Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura La Bodega de Noah Gordon on la que nos va a caer a los escritores si los dioses lectores no nos lo remedian- -porque los ministerios y los políticos todavía pueden empeorarlo- después del tremebundo Informe Pisa el hecho de que los Reyes Magos de Oriente con la inestimable ayuda de las tarjetas de crédito agotasen entre sus regalos las ediciones de un libro es como para creer hasta en el Ratoncito Pérez. Los que se dicen puristas cargarán las tintas contra el hecho en cuestión, acusando a su protagonista, el norteamericano Noah Gordon, del típico fenómeno de amanuense del best- seller que si la envidia fuesen lectores, los que disparan contra él no tendrían el problema de que no los leyese ni su padre. Un buen amigo y mejor escritor, José Miguel Santiago Castelo, subdirector por más señas de este periódico, tiempo hace que me previno de esta clase de alimaña sin público señalándola con razón como la más peligrosa de las especies. Algún dardo emponzoñado he tenido que sortear, y aún tengo entre las costillas, como una más, alojada alguna puñalada. Soy enemigo de la mala literatura, que no está reñida con no vender un lápiz o lo contrario, pero a quien Dios se la dé San Pedro se la Bendiga que no soy yo, como dice el catecismo de Ripalda, un triste del bien ajeno En el caso del que hablamos, a quien se la han dado y bendecido es a este escritor y periodista estadounidense que es una autor minoritario en su populoso país aunque en España y el resto de Europa tenga seguidores en legión, y a su editora española Blanca Rosa Roca. No sabemos la cara que se les habrá quedado a sus editores recién estrenados de su anterior editorial española, Ediciones B, C que se quedaron sin él, aunque dicen en los mentideros que andan aclarándose todavía con los destinos de la misma. Para ser precisos, la editora de Roca Editorial, fue quien editó los títulos anteriores de este exitoso autor cuando dirigía la línea de ficción de aquel sello con nombre de la segunda letra del abecedario, como El Médico El último judío Chamán ahora relanzados junto con la novedad de La Bodega en Roca. Asegura Gordon que este libro es mi carta de amor a un país. No descubrí las glorias del buen vino hasta que, siendo ya un hombre de mediana edad, empecé a viajar a España, donde pronto desarrollé un profundo afecto por la gente, su cultura y sus vinos. Con el tiempo llegué a constatar que deseaba escribir sobre un hombre que viviera en España y que se atreviera a soñar con la posibilidad de elaborar un buen vino. Esta particularidad hace su novela doblemente interesante cuando comprobamos el meticuloso trabajo de documentación. Sobre su personaje principal asegura su creador: Mi protagonista sería inteligente, aunque iletrado, de mente compleja pero de personalidad sencilla, un hombre de campo que mantendría una estrecha relación con sus vides. Decidí elegir un escenario interesante para él: sería el periodo en el que las guerras carlistas acababan con la vida de muchos mientras la plaga de la filoxera arrasaba las viñas. Porque esta novela es, además de metáfora, peripecia, historia y drama, un canto de amor a la tierra y al vino, a nuestra tierra y nuestro vino, que no excepcionalmente ha sido cantado por ínclitos visitantes foráneos desde Plinio el Viejo a William Shakespeare, de John Donne a Lord Byron, de Hemingway a Umberto Eco. No es la primera vez que los ojos visitantes ven nuestras virtudes con más claridad que los acostumbrados a la mirada desdeñosa de lo que creemos conocido por nuestro. Esta historia de Noah Gordon, vinculado no sólo afectivamente a nuestro país sino también por lazos familiares, tiene regusto a madera de roble y tierra, a aroma de lagares e historia, pero también a la mejor literatura, razón, creo yo- -quien tenga fórmulas magistrales para el éxito que las practique- de su conexión con el gran público en Europa, ya que en EE. UU. se le considera, como a Woody Allen, un autor demasiado literario e intelectual. Enhorabuena a la editorial porque- -ya por más de un cuarto de millón de ejemplares vendidos- y a los lectores, sedientos de buenas historias. A los editores y a los escritores pretenciosos, carbón, como mucho. FERNANDO FERNÁNDEZ Economía Semana de crisis y de patriotas ientras la Bolsa registra el peor comienzo de año desde el 2.000, el presidente Zapatero apela al patriotismo para ahuyentar los malos espíritus. El desplome de las inmobiliarias continúa y le llega ahora el turno a Renta Corporación. Las empresas de consumo, como Marks and Spencer en el Reino Unido, han perdido la confianza de los inversores. Ha llegado a perder un 19 por ciento en un día tras reconocer caídas de ventas en el último trimestre y anunciar un año duro porque los consumidores británicos se enfrentan a mayores pagos por hipotecas, impuestos, factura energética y precios de los alimentos Recuerden que Inditex ha caído un 31 por ciento en dos meses, lo que ha disminuido la fortuna de Amancio Ortega en 6.200 millones, aunque mis queridos lectores, todos ellos fervientes patriotas, sabrán evitar cualquier comparación insidiosa. Pero no todo es desolación, ya se sabe que el primer Kennedy o el primer Morgan no pirata hicieron grandes fortunas en momentos de tribulación, y ya se divisan los primeros intrépidos que están aprovechando sus excedentes de liquidez para tomar posiciones de cara al siguiente ciclo o para sacar rentabilidad de las batallas de otros. El miedo a la recesión se ha asentado en el mercado tras el inesperado repunte del paro en EE. UU. El propio Bernanke, presidente de la Reserva Federal, reconoce que esto va en serio y anuncia bajadas drásticas de los tipos de interés a finales de enero. Sin embargo, Trichet no se fía y subraya que el BCE ve más riesgos de inflación y está presto a subir los tipos. Sí a subirlos, han leído bien, aunque el mercado de crédito no despierte y emisores como Bancaja hayan tenido que colocar 300 millones de M euros en cédulas hipotecarias a un inversor privado europeo. Si eso provoca algún problema en países excesivamente endeudados y que han disfrutado de una inflación de activos, allá ellos. Las tensiones inflacionistas no le deben parecer al banquero tan pasajeras como le gustaría a Solbes, que esta semana ha estado de road show por radios y televisiones con traca final en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso. Ha intentado vender una tranquilidad patriótica que es desmentida por el Financial Times que asegura que el crecimiento español se ha parado en seco. En Roca Corporación y Clickair deben leer inglés porque han congelado todas sus inversiones en España. Políticay economía andan nuevamente mezcladas y no solo en la Argentina donde la presidenta Kirchner amenaza a Brufau con negarle las licencias de exportación de crudo para asegurar el suministro interno a precios de saldo, aunque algunos ven también un intento por evitar que Repsol- YPF siga adelante con su gran proyecto en Escombreras y se siente a refinar en el país austral. También en la Europa de los campeones nacionales, donde Zapatero y Sarkozy han encontrado tiempo para discutir del escaso futuro de Sacyr en Eiffage. A la larga lista de afectados por la crisis inmobiliaria, Astroc, Llanera, Habitat, Colonial, se han unido esta semana Aisa, que ha vendido activos por 52 millones de euros, y Renta Corporación, una empresa de trading de edificios y alta rotación que parecía inmune pero se ha dejado un 25 por ciento de su valor bursátil en lo que llevamos de año. Para disipar equívocos, su presidente Luis Hernández de Cabanyes amplía su participación accionarial después de reconocer pérdidas en el ejercicio anterior. Pero decíamos que ya hay movimientos anticipatorios. La familia Cosmen, que intercambió sus acciones de Alsa por convertirse en accionista de referencia de National Express, ha pagado 90 millones por el 5 por ciento de la constructora Realia controlada por Caja Madrid y FCC. La entidad financiera madrileña se ha convertido en cuarto accionista de Bankinter del que controla el 4,83 por ciento y puede convertirse en árbitro, con jugosas plusvalías, de la puja entre Crédit Agricole y la familia Botín. El Santander declara asimismo una participación financiera del 3,34 por ciento en Iberdrola, mientras el principal accionista de esta última ACS, amplía su control en Unión Fenosa donde ha invertido 655 millones en la adquisición de un 4,83 por ciento adicional. La constructora de Florentino Pérez posee el 45,3 por ciento de la eléctrica y no descarta llegar hasta el 50 por ciento.