Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE Agenda Cómo llegar. Estonian Air (www. estonian- air. com) vuela, la mayor parte del año, dos veces por semana directamente desde Barcelona a Tallin en aviones muy modernos y a precios más que asequibles. Dónde dormir. El Viru Hotel (www. viru. ee) un enorme edificio moderno de casi mil habitaciones, puede ser el centro de operaciones. Allí está el Café Amigo, la discoteca de moda en la ciudad, el restaurante Amarillo y el más importante centro comercial del país. Limpio, confortable, bien atendido y próximo al centro histórico, representa, sin duda, una buena opción: a partir de 115 euros la doble, desayuno incluido. Aunque el mejor lugar para quedarse quizá sea el Schlossle San Petersburgo (www. schlossle- hotels. com) propiedad de la misma empresa que el Marbella Club, situado en un edifico histórico en plena Ciudad Antigua. A su excelente ubicación hay que añadir un inmejorable servicio y todos los detalles exclusivos que cabe esperar de un pequeño hotel de gran clase. Dónde comer. El lugar más típico y genuino de Tallin es el restaurante Olde Hansa (www. oldehansa. com) una antigua casona en plena Ciudad Vieja que lleva siglos sirviendo comidas al estilo medieval. El ambiente, el servicio y la cocina son de primera. Vale la pena probarlo por unos 25 euros. Para saber más sobre Estonia (www. visitestonia. com) Vista aérea de Tallin. Parece un decorado de Disneylandia, pero la arquitectura de la capital es genuina incluso, británicos llegados en vuelos de bajo coste desde Londres con todo incluido (y muy especialmente, las visitas a los clubs y consiguientes parrandas nocturnas) No recuerdo haber visto un solo rostro sonriente en toda la mañana, pero me dicen que es cosa de la resaca... Tras haber sido declarado Patrimonio de la Humanidad, los edificios restaurados y recién pintados en suaves tonos pastel del recinto amurallado de Tallin recuerdan el decorado de un parque temático. Por las calles perfectamente adoquinadas y sin tráfico se mueve una marea incesante de turistas que encuentran en cada portal una boutique, un restaurante, un bar de última moda... y docenas de clubs nocturnos y discotecas para satisfacer las inacabables ansias de diversión de los numerosos visitantes. El centro de la vida social de la ciudad siempre fue la plaza del Ayuntamiento, que durante la época medieval servía tanto para el mercadeo como para las ejecuciones. Ahora está inundada de terrazas, bares y restaurantes que permiten contemplar sus bellas fachadas mientras se degusta una comida o un refresco. Me llama la atención en esta plaza del consistorio de la capital estonia una farmacia que no ha dejado de serlo desde el siglo XVI, cuando ya vendía hierbas medicinales y toda suerte de ungüentos para tratar las enfermedades que entonces se cebaban en los vecinos de la villa. Pero más me asombra todavía descubrir que la primera cafetería que abrió sus puertas en la bella ciudad del norte europeo fue fundada por un viajero español, de nombre Carballido, en el mismo siglo que la botica. Toompea es el corazón de Tallin. Habitada desde la prehistoria, esta colina próxima al mar fue fortificada y habitada por la nobleza y el clero. Allí están aún su castillo y la iglesia de Toomkirik, la más antigua del país. Aparte del centro histórico, poco hay en Tallin digno de ser destacado: el parque de Kadriorg, cerca del puerto, donde Pedro el Grande hizo construir un Palacio de Verano, la larga costanera, las ruinas del convento católico de Pirita, destruido por Iván el Terrible y las extensas, apacibles y solitarias playas que más invitan al paseo que al baño. Todo es bucólico, provinciano y sosegado en este agradable enclave báltico, a solo un tiro de piedra de Helsinki, la capital finlandesa. Alrededor de este dominante y privilegiado barrio alto, que fue la primera ciudadela, fue creciendo en la parte baja una pequeña población donde se apretaban las casas de mercaderes y artesanos que también hubo que fortificar más tarde. La nueva muralla defensiva que rodea la ciudad medieval se conserva casi intacta, a diferencia de las de Riga o Vilnius, destruidas en sus numerosos asedios. De las veintisiete torres originales, dieciocho han sobrevivido ataques y bombardeos y permanecen en pie. Una de ellas, Neitsitorn, una antigua cárcel para prostitutas en los años del comunismo, alberga ahora un café. Proyectándose al cielo como un dardo desde el corazón de la ciudad, la afilada aguja de la iglesia de San Olaf no deja de recordar a los tallineses los largos años de dominación soviética, durante los que el temible KGB la utilizó como antena de radio, manteniéndola por completo cerrada al culto. AP Habitada desde la prehistoria ESTONIA 0 Km 50 Mar Báltico EUROPA Hiiumaa HaapsaluTuri Parnu Tartu Voru Tallín Narva Lago Peipus Saaremaa Golfo de Riga LETONIA ABC RUSIA Kunda