Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE Uno de sus mayores éxitos fue la desarticulación del comando Madrid que dirigía el pistolero De Juana Chaos, autor de más de 20 asesinatos en año y medio que habían elegido los pistoleros Mikel Goikoetxea, Txapela y José Luis Eciolaza Galán, Dienteputo tras advertir la presencia policial desde la ventana. Oculto en el rellano, Txapela disparó en la nuca y a bocajarro a la joven policía, que murió en el acto. Ballesteros, que la conocía y admiraba su coraje, prometió que no descansaría hasta poner a los asesinos a disposición judicial. No logró este propósito, porque Txapela fue asesinado en diciembre de 1983 por mercenarios de los GAL, cuando servía txikitos como camarero en un bar de San Juan de Luz, mientras que Dienteputo permanece en la dirección de la banda. Tras la llegada del PSOE al poder, en octubre de 1982, Manuel Ballesteros cesó en su cargo, pero pocos meses después, el entonces ministro del Interior, José Barrionuevo, y su secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera, lo recuperaron para la lucha antiterrorista como jefe de Operaciones Especiales. Posteriormente fue designado director del Gabinete de Información de Interior. Uno de los mayores éxitos policiales contra ETA cuando Manuel Ballesteros estaba al frente de la lucha antiterrorista fue la desarticulación, el 16 de enero de 1987, del comando Madrid que dirigía el pistolero José Ignacio De Juana Chaos. Un grupo de alimañas que provocó en año y medio 22 muertos. Su atentado más sangriento fue el perpetrado el 14 de junio de 1986 en la plaza de la República Dominicana, en el que murieron doce guardias civiles. Como hombre de confianza de Rafael Vera, Ballesteros participó en los preparativos, los trabajos de cocina de las conversaciones celebradas por el Gobierno y ETA en Argel, en los primeros meses de 1989. Para ello, se reunió con el entonces máximo cabecilla de la banda, Domingo Iturbe, Txomin El comisario duro, frío y calculador supo adaptarse para convertir la situación tensa en distendida. Yo no pensaba que usted era así, un bicho sanguinario comentó el policía al dirigente etarra en la etapa más cruenta. Pues con tu fama de torturador, tampoco creí que fueras así- -le respondió Txomin Lo que hubiéramos dado por engancharte y matarte cuando eras jefe de la lucha contraterrorista; después de conocerte, me costaría trabajo Cocinero en Argel Atentado perpetrado por el comando Madrid bajo la dirección de De Juana en la plaza de la República Argentina rector de la Comisaría General de Información. Su paso por este puesto clave en el combate contra el terror fue efímero, ya que dimitió después de que el juez decretara prisión preventiva para cinco policías que habían participado en los interrogatorios al pistolero del comando Madrid Joseba Arregi Izagirre, muerto en febrero de 1981 como consecuencia de los malos tratos sufridos en comisaría. Quienes le conocieron aseguran que Ballesteros tenía un estricto sentido de la lealtad, que le impulsaba a proteger a su gente, sobre todo en situaciones extremas, y ello le acarrearía más problemas con la Justicia. Por ejemplo, en 1985 sería condenado por la Audiencia de San Sebastián a tres años de suspensión de su cargo por el delito de denegación de auxilio a la Justicia, al negarse a revelar la identidad de tres confidentes que el 23 de noviembre de 1980 cruzaron precipitadamente la frontera, minutos después de un atentado en un bar de Hendaya, en el que murieron tres súbditos franceses. Ballesteros defendió la inocencia de sus colaboradores y justificó su huida para evitar ser detectados dentro del amplio despliegue de la Policía gala tras el atentado atribuido al Batallón Vasco Español (BVE) Sin embargo, después el Supremo le absolvió. El Gobierno de UCD, con todo, le convenció para que en 1981 dirigiera el recién creado Mando Único de la Lucha Antiterrorista. Como las siglas MULA podría dar paso a un sin fin de rechiflas en un asunto especialmente trágico, al final el nuevo órgano para combatir a ETA se denominó Mando Unificado de la Lucha Contraterrorista (MULC) Ballesteros fue reforzando los Servicios de Información, especialmente los destinados en el País Vasco, Navarra y Madrid. Un trágico hecho marcó de manera especial la vida de este comisario duro y calculador. Ocurrió en la noche del 16 de junio de 1981 ABC Incidente en la frontera cuando la Policía tuvo conocimiento de que el sanguinario comando Goyerri Costa se ocultaba en el cuarto piso de un inmueble situado en el centro de Zarauz. Los agentes de la Brigada Central de Información, con sede central en Madrid, pero que se encontraban en misión de servicios en Guipúzcoa, fueron los primeros en llegar a la guarida de los etarras y, movidos por su celo profesional, sin aguardar la llegada de los GEO, decidieron entrar. Dos agentes subieron en el ascensor, mientras que María Josefa García Sánchez, de 23 años de edad, perteneciente a la primera promoción de mujeres que ingresaron en el Cuerpo Superior de Policía, ascendió por las escaleras. La misma vía de escapada Muere en la cama En medios de la denominada izquierda abertzale esa que justifica el tiro en la nuca y el coche bomba, paradojas de la vida, se ha recibido con visible contrariedad el fallecimiento de quien en la década de los ochenta y mitad de los noventa fue uno de los mayores azotes de ETA. Muere en la cama el torturador Manuel Ballesteros, anunciaban algunos de sus medios de difusión, en un tono de decepción, porque alguien- -la banda- -no fue capaz de acabar con la vida de este comisario en los casi 20 años en los que de una u otra forma estuvo vinculado con la lucha antiterrorista.