Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE Y en Brasil aparece un presunto padre biológico Y para que no falte ningún ingrediente al culebrón, desde Brasil salta la noticia de que el padre de Carla no sería el industrial millonario y compositor de música, Alberto Bruni, sino un más humilde empresario, Maurizio Remmert, con quien tuvo una aventura extramatrimonial la madre de la novia del presidente. Remmert habría hecho tal confesión en un reportaje dedicado a sus restaurantes y a sus aficiones gastronómicas y elaborado supuestamente antes de que se conociera el presidencial noviazgo. A partir de ahí, la prensa brasileña cuenta que Alberto Bruni perdonó la aventura de su mujer y cuidó de Carla igual que de sus otros vástagos, pero que en el lecho de muerte contó toda la verdad a su hija, quien viajó hasta Brasil para conocer en persona a su padre biológico. Raphaël Enthoven, padre del hijo de Carla, ha pedido encarecidamente que el niño no vuelva a ser fotografiado acompaña a su hijo presidente en muchos viajes oficiales. La madre de Sarkozy no se dejará desplazar de su puesto de clara influencia en la jerarquía oficiosa del palacio presidencial. Marysa Borini de Bruni- Tedeschi, la madre de Carla, viuda, por el contrario, fue la primera en anunciar la seriedad de las relaciones de su hija con Sarkozy. Se dejó ver muy a propósito durante el viaje del presidente francés a Roma y el Vaticano. Y con sus palabras no dejó de enredar y alentar el matrimonio de la pareja. Marysa es una gran burguesa italiana, artista, actriz y concertista que contrajo matrimonio con Alberto Bruni, compositor de música sinfónica y ópera, y, sobre todo, un empresario de gran éxito. Los Bruni- Tedeschi huyeron de Italia, temiendo que las Brigadas Rojas secuestraran a alguna de sus hijas. En París, Marysa Borini ha vivido una vida de gran señora acomodada. Y ha seguido trabajando como actriz para alguna película de su otra hija Valeria, directora de cine. También estuvo presente en la primera aparición pública de su hija y Sarkozy, en Eurodisney. Si Carla Bruni termina casándose con Nicolas Sarkozy e instalándose en el Elíseo, su madre podrá vivir en su domicilio privado, lejos de la pompa oficial. Pero sus relaciones con Andrée Mallah, la madre de Sarkozy, son motivo de muchas especulaciones. Se trata de dos mujeres con mucho temperamento prestas a vigilar y hacer valer sus respectivas posiciones de influencia ante la pareja estelar. Por su parte, Valeria, la hermana mayor de Carla, plantea problemas de otra índole, pero igualmente sensibles. Valeria es actriz de cine y teatro, realizadora, guionista, directora de cine. Una mujer independiente de armas tomar, que se ha dado a conocer en papeles más o menos duros y tiene una vida sentimental tan variopinta como la de su hermana Carla. Al poco de fraguarse, la relación Sarkozy- Carla planteó un primer dilema frente a Valeria. Carla deseó asistir al estreno de la última película de su hermana. Pero esa visita tenía riesgos de muy distinta índole. La pareja Sarkozy- Carla podía robar el acontecimiento al estreno de la hermana querida. Y, más allá del protocolo, los desplazamientos personales del presidente de la República plantean incontables problemas logísticos y de seguridad. Sin embargo, es cierto que las fraternales relaciones de las hermanas Bruni- Tedeschi siempre han tenido mucho color Sin entrar en los detalles, siempre escabrosos, de los numerosos amantes de Carla y Valeria, las más simples relaciones laborales de una y otra han estado asociadas, hasta ahora, a personajes de la farándula musical y cinematográfica. Una y otra han sido muy amigas de cantantes que nunca han ocultado el consumo privado de drogas suaves Y una y otra han participado en fiestas y carnava- Su hermana Valeria es una mujer independiente de armas tomar, actriz de papeles más o menos duros y con una vida sentimental tan variopinta como la de Carla les muy alejados del protocolo presidencial. Una cantante y modelo puede cambiar de vida y convertirse, de la noche a la mañana, en esposa de un jefe de Estado. Sin duda. Pero la madre de Carla ha insistido en varias ocasiones en este detalle: Incluso si contrae matrimonio, mi hija tendrá que tener tiempo para ocuparse de sus cosas, sus poemas, sus canciones, sus conciertos Se trata de una novedad sin precedentes conocidos. Un jefe de Estado que puede contraer matrimonio con una cantante famosa, que, en principio, aspira a hacer compatible su carrera artística personal y su vida íntima de esposa de un presidente de la República. En el Palacio del Elíseo es posible instalar un pequeño estudio de grabación musical. Ya existen dependencias especiales, donde el jefe del Estado tiene acceso al tablero de control de los misiles nucleares del sistema nacional de disuasión atómica. Y también funciona un pequeño pero eficaz estudio de televisión. Si Carla se instalase en el Elíseo, sería fácil buscar acomodo para un pequeño estudio musical, donde trabajar sus canciones, sola o con acompañamiento. Las relaciones entre Sarkozy y Bruni han sido, desde el principio, algo mucho más hondo que una aventura pasajera. La espectacular orquestación de la vida íntima de un jefe de Estado también deja al descubierto un nuevo arte de hacer política y ocupar la escena pública. Se trata, efectivamente, de una ruptura de incalculable alcance, que Sarkozy asume personalmente en nombre de la transparencia total Sin embargo, siendo lo que sigue siendo la vida pública de un jefe de Estado, la irrupción de Carla Bruni y sus distintas familias en el Elíseo augura cambios todavía más llamativos y espectaculares.