Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 1 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Costa Norte Los últimos pescadores (Viene de la página anterior) Santoña marinera Yacimientos arqueológicos atestiguan la presencia humana en Santoña desde del Paleolítico inferior. En la Edad Media se llamó Santa María del Puerto; de ahí el nombre del navío que Juan de la Cosa llevó en la expedición de Colón. En el Cartulario de Santa María del Puerto, de 1190, se menciona chaluperos santoñeses a la captura de ballenas. El récord de captura mundial de anchoas es un millón y medio de kilos en una noche, data de 1964 y pertenece a Santoña. Posee hoy la mayor flota pesquera de Cantabria. Más de 50 embarcaciones. Para limpiar el vertido del Prestige participó toda la flota. Cuando el Nuevo Pilín naufragó en noviembre de 2004, el Demar estaba a sólo seis millas. Desde Madrid, falló el sistema de trabajo del Equipo de Localización de Buques. Jhon tiene 44 años; es de Perú. Pensarás que soy el demonio: creo en Dios y en los santos, pero no voy a misa. Llegó a España en 2003. Muchos de estos marineros lo dejan en cuanto consiguen algo en tierra; duran poco y no se familiarizan con las artes de pesca. Jhon asegura que no será así. Le he dado mi palabra de caballero al patrón. Él me ha ayudado mucho y yo le correspondo con trabajo. Quiere traer a España a su mujer e hija. Para mí, lo más importante es la familia; como para cualquiera. Malik (Senegal) y Christian (Perú) también van en el Demar. Los otros cuatro marineros que completan la tripulación son santoñeses. Su vida ha sido y es la mar. No sé hacer otra cosa explica José. Quienes saben hacer otra cosa, no están aquí. Subo a bordo en Guetaria, pueblo natal de Juan Sebastián Elcano. Visito su tumba a la entrada de la iglesia; en la lápida, están grabadas a cincel la calavera y las dos tibias, señal de Iniciado. Me reúno con Andrés en el puerto y pregunto cuál es el plan. Me responde que tomar un café y fumar un cigarro. A las 17 horas estamos en el barco. Un marinero le sube al puente la merienda, calamares encebollados. Mientras engulle, Andrés me dice que en la mar só- Comer en el mar Sale el tema de la anchoa. José comenta que hace años podías llevarte 600.000 pesetas en dos noches. Ahora, si la pescamos, la devolvemos. En 18 horas ganas 40 euros Hubo un tiempo de abundancia para la anchoa, pero esa época ya pertenece al pasado lo hay un secreto: Comer. Y si te mareas, después de echar el buche, comer más. El problema cuando te mareas es no tener nada que echar. Zarpamos a las 17: 45. Largan redes enseguida. Son redes de cerco, con un perímetro de 228 brazas. Los peces se detectan con sónar. A lo largo de la noche, se pueden lanzar hasta seis redes, con un tiempo medio de largada y recogida de 45 minutos. Cuando llaman a cenar son las 22 horas. En un perol hay salmonetes fritos, barbos, pescadillas. Cada cual coge lo que le place. Se come con las manos. Los marineros bromean y juramentan. Discuten si Ibanda corría detrás o delante de los leones en Senegal. Mientras unos ríen, otros permanecen ensimismados, fumando. Félix, el cocinero, dice que para la pesca hay africanos