Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE La periodista (a la izquierda) junto a unos heridos en el hospital de la estación Varsovia- Viena. La foto se publicó en ABC el 8 de abril de 1915 Entrevista a Trotsky en el antro de las fieras Diciembre de 1917. ABC publica la crónica En el antro de las fieras con una entrevista de Casanova a Trotsky, ministro de Negocios Extranjeros y el más interesante de los compañeros de Lenin He aquí un extracto: Cuando me decidí en secreto de mi familia a ir al Instituto Smolny, una nevada densa caía sobre San Petersburgo. Deseaba y temía ir- -por qué no confesarlo- -al apartado lugar donde funcionan todas las dependencias del Gobierno popular. Son muchos los escalones, y a cada uno que subimos auméntase el pánico de Pepa que, aterrados los ojos, el mantillín caído sobre la frente, me dice en gallego cerrado: ¿A dónde me leva, señora? Mire que aquí nos matan, a canalla está muy armada; a min me tembla o pulso Trotsky me rogó que tomara asiento y con voz agradable se expresó así en francés: Conozco España; es un hermoso país del que tengo buenos recuerdos, aunque la Policía comme de raison me trató mal. He visitado Madrid, Barcelona, Valencia. Mi amigo Pablo Iglesias estaba a la sazón en un sanatorio. Tenemos la esperanza de que se haga no la paz aislada de Rusia, sino la general, la de todos los pueblos combatientes ¿Es simpático Trotsky? No es atractivo. Acentúa su tipo israelita la espesa melena revolucionaria Las cejas y la recortada perilla, muy negras, son a modo de pinceladas mefistofélicas en el rostro cetrino. No se revela en él ni la voluntad, ni la inteligencia. Podría pasar por un artista decadente, y, sin embargo, yo creo que tiene un valor irremplazable en la Rusia actual Sofía Casanova (arriba) A la derecha, el Zar Nicolás II con su familia de escribir. No podía hacerlo sobre una mesa Tenía, pues, preparado un cartoncito sobre el cual estaba pegado un papel secante. Sobre este cartoncito ponía una hoja de papel, que debía tener un formato especial Escribiendo prácticamente en el aire ponía letras grandes, deformadas Durante la guerra, cuando vivía con nosotros en Varsovia y cuando me gustaba ayudarla copiando a máquina sus manuscritos, me vino una vez la idea de probar a escribir con su misma técnica. Era difícil. La mano izquierda se cansaba pronto, la mano derecha teniendo la pluma en el aire ponía letras con gran dificultad. La tinta, claro, no quería subir hacia arriba. Y, sin embargo, ella escribía así horas enteras Casanova fue muy crítica con los nazis, pero, por encima de todo, odiaba el comunismo hasta el punto de ser para ella un problema moral. Me decía que se confesaba de odio revela su nieto. Este sentimiento nació de amargas experiencias: la sangrienta revolución bolchevique, el asesinato del zar Nicolás II y su familia, el terror de las purgas de Stalin, el apoderamiento de Polonia por el Ejército Rojo... Observaba con horror el anticlericalismo surgido en la España de la II República, el asesinato de religiosos y las profanaciones de iglesias. Su aceptación del régimen franquista causaba cierta ojeriza de los suyos según Meissner. En sus últimos años, repetía con frecuencia: ¡Me han olvidado! FOTOS: ABC En la actualidad hay gente dispuesta a recuperar la figura y la obra de Sofía Casanova. La Editorial Akrón acaba de publicar En la corte de los zares y prepara el lanzamiento de La revolución bolchevista Polvo de escombros una recopilación de crónicas enviadas a ABC y una biografía. El editor, Juan Manuel Martínez Valdueza, recuerda que estos libros, muy queridos, estaban en la biblioteca heredada de mis padres Vivimos mientras nos recuerdan, o nos leen, y esto vale también para aquella legendaria corresponsal.