Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 1 08 7 0 A N I V E R S A R I O EL HEREDERO El Príncipe preparado desde hace años para asumir la Corona POR ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS Un compromiso firme y rotundo Una de las ventajas de la Institución monárquica es que ante un imprevisto España contaría con un Príncipe, en plena madurez, siga contribuyendo a la estabilidad institucional de España y a la integración y cohesión de los españoles y sea garantía de su libertad y progreso Del Rey, Don Felipe destaca tres aspectos: Primero, que junto a una generación de grandes patriotas consiguió la reconciliación de los españoles segundo, que protagonizó el establecimiento y la consolidación de la democracia y, tercero, que ha ejercido de forma impecable sus funciones constitucionales De la Reina, su apoyo constante y permanente al Rey, su sensibilidad, su disponibilidad y su ejemplo Pero el Príncipe también ha dejado ver su sello personal en estos últimos doce años de servicio a la Corona. Ha sido el primer miembro de la Familia Real española ace doce años terminó su formación académica y, desde entonces, el Príncipe de Asturias se prepara sobre el terreno para heredar la Corona de un Reino que nunca había vivido un periodo de paz, prosperidad y libertad tan largo como el que ha propiciado su padre. Pero paradójicamente también es un Reino que sigue sufriendo el látigo del terrorismo y que no ha conseguido superar sus problemas de cohesión interna. Ni siquiera esas tres décadas de éxito han logrado frenar las tendencias separatistas. Sabe Don Felipe que ese será su principal reto. Aunque no hay ninguna razón para plantear la sucesión al Trono, pues el Rey goza de un estado óptimo- -físico y psíquico- una de las ventajas de la Monarquía es que, si ocurriera algún imprevisto, España contaría con un Príncipe, en plena madurez, que desde hace años está preparado para asumir la Corona y que ha cumplido ya sus dos principales deberes para garantizar la continuidad de la Dinastía: el matrimonio y la paternidad. Un Príncipe con un alto sentido del deber, cercano en los momentos de dolor, que conoce España a fondo, con gran experiencia en las relaciones internacionales y que se convertirá en uno de los Reyes mejor formados de nuestra historia. Un Príncipe tan honesto consigo mismo que nunca entendió a quienes le pedían que se casara con la persona adecuada aunque no estuviera enamorado, porque si de algo estaba convencido era de que se podía conjugar la razón de Estado con la fuerza del amor. Un Príncipe consciente de sus responsabilidades desde muy pequeño y lleno de gratitud a sus padres. Como dijo el día de su boda en alusión a los Reyes, no es H posible entender mi felicidad sin la suya Don Felipe está a punto de cumplir cuarenta años y aunque casi toda su vida ha transcurrido ante los medios de comunicación, su personalidad y su labor siguen siendo desconocidas para muchos españoles. Pocas personas saben cómo es su verdadero carácter, cómo afronta su futuro Reinado o cuáles son sus preocupaciones. Quienes tienen la oportunidad de conversar directamente con el Heredero de la Corona suelen salir del encuentro con una idea inmejorable del Príncipe. A muchos les sorprende su capacidad de análisis y de razonamiento, su sentido común y la naturalidad con la que aborda los asuntos supuestamente espinosos. Don Felipe también tiene perfectamente identificadas las dificultades que tendrá que sortear cuando asuma la Corona. En el plano personal, quienes le tratan destacan su alto sentido del deber, su serenidad ante la situaciones complicadas, su prudencia, discreción y empatía, y subrayan su autenticidad, transparencia y sentido del humor. En las escasas ocasiones en las que se ha referido al día que asuma la Corona, Don Felipe ha dejado claro que su objetivo es seguir el ejemplo de Don Juan Carlos y Doña Sofía. Ellos, dice, han conseguido que la Corona sea una institución útil al servicio de España y respetada y querida por todos los españoles Aunque reconoce que las circunstancias serán diferentes y también las personas asegura que su vocación de continuidad con ese modelo y con su ejemplo de servicio es rotunda y firme Y es que el Príncipe está comprometido con la idea de que la Corona Una institución útil