración del Funcionariado Profesional que expulsó de la función pública tanto a los hebreos (salvo a los que habían luchado en el frente durante la Gran Guerra) como a los adversarios políticos. En enero de 1934 se aboliría oficialmente la soberanía de los Länder, destruida antes de hecho con el nombramiento de los gobernadores del Reich y la Ley de coordinación de 7 de abril Entre mayo y junio la oposición quedó laminada: el gobierno transformó el Primero de Mayo en una gran jornada nacional de Trabajo de carácter festivo, pero al día siguiente las brigadas de las SA y de la organización sindical nazi confiscaron los fondos y las oficinas del movimiento socialdemócrata de trabajadores. El mayor sindicato democrático del mundo quedó destruido en pocas horas, y sus militantes incorporados a la fuerza al Frente del Trabajo Alemán creado ex profeso como mero adorno coreográfico del nuevo régimen. Después de que el Reichsbanner se autodisolviera y los líderes del SPD marcharan al exilio, el partido quedó oficialmente disuelto el 18 de junio. El resto de las formaciones políticas corrió la misma suerte: millares de conservadores y nacionalistas (los jocosamente denominados Märzgefallene o caídos de marzo emprendieron una apresurada incorporación al partido nazi, dejando a sus partidos tradicionales en virtual trance de muerte. Aunque el Zentrum resistió un poco más, el apoyo brindado públicamente al régimen por la jerarquía católica en una pastoral colectiva leída en las iglesias a inicios de junio precipitó la disolución del partido el 4 de julio. Una semana después, la Ley Contra la Nueva formación de Partidos dejó al NSDAP como único partido legal de Alemania. Con honrosas pero escasas excepciones, también los intelectuales claudicaron. El acontecimiento simbólico de su capitulación tuvo lugar en las universidades alemanas la noche del 10 de mayo, cuando la Asociación de Estudiantes Alemanes, con apoyo de la organización estudiantil nazi, de la policía y autoridades locales procedió a un público auto de fe de las obras de aquellos autores que resultaban inaceptables para el régimen. El poeta romántico judío- alemán Heinrich Heine, cuyas obras también estaban siendo pasto de las llamas, había escrito en 1820: Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres Rendición y exilio Estado en que quedó el Reichstag tras el incendio del 27 de febrero. Episodio que desencadenó la histeria nazi contra el régimen ABC